Con cuestionamientos de la oposición y el aval del oficialismo, Bejas superó la entrevista en el Senado

El ascenso del titular del Juzgado Federal Nº1 a la Cámara Nacional Electoral quedó en condiciones de ser votado en el recinto. “El juez debe tomar partido por lo justo”, opinó el candidato tucumano

29 Oct 2020 Por Irene Benito
2

CAPTURA DE VIDEO

Daniel Bejas, juez federal Nº1 de Tucumán, pasó la audiencia virtual en la comisión de Acuerdos del Senado dominada por el Frente de Todos y su pliego para la Cámara Nacional Electoral quedó en condiciones de ser votado en el recinto. El candidato escogido por el presidente Alberto Fernández para completar el tribunal encargado de controlar la renovación de autoridades del Congreso y de la Casa Rosada recibió el apoyo de los senadores oficialistas y críticas de los opositores. 

Bejas dedicó gran parte de su exposición a defender su posición respecto de la paridad de géneros, y su pasado como apoderado del Partido Justicialista local y de empresas ligadas al senador con licencia José Alperovich

Silvia Elías de Pérez, senadora tucumana (UCR), interrogó a Bejas sobre su independencia. Al respecto, el postulante expresó que no existía la magistratura aséptica y explicitó que no había consignado su relación con el partido peronista en el curriculum que presentó en el concurso porque lo que daba puntaje era el antecedente de haber controlado siete elecciones nacionales sin haber recibido ni una objeción. “El juez debe tomar partido por lo justo”, opinó Bejas.

Mientras que los senadores del Frente de Todos reivindicaron “la política” y el hecho de que el candidato será el primer provinciano que acceda a una vocalía en la Cámara Nacional Electoral, la oposición puso énfasis en que Fernández había privilegiado a un varón con pasado peronista frente a la posibilidad de que la mujer ganadora del concurso, Alejandra Lázzaro, se sumara a un tribunal con hegemonía masculina. Los justicialistas Guillermo Snopek (Jujuy) y Beatriz Mirkin (Tucumán) celebraron la elección de Bejas. “Me genera alegría la idea de que un juez del interior llegue a la Cámara. 

No escuché a nadie quejarse cuando el ex presidente Mauricio Macri designó a dos hombres en la Corte Suprema de Justicia de la Nación (Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti)”, dijo Mirkin. Snopek evaluó: “hay que reivindicar la política y no denostarla. En Tucumán hubo unas elecciones donde casi destruyen la legitimidad de las urnas. Incluso el actual gobernador de mi provincia (Gerardo Morales) estuvo ahí para cuestionar el resultado. Ojo porque el voto es la vértebra fundamental del sistema democrático”.

Por su parte el aspirante a camarista electoral afirmó que no existía norma alguna que obligara al Presidente a preferir a la mujer que integraba la terna: “es el margen de discrecionalidad que dispone el Poder Ejecutivo de la Nación. Debe elegir a un candidato de la terna. Para que sea de otra manera, hay que cambiar la Constitución. ¿Por qué el Presidente me eligió a mí y no a otra persona? Desconozco. Queda en su esfera. Diría que tuvo una mirada federal”. 

Elías de Pérez expresó que “le hacía ruido” el nombramiento de Bejas porque consideraba que alguien identificado con el Partido Justicialista iba a tener en sus manos conflictos centrales para la democracia y el sistema de partidos. “Al concurso (de la Cámara) lo ganó una mujer. Las mujeres no solo somos violadas en nuestros cuerpos, sino también en el derecho a acceder a cargos porque no nos proponen”, cuestionó.

Crítica al fiscal Brito

Bejas manifestó que había sido pionero en la imputación de violencia de género y de violaciones de mujeres a los máximos responsables del Terrorismo de Estado, y que esta línea incluso había sido alabada en el extranjero. En el capítulo de las causas de lesa humanidad, el senador Ernesto Martínez (Pro) preguntó al juez por qué se había negado, en el ámbito de la investigación de la desaparición del soldado Alberto Ledo, a indagar a César Milani, ex jefe del Ejército kirchnerista absuelto por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal tucumano a finales del año pasado. 

“Yo delegué la pesquisa al fiscal federal (Carlos Brito) y él la llevó adelante. El expediente llegó a acumular 4.000 fojas: de ese volumen, el fiscal tomó sólo las 25 correspondientes al acta de deserción (de Ledo) y me pidió que indagara a Milani por encubrimiento, que es un delito excarcelable. No investigó las cuatro hipótesis de la desaparición del soldado. Entendí que no me daba elementos y que era una cuestión pequeña la que trataba”, explicó Bejas. Y añadió: “Brito apeló y la Cámara ordenó la indagatoria, pero yo me excusé por prudencia judicial y dije que no tenía elementos para cambiar lo que pensaba. Luego el otro juez (Fernando Luis Poviña) indagó a Milani, pero este fue absuelto mientras que el militar que yo había procesado, el capitán Esteban Sanguinetti, recibió una condena y la verdad es que no sabemos cómo desapareció Ledo”. 

Luis Naidenoff, senador por Formosa (UCR) y presidente del bloque de Juntos por el Cambio, se dirigió al oficialismo y reflexionó: “estamos en falta en materia de género y es nuestra obligación eliminar las barreras que afectan el goce de derechos. Mirar hacia los costados cuando la ganadora del concurso es una mujer (Lázzaro) para nosotros resulta un acto de violencia institucional que se ejerce desde el poder. Con el paso que están dando con Bejas destruyen su discurso de igualdad. Es un enorme retroceso político y ustedes, los oficialistas, todavía están a tiempo de cambiar esto”. 

José Mayans, titular del bloque del Frente de Todos, contestó a su comprovinciano: “¿de qué se lo acusa a Bejas? De haber sido apoderado del Partido Justicialista. Esta es realidad y la preocupación de la oposición para la que Bejas no garantiza imparcialidad. Pero aquí nadie hace lo que quiere, para eso están la Constitución y las leyes. Bejas no tuvo ningún cuestionamiento como juez: nadie objetó su idoneidad y su buena fue. Nunca fue acusado. Aquí hay algo de antiperonismo, pero vienen con la excusa del género”.

Comentarios