El cine tucumano, en cuarentena: películas en cuatro ruedas

Los autocines invitan a soñar en pantalla grande, aunque en vez de una butaca en una sala a oscuras se esté en el asiento de un vehículo.

27 Jun 2020 Por Fabio Ladetto

A falta de un protocolo para el funcionamiento de los autocines en Tucumán, el Comité Operativo de Emergencia dictó tres. El organismo encargado de disponer las medidas de seguridad y salubridad que permitan el regreso de ciertas actividades en la provincia no unificó los proyectos enviados desde los municipios de Simoca, Tafí Viejo y Yerba Buena, sino que validó en forma independiente a cada uno, pese a que los fundamentos de cada resolución (con los números 54, 56 y 57) son idénticos.

Por ello, en cada distrito hay algunas pautas de funcionamiento comunes y otras distintas, que (por ejemplo) difieren en aspectos como la cantidad de personas que puede haber en cada vehículo para una función o en si se permite la circulación o venta de alimentos dentro de los predios donde se proyectarán las películas. Las particularidades en los asuntos van más allá de lo anecdótico para avanzar en aspectos de criterio de fondo. Todavía hay tiempo para unificar disposiciones, ya que los emprendimientos tienen previsto abrir el próximo fin de semana: el debut de esta clase de experiencia artística será el sábado, pero los memoriosos recordarán cuando existían en la capital hasta los años 70.

Uno de los temas sensibles está relacionado con el consumo de alimentos y bebidas. En el protocolo aprobado para el funcionamiento del emprendimiento de la Experiencia Pacará, en ese complejo de fiestas y eventos de Tafí Viejo (se llamará Autocine Keké), en el precio de la entrada estará incluido un combo básico de pochoclos y una bebida sin alcohol; pero además se habilitarán en el lugar dos salones especialmente acondicionados para la venta de snacks y de comidas rápidas en material descartable, que sólo se podrán consumir en los vehículos. La compra será presencial, por lo que una persona podrá bajar del auto para contratar la operación y acceder al salón sin “tocar la puerta de ingreso”, guardando distancia y con elementos de higiene disponibles.

Para Yerba Buena, en tanto, lo aprobado permite que se monten en el lugar donde se habilite el autocine (la Municipalidad piensa hacerlo en el terreno aledaño a la Casa de la Cultura, de Las Higueritas 1.850) puestos móviles de venta (foodtracks), pero prohíbe que el público circule por el predio, salvo para ir al baño. Si alguien quiere consumir, tendrá que pedirlo por algún soporte electrónico (mensaje de texto, WhatsApp o correo) y se le entregará el pedido en la ventanilla del coche.

En Simoca no se habilitó la venta ambulante ni la colocación de puestos en los alrededores del predio, pero sí hay permiso para que se ingrese con mate, bebidas y “algún saco” (está literalmente copiado del protocolo sancionado). No se permitirá el consumo de alcohol ni que se fume, incluso adentro de los vehículos, ya que se considera que el humo podría molestar a quienes están estacionados detrás. Sólo podrán bajar del auto para ir al baño.

Además se precisa en Simoca que se permitirá el acceso sólo a los coches de pequeño y mediano porte que estén radicados en ese municipio. Se excluye a todo otro transporte que no cumpla esa característica y que no sea automotor, como el característico sulky que identifica a la ciudad. En los otros destinos no existe esta previsión de tamaño ni de radicación.

También se difiere en la cantidad de personas autorizadas por auto. En Simoca se permite hasta dos mayores y tres menores en la primera función que se proyecte; para la segunda función, la capacidad se limita a dos adultos, pero en ambos casos la película a proyectar debe ser apta para todo público. Yerba Buena establece que en cada vehículo podrán estar dos mayores y los niños que vivan con ellos (sin límite preestablecido); y en Tafí Viejo se habilitarán hasta tres personas. Por otra parte, este es el único destino que prevé estar funcionando hasta septiembre, mientras que los otros no tienen plazo máximo.

En todos los casos, las entradas deberán ser obtenidas en forma previa y por algún soporte digital (no se venderán en el lugar, para garantizar un cupo y la distribución en el espacio), pero no se menciona la cantidad. Mientras que en Tafí Viejo se habilitará un código QR, en Yerba Buena se establece genéricamente que será “por internet” y en Simoca se amplía a que las localidades se obtendrán según el modo que “el Municipio y la Dirección de Turismo considere (sorteos, reserva)” y por diferentes medios (radio, Facebook, etcétera). Los elegidos estarán identificados con una tarjeta o una pulsera de papel. Esta entrada tendrá un gran valor en esa localidad, ya que “sólo podrán circular por la ciudad 30 minutos antes de la función y 15 después, los vehículos y las personas identificadas como concurrentes al autocine”, según lo dispuesto en el protocolo específico.

En el predio Keké, la permanencia será de una hora antes de la función (los vehículos ingresarán por un único lugar, con túnel desinfectante) y hasta 30 minutos después; plazo que se acota en Simoca a media hora antes en el predio, que tendrá una puerta de entrada y otra de salida para organizar la circulación. Yerba Buena no puso límites.

En todos los casos, hay pautas similares como las exigencias de limpieza del lugar; la existencia de baños en condiciones con agua, jabón (Keké precisó que será bactericida pese a que el coronavirus es un virus y no una bacteria), alcohol en gel y toallas de papel; los elementos de seguridad para el personal que trabaje en la función (acomodadores, limpieza, cocineros, atención de salud, etcétera) y el uso de barbijos en forma constante, incluso dentro de los vehículos en Yerba Buena (salvo para comer).

En Yerba Buena, los sanitarios se desinfectarán cada dos horas como máximo; pero en Tafí Viejo, luego de que lo use cada persona. Simoca no lo establece. En cambio, es la única ciudad que se comprometió a tener una posta sanitaria en el lugar, con previsión de evacuación en emergencia.

La distancia entre autos también es distinta según cada emprendimiento: Tafí Viejo no lo prevé; Yerba Buena la establece cada dos metros (tanto para personas como para autos) y Simoca, dos metros entre frente y parte trasera de cada vehículo y 1,5 metro a los costados. El audio de la película llegará por una señal de FM.

Todo esto es lo que está en el papel. Hasta el sábado, cuando la pantalla se ilumine con la magia del cine bajo las estrellas (aunque se interponga el techo del auto), habrá tiempo para ajustar detalles y ofrecer una experiencia distinta. Y definitivamente única en tiempos de cuarentena.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

¿Qué te parece la propuesta de autocine?

77%
Me encanta
12%
Ni loco voy
11%
Me da lo mismo
140 votos
Comentarios