Atlético frente a un calendario extraño, pero probable

Si el fútbol vuelve a fin de año, el “Decano” jugará cuando no suele hacerlo: diciembre y enero.

05 May 2020
1

POR AHORA, EN REPOSO. Botines y guantes de jugadores de Atlético, descansan durante un entrenamiento. Hasta diciembre, seguiría en esas condiciones. la gaceta / foto de diego aráoz

Hasta el momento, los jugadores de Atlético escucharon tantas fechas “tentativas” para el regreso del fútbol que ahora miran a todas con desconfianza. Es cierto: el tiempo es un factor clave en la lucha contra la covid-19 en varios aspectos, pero sobre todo, para conocer sus características y su evolución. Es decir, una fecha tentativa lanzada en marzo no es lo mismo que una lanzada en mayo, con todo lo aprendido hasta ahora. Quizás por eso, que un infectólogo asesor del gobierno nacional haya expresado hace unos días que diciembre sería un buen mes, es tomada más en serio.

“Hay una chance de que el fútbol vuelva después de septiembre pero las temperaturas deben rondar los 27 grados para que el virus no tenga capacidad de transmisión”, explicó en primer lugar Eduardo López, el profesional que trabaja en conjunto con el Poder Ejecutivo. Hasta aquí, la información que manejaban varios. Septiembre había sido la barrera que había que superar para empezar a soñar con fútbol. Sin embargo, las condiciones que para que eso suceda extenderían la inactividad de Ricardo Zielinski y compañía, hasta fin de año. “Creo que ese escenario (el de temperaturas de 27 grados) hasta diciembre no va a estar, por eso diciembre me parece un mes de seguridad. Para la vuelta del fútbol, el coronavirus tiene que ser un virus de contagio ocasional, disminuir la cantidad de casos a un ritmo menor al uno por ciento diario”, agregó López.

Por lo pronto, ni el cuerpo técnico ni los jugadores se hicieron eco de la noticia. Es decir, no es que se preparen para jugar en diciembre. En todo caso, deberían primero antes salir a entrenar cuando las autoridades sanitarias lo dispongan y aquello debería ser al menos un mes antes de que se reinicie le fútbol. Es decir, si resolvieran que el fútbol vuelve en diciembre, en noviembre comenzarían entrenamientos en Ojo de Agua, por ejemplo, cumpliendo los protocolos aconsejados.

Si todo eso llegara a cumplirse, se daría un escenario prácticamente nunca visto: diciembre y enero, llenos de fútbol en nuestro país. Enero no está en las menciones de López pero se supone que si en diciembre se jugaría, más todo el tiempo “perdido”, enero no significarían vacaciones ni pretemporada para nadie.

Justamente se trata de dos meses en los que casi nunca hay fútbol. En diciembre de 2019, Atlético apenas jugó un partido. En enero de este año, también jugó uno y eso que se programó sobre el cierre del mes para llegar con el calendario programado. Generalmente, la actividad arranca en febrero.

Para los futbolistas “decanos” y el resto de sus pares en la Superliga, diciembre significa vacaciones y enero, pretemporada. Ahora, si se llegar a concretar el escenario ideado por el infectólogo, serían meses a puro fútbol.

La pretemporada sería, podemos imaginar, en noviembre, pues nadie quiere lanzar a los jugadores si haberse preparad, después de tanta inactividad, como mencionamos más arriba.

Nada está confirmado pero una cosa es segura: las fechas con las que se especularon al comienzo fallaron. Dos meses después, aparece otra y más allá de que hay probabilidad de error, tiene más chances de ser una realidad que aquellas.

Comentarios