OCDE estima que Argentina crecerá en 2021 y propone reformas para contrataciones públicas

El organismo advirtió también sobre los riesgos de agravar la situación si se revierten ciertas reformas estructurales destinadas a mejorar la productividad.

21 Nov 2019
1

LA GACETA (ARCHIVO).

La economía de Argentina profundizará su recesión este año y el próximo solo comenzará a crecer en 2021, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), al tiempo que alertó sobre la necesidad de hacer reformas en el régimen de contrataciones públicas, "para evitar la colusión" (cartelización).

El organismo advirtió también sobre los riesgos de agravar la situación si se revierten ciertas reformas estructurales destinadas a mejorar la productividad.

En su informe semestral de perspectivas, publicado hoy, la OCDE elevó hasta el 3% la caída del Producto Bruto Interno (PBI) argentino en 2019, 1,2 puntos más que en su previsión de mayo pasado y para 2020 prevé un deterioro de la economía del 1,7%, cuatro décimas menos de lo anteriormente augurado, mientras que para 2021 estimó un crecimiento del 0,7%, el primero desde 2017.

"Una reversión de las reformas estructurales que mejoran la productividad agravaría la recesión y la frágil situación fiscal", apuntó la OCDE, que señaló que mantenerlas y profundizar en ellas podría conducir a una recuperación más rápida de lo estimado.

En ese sentido, sostuvieron que el nuevo Gobierno "deberá reformar un sistema impositivo altamente distorsionador que frena la productividad, para lo que puede apostar por hacerlos más progresivos para fortalecer la redistribución".

Por otro lado, la organización prevé que la demanda interna se mantenga moderada hasta fines de 2020, porque la estabilización económica seguirá precisando de rigor macroeconómico, lo que augura un incremento del desempleo, en un marco donde un tercio del mercado laboral está en situación de empleo informal, sin protección.

El organismo recomendó a la Argentina reformar el Registro Nacional de Constructores y crear "un registro de compañías declaradas culpables por haber infringido la Ley de Competencia", entre otras medidas para combatir la colusión en contrataciones públicas.

Las propuestas elevadas al gobierno nacional constan en las conclusiones de un documento elaborado por la OCDE, tras una solicitud realizada en 2017 por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC).

Más adelante, aconsejó "utilizar la relación calidad-precio y no sólo el precio como criterio de adjudicación de contratos para obras públicas, debido a que dicho criterio puede recompensar la innovación y las medidas de reducción de costos".

Por otra parte, añadió el informe, "la Argentina debe adoptar regulaciones claras que limiten la capacidad de la administración pública y de los contratistas para modificar los contratos de obras públicas una vez que se hayan adjudicado".

La OCDE pidió una mayor independencia del Banco Central para tener una política monetaria más efectiva y, aunque reconoció que los controles de divisas ayudaron a estabilizar el tipo de cambio, será necesario limitar la apreciación real futura para que las exportaciones puedan liderar la recuperación.

La OCDE consideró que un tipo de cambio más competitivo estimulará la exportación, que impulsará la economía y que será el fundamento de la salida de la recesión.

También alertó sobre los riesgos fiscales a causa de los altos niveles de deuda y señaló que la inflación podría descontrolarse si se relaja la política monetaria.

También consideró como "inevitables" para estabilizar la economía una consolidación fiscal y una reestructuración de la deuda y calificó como "necesario" un ajuste monetario para garantizar la disminución de la inflación.

En cuanto a la economía global, la OCDE dijo que está empantanada en un crecimiento de sólo 2,9% este año, el más reducido desde la crisis, continuará al mismo nivel en 2020 y pasará al 3% en 2021.

En el caso de Brasil, el informe semestral prevé que el crecimiento del PBI será del 0,8% en 2019, seis décimas que lo calculado en mayo pasado, de 1,7% en 2020 (también seis décimas menos de lo previsto anteriormente), aunque auguró un crecimiento de 1,8% para 2021.

Para Chile, rebajó en 1,2 puntos las perspectivas de crecimiento en 2019, hasta el 2,2% y redujo su previsión para 2020 hasta 2,4%, nueve décimas menos que en mayo, aunque auguró una suba al 3,5% en 2021. (Télam)

Comentarios