San Martín tiene prohibido marearse para poder ascender

El presente le sonríe al “Santo”, pero no debe relajarse.

04 Mar 2020 Por Marcelo Androetto
1

PELEAR CADA PELOTA. El sacrificio es una de las virtudes de este exitoso modelo 2019/2020 de San Martín. La ventaja de nueve puntos es un arma de doble filo: brinda tranquilidad, pero exige no descuidarse. FOTO DE MATÍAS NÁPOLI ESCALERO (ESPECIAL PARA LA GACETA)

Un fin de semana perfecto. Ese fue el saldo de la fecha 19 de la Primera Nacional para San Martín. El cóctel de su victoria ante Riestra y las derrotas de sus más inmediatos perseguidores dibuja una sonrisa de oreja a oreja en los hinchas del “Santo”, cada vez más ilusionados por el ascenso.

La calculadora, por cierto, le guiña un ojo al conjunto de Favio Orsi y Sergio Gómez, con sus nueve puntos de ventaja sobre su escolta, Defensores de Belgrano, y 10 sobre el tercero, Sarmiento. Adueñarse definitivamente del primer lugar de la Zona B todavía no está al alcance de la mano, pero cada vez va apareciendo más cerca en el horizonte.

Marearse en las alturas es un riesgo que todo equipo corre. Lo más difícil no es llegar, sino mantenerse. Por eso los mensajes que bajaron los propios protagonistas luego del 1-0 en Villa Soldati apuntaron a conservar la calma.

“Estamos trabajando con humildad. Eso es importante no perderla, porque si no puede pasar que fallemos, al primero que se desvíe vamos a ‘acomodarlo’, para que sigamos teniendo los pies sobre el piso”, respondió risueño Ignacio Arce a una consulta de LG Deportiva.

Juan Mercier, con toda su experiencia, coincidió con su compañero. “¿Cómo hacer para manejar la ansiedad? Trabajamos con humildad, conscientes de que estamos ahí arriba, de que la gente está ilusionada, pero también somos muy realistas de que debemos mantener los pies sobre la tierra, porque de otra manera después es muy difícil revertirlo”.

Adaptación

La dupla técnica también ponderó las virtudes de sus dirigidos, especialmente su adaptabilidad a planteos y situaciones que varían de cotejo a cotejo. “En la semana les dijimos a los jugadores que teníamos que hacer un partido inteligente. Las situaciones que pasaron en la cancha se entrenaron en la semana, pero los protagonistas siempre son ellos, que entendieron el mensaje a la perfección y lo llevaron a la práctica. Eso es lo que valoramos de estos chicos, que se adaptan a diferentes situaciones, eso es importante para pelear arriba”, argumentó Gómez.

Emiliano Amor, goleador y baluarte frente a Riestra, ratificó desde el otro lado del “mostrador”. “Sí, somos un equipo que se adapta a todo, a los pelotazos, a salir jugando… tenemos extremos como el ‘Turbo’ (Rodríguez) o Nico (Castro) a veces terminan jugando de laterales y eso es muy importante, porque habla bien del grupo”.

El pragmatismo es una característica de la pareja Orsi-Gómez, sin abandonar convicciones tales como el protagonismo en cualquier cancha. Por eso es que Orsi, cuando se le consultó sobre algún aspecto negativo en el triunfo del lunes, apuntó al volumen de juego. En su versión 2020, San Martín es un equipo lúcido, pero que no luce. “Me quedé con la sensación de que podríamos haber tenido un mejor manejo de pelota, pero estábamos con una ventaja mínima y a veces el inconsciente te obliga a cuidar esa ventaja”, afirmó en referencia a la imagen de un “Santo” que en el segundo tiempo prácticamente no se acercó al arco del anfitrión.

“No siempre se puede jugar bien, pero a veces estar ordenado, ser disciplinados tácticamente tiene que ver también con jugar bien. Obviamente en el fútbol lo más importante es el resultado”, agregó Orsi.

Gómez también dio su receta para mantener la cabeza fría en lo que resta del certamen. “Es lo que intentamos todo el tiempo, a partir de que terminó el partido con Riestra el más importante que tenemos del semestre es el de Chacarita (el domingo a las 19), hay que tomarlo de esa forma y no vemos más allá de eso. Siempre es partido a partido. Y no hay que relajarse”.

Comentarios