Según el IPV, las casas sociales sin entregar son 1.214 y no 2.500

La interventora refutó a los empresarios e informó el estado de obras.

05 Dic 2019 Por Martín Soto
1

EN SUSPENSO. El Gobierno inyectará $ 105 millones para reparar los daños y la vandalización de las casas vacías. la gaceta / foto de hector peralta

Con números precisados desde el área técnica, la interventora del Instituto Provincial de la Vivienda y Desarrollo Urbano (IPV), Stella Maris Córdoba, refutó las expresiones vertidas desde la Cámara Tucumana de la Construcción (CTC). Aseguró que las viviendas sin entregar en manos de la institución son unas 1.200, únicamente del barrio Manantial Sur, y no 2.500 como había expresado el titular del ente empresarial, Jorge Garber.

“Las contratistas que forman parte de dicha cámara no pueden desconocer la información real”, expresó la ex legisladora antes de detallar un informe expedido ayer por el titular del área técnica del IPV, Martín Zamora. Según el documento, son en total 1.214 las viviendas sin entregar en Manantial Sur, las cuales corresponden a los sectores C y D. También indicó que hay 126 unidades habitacionales en proceso de ejecución, al tiempo que recordó que los sectores A y D, con 1.160 viviendas, ya fueron entregadas a sus adjudicatarios. “Somos los primeros interesados en que las casas lleguen a manos de las familias que las necesitan”, expresó Córdoba a través de un comunicado enviado a LA GACETA.

Pedido de celeridad

En la sesión legislativa del viernes 22, se convirtieron en leyes dos Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) del Poder Ejecutivo en favor de empresas constructoras, contratistas del IPV por $ 246 millones. De ese monto, $ 105 millones se destinarán para el mantenimiento constructivo y edilicio de las casas no adjudicadas de Manantial Sur, algo que fue cuestionado por la oposición (se informa por aparte).

Al respecto, Garber solicitó celeridad al Gobierno para promulgación de las normas y la liberación de los fondos para que se ejecuten las otras restantes en un plazo de hasta 90 días. Además, señaló que hay una planta de tratamiento de líquidos cloacales que la SAT debe poner en marcha para que se puedan entregar las viviendas una vez acondicionadas.

Córdoba, al respecto, expresó: “en la nueva gestión del gobernador (Juan) Manzur, desde el Instituto estamos trabajando mancomunadamente con el nuevo titular de la SAT, Augusto Guraiib, para resolver los problemas técnicos para que la SAT reciba esa planta y la ponga en marcha para poder entregar las casas de Manantial Sur”.

Sin posesión

La sucesora de Noemí Ferrioli, actual subinterventora, remarcó que las 500 viviendas en Las Talitas, las que también hizo mención Garber, todavía se encuentran en poder de las empresas contratistas. “No existe recepción provisoria por parte de este IPV, debido a que hay dos empresas que se encuentran gestionando la aprobación de una estación de rebaje y un nexo de media tensión por exigencias de EDET. Recalco: las obras de 500 viviendas no están en manos del IPV”, manifestó.

La titular del Instituto expresó también que la obra de 126 viviendas en Yerba Buena está con obras en ejecución de “pavimento de red vial y de red de gas natural” por parte de la empresa Gama, propiedad de Garber.

“Esta intervención, por expresa instrucción del gobernador, está abocada a preparar la estructura del Instituto de la Vivienda para llevar adelante los desafíos de la nueva política de viviendas del Gobierno nacional, encabezado por Alberto Fernández y Cristina Fernández”, indicó Córdoba. Este había sido también un pedido de la CTC: que se finalicen las obras que vienen relegadas para preparar la estructura ante el compromiso asumido por el presidente electo para con Tucumán de edificar 4.000 casas y 2.000 módulos habitacionales por año.

Crítica y cruce

Luego de las declaraciones de Garber, la senadora Silvia Elías de Pérez apuntó directamente contra Manzur por las viviendas no entregadas y cuestionó los nuevos fondos aprobados para el mantenimiento de las casas no adjudicadas de Manantial Sur. “Pagamos dos veces por la desidia de estos irresponsables. Estamos pagando casi $ 250 millones para reparar el daño que hizo el abandono de este Gobierno”, criticó.

Garber, sin embargo, salió al cruce de la senadora. “De una expresión de celeridad, que es lo que pedimos desde la Cámara, no quiera sacar un rédito político porque la gran responsable de que no se hayan ejecutado viviendas en estos últimos cuatro años es la Nación, que no envió fondos”, expresó el empresario constructor.

Comentarios