La pandemia exacerbó los casos de abusos a menores - LA GACETA Tucumán

La pandemia exacerbó los casos de abusos a menores

La jueza Brand indicó que se debe generar confianza con el niño para detectar ataques.

18 Sep 2021 Por Homero Terán Nougués
2

Los casos de posibles abusos sexuales de menores dentro de dos instituciones educativas dispararon alertas en la provincia sobre este drama d. Según explicó Valeria Brand, jueza de Familia de la V Nominación Capital, cada vez se registran más hechos. Ambos casos fueron denunciados ante la Justicia y están siendo investigados.

“Lo primero es aclarar que en la Justicia Civil recibimos las denuncias que surgen como consecuencia de abusos sexuales infantiles intrafamiliares, que desgraciadamente siempre son mayores”, aclaró Brand, en una entrevista durante el programa LG Central de LA GACETA. Además, aportó contundentes datos estadísticos de Unicef: el 75% de los casos de abuso sexual infantil (ASI) son en el ámbito intrafamiliar. Mientras -continuó- en el 60% de los casos, el agresor es el padre, en el 89% los agresores son hombres y el 48% se da en niños de entre 6 y 12 años.

“Deberíamos decir que la pandemia ha exacerbado esas cuestiones”, dijo. Y explicó que, pese a los presuntos hechos en los colegios JIM y Tulio, el ámbito escolar no es donde se da la mayoría de los casos. De hecho, indicó que los colegios y escuelas ayudan mucho en esta cuestión a través del Servicio de Asistencia de Seguridad Escolar (SASE) que existe en la provincia. El SASE es un organismo que colabora con la Justicia en la detección y denuncia de aquellos casos que puedan presentarse en el ámbito escolar, como también de los casos que se presentan en otros ámbitos extra escolares pero son advertidos por los docentes.

“Tenemos que pensar que cuando un abuso sexual infantil se da en el seno del ámbito intrafamiliar es como una bomba; una bomba que cae y detona y destruye toda la dinámica familiar. Y esto requiere de mucha concientización”, remarcó la especialista durante la entrevista. Para ello, señaló que es importante seguir tres pasos para identificar estos casos: primero hay que escuchar al niño, niña o adolescente que plantea el problema; en segundo término se debe creer a la víctima y en tercer lugar es necesario generar confianza con el niño que está expresando de algún modo lo que sucede.

Puede haber, sin embargo, casos en que las familias oculten la situación, es decir que sea difícil detectarlo. Para esto, Brand consideró clave implementar la Educación Sexual Integral (ESI) en todas las currículas desde los primeros niveles de jardín de infantes, pasando por todo el período de enseñanza del ciclo primario y el secundario. “Los niños necesitan tener elementos indicadores que les permitan advertir cuando un adulto está teniendo alguna conducta que no responda a la de un afecto o cariños eventualmente genuinos. En la medida que los chicos puedan advertir esto van a estar en mejor situación para denunciar y van a poder ayudar también a que el mundo adulto pueda accionar en ese sentido”, expresó la jueza.

La convivencia

“Lamentablemente cuando los casos son intrafamiliares muchas veces vemos que hay convivencia en el núcleo familiar en cuanto al silencio, en cuanto a esconder. Casualmente la escuela es uno de los ámbitos en los cuales se ayuda muchísimo en esas situaciones, no sólo en la detección sino también en la denuncia. Recibimos muchísimos casos que llegan del ámbito escolar, o que se suscitan en esos ámbitos a partir de dibujos, charlas, de observar las conductas de los niños, niñas y adolescentes advirtiendo cambios e indicadores que los mismos equipos escolares pueden detectar como posibles ASI”, añadió la magistrada.

A su vez, Brand puso el aumento de casos de abuso sexual a infantes en el contexto de la pandemia: “todo esto nos ha obligado a convivir puertas para adentro muchas horas al día y esto sin duda que ha sido una situación que de manera emergente ha exacerbado estos abusos”. Aunque aclaró que esto, lamentablemente, no es un fenómeno actual, sino que se estudia desde hace muchos años y la tasa de estos delitos, lejos de descender, se incrementó con el tiempo. “De hecho los jueces que formábamos parte de la red de Unicef lo sabemos. Si bien la pandemia ha contribuido a exacerbar esos números, esto no quiere decir que antes de la pandemia no hayan existido muchos casos”, aclaró.

Los casos

La especialista explicó el aumento en el registro de casos no sólo por la suba en las denuncias de los hechos, sino también porque efectivamente hay más abusos infantiles que en el pasado. Además, respecto a esta visualización -que, según Brand, se ve reflejada en la cantidad de denuncias- la mujer se tomó el tiempo de dar una sugerencia a la hora de revelar abusos infantiles. “Hay que ser muy cuidadoso cuando uno difunde públicamente estos casos. Muchas veces, si bien desde los mails de comunicación se preserva el dato concreto y la confidencialidad que requiere el dato nacional de la víctima, no ocurre lo mismo con las redes sociales; entonces comienzan a viralizarse datos que en algunos casos permiten hasta identificar a la víctima”, afirmó. “Hay que tener mucho cuidado porque se está trabajando con alguien que es víctima y pertenece a un colectivo de vulnerabilidad. Un niño, niña o adolescente ya pertenece a un grupo de vulnerabilidad y es importante no revictimizarlo”, concluyó la especialista.

Agilidad ante denuncias: avance del Ministerio de Seguridad

El Ministerio de Seguridad a cargo de Claudio Maley llevó a cabo una reunión para evaluar la adhesión al SIPAR, un sistema para la intervención inmediata ante reportes de casos de pornografía infantil. “Queremos coordinar para avanzar en la instrumentación que ya existe para que Tucumán se adhiera y así trabajar e identificar delitos contra niños, niñas y adolescentes en cuanto a pedofilia, pornografía infantil, y otros delitos similares”, dijo el ministro. “Estamos interesados en esclarecer toda situación que vulnere a nuestros menores y trabajar en consecuencia. El programa que está en ejecución en casi todas las provincias y que permite avanzar en las investigaciones de forma efectiva”, detalló el ministro. Mariela Domenichelli , subsecretaria de Coordinación Institucional e Interjurisdiccional, afirmó que “nuestra provincia recibe reportes de muchos casos y por eso necesitamos que haya rapidez para que la información llegue en forma directa”.

Capacitan a policías: charlas sobre acoso escolar

Personal policial es capacitado para intervenir en situaciones de acoso escolar. El objetivo de los talleres es distinguir entre el bullying y otros hechos de violencia en establecimientos educativos. Se buscará brindar herramientas al personal policial que intervenga en situaciones de acoso escolar en general con el objetivo de que les permita distinguir las diferentes problemáticas que esto conlleva en el ámbito escolar. “Vamos a brindar herramientas y sensibilizar a los policías para que entiendan y vean las violencias como algo multicausal para que, de esta manera, tengan mejores formas de resolución de problemas de aquellos que intervienen en algún problema en la escuela. No podemos estigmatizar al niño sin ver su entorno familiar”,  sostuvo la responsable del área de Cooperación Internacional y Capacitación del Ministerio del Seguridad, Carina Faur. Los disertantes son la abogada Andrea Lobo, la licenciada Patricia Santucho, ambas profesionales especializadas en violencia.

Comentarios