Maltrato y agresiones, una forma de presión al "cliente" del algunos trapitos

El año pasado la Municipalidad anunció el pliego a licitación de 200 cuadras de estacionamiento, sin embargo, todo sigue igual.

16 Feb 2020
1

EN LA MIRA. Los automovilistas se quejan de que se extienden las zonas donde hay presencia de “trapitos”. la gaceta / foto de Ines Quinteros Orio

El asesinato de Santiago Ismael Palavecino compone un capítulo negro y doloroso más en la historia de los trapitos de la provincia. A Santiago, según testigos, lo apuñalaron en el pecho tras discutir con un cuidacoches en la esquina de San Martín y Saavedra. El chico de 20 años había parado el auto porque se le pinchó una rueda.

La discusión entre Palavecino y el trapito terminó con la vida de Santiago. Este no es el único caso de víctimas a manos de cuidadores de autos en la provincia. El año pasado la Municipalidad anunció la regulación del estacionamiento pago en 292 cuadras de la capital. Sin embargo, al día de hoy, y a casi un año de ese anuncio, todo sigue igual. “el 22 de febrero es la fecha prevista para la apertura de ofertas de la licitación pública para concesionar el sistema de estacionamiento pago y medido en el área céntrica, en 200 cuadras del sector llamado ‘cuatro avenidas’”, le había anticipado el entonces secretario de Gobierno Walter Berarducci a LA GACETA.

Parte del argumento que en ese momento expuso Berarducci fue: “se avanzó con esta medida por los reclamos de un vasto sector que usa frecuentemente el estacionamiento en la calle, y padecen malos tratos, amenazas y presiones. No quiero generalizar, porque terminarán pagando justos por pecadores. Muchos cuidacoches brindan un servicio hace mucho tiempo en las cuadras de la ciudad y son casi parte del mobiliario urbano, en el sentido de que tienen una relación de mucha confianza con los vecinos. Pero tampoco se puede negar que cada tres días tengo denuncias formales de vecinos que dicen que en tal o cual cuadra alguien lo agredió, presionó o se produjeron daños en los autos”.

De hecho, está prohibido el cobro por dejar estacionado en auto en la calle, sin embargo volvió a regir el “pago a voluntad” como pedido de los trapitos.

En enero de 2019 una mujer denunció agresiones por parte de un cuidacoches al que no quiso pagarle $ 130. Y los casos como el de esta mujer se repiten cada tanto, tal cual lo explicaba Berarducci. La advertencia pasó a violencia en algunos casos. El de hoy a la mañana costó una vida. La de Palavecino.

Comentarios