Aetat se declara en emergencia por los subsidios adeudados

Los choferes no cobraron el sueldo de agosto.

24 Sep 2020 Por Martín Dzienczarski
1

MENOS PASAJEROS. Los empresarios aseguran que la venta de boletos se desplomó debido a la pandemia. ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE ANTONIO FERRONI

Los empresarios del transporte público de veinte provincias se declararon en estado de emergencia ante el Ministerio de Transporte de la Nación: todavía no recibieron los subsidios nacionales adeudados, comprometidos para pagar el sueldo de agosto.

“Es insostenible, no sólo porque no se cobran los subsidios sino que la economía de las empresas en este contexto de crisis es insostenible”, reclamó Jorge Berretta, vicepresidente de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat). Y agregó: “Somos discriminados por la Nación. Está discriminado todo el sistema del interior del país, y digo usuarios, empresarios y trabajadores, porque se distribuyen subsidios discrecionales y asimétricos totalmente en beneficio de las firmas del AMBA -por área metropolitana de Buenos Aires- y aparte a los fondos para el interior no los pagan. La continuidad de las empresas está en riesgo inmediato”.

Ante la caída de la recaudación, que varió entre el 70% y el 90% dependiendo de los meses de la pandemia, las empresas reunidas en la federación de firmas del interior, Fatap, acordaron con la Unión Tranviarios Automotor (UTA) pagar los sueldos a los choferes con los subsidios nacionales. El problema es el retraso: en Tucumán la Nación adeuda dos cuotas de subsidios (cada una por $ 152 millones) y ante la mora en el pago de los sueldos, los choferes de colectivos realizaron en el año 44 días de paro. Los dos conflictos más extendidos fueron en mayo y en agosto, con medidas que superaron los 15 días.

En la última videoconferencia con UTA y los ministerios de Transporte y Trabajo de la Nación, los empresarios adujeron que la situación es crítica: “a causa de la mora en el ingreso de los fondos pendientes, y en caso de no percibirlos en forma inmediata, la actividad se precarizará de tal modo que los servicios serán prestados en la medida que los fondos lo permitan hasta su eventual agotamiento. Por eso, declaramos un estado de alerta y emergencia del transporte del interior ante el riesgo inminente de su definitiva paralización por tiempo indeterminado”, manifestaron de acuerdo al acta de la audiencia.

A raíz de la mora en el envío de los subsidios nacionales, en distintas ciudades del país se reavivó el conflicto de los choferes: en Rosario no hay colectivos y en Mar del Plata los choferes realizan cortes en las rutas, en reclamo por el pago de sueldos. Las provincias sin conflictos son tres: San Luis, Mendoza y Salta, donde los subsidios provinciales sostienen el sistema.

Comentarios