Suben 5% la nafta y anuncian que habrá otro reajuste a partir del 1 de diciembre

Los empresarios de la actividad registraron una caída interanual de entre el 15% y el 18% en la venta de los distintos productos.

13 Nov 2019 Por Marcelo Aguaysol
1

LA GACETA/FOTO DE DIEGO ARÁOZ

Si tiene previsto salir de vacaciones en su vehículo, tendrá que hacer las cuentas nuevamente. A partir de mañana, el precio de las naftas subirá un 5% y se anuncia que el 1 de diciembre habrá otro reajuste, en el mismo porcentaje. Hasta entonces habrá que proyectar el costo del transporte. El presidente de la Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos (Cecha), Gabriel Bornoroni, confirmó el aumento, ya que mañana vencerá el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), mediante el cual el presidente Mauricio Macri, acordó con las petroleras congelar el valor del combustible durante 90 días. Los propietarios de estaciones de servicio coinciden en que ya no pueden asumir los costos, además de advertir que se incrementará la carga impositiva para la actividad. “El congelamiento con desabastecimiento y cupo generó una crisis importante en nuestro sector. Algunas estaciones de servicio cerraron”, indicó Bornoroni.

Voceros de las tres principales petroleras que dominan el segmento minorista de combustibles coincidieron en señalar que el atraso de precios producto del congelamiento no se podrá recuperar inmediatamente, sino que se buscará alcanzar paulatinamente y en lo posible acercarse a una paridad de importación para cuando asuma el presidente Alberto Fernández.

La devaluación del peso argentino respecto del dólar, observado tras las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de agosto pasado trastocó las pautas de costos de la actividad. “Para que la recuperación de esa situación no tenga tanta repercusión en el mercado se está hablando de que el aumento sea escalonado”, indicó por su parte Daniel Gargiulo, presidente de la Cámara de Comerciantes de Derivados del Petróleo, Gas y Afines de Tucumán (Capega).

El encarecimiento del valor de las naftas ha repercutido en las ventas. Raúl Castellanos, de la Cámara de Empresarios de Combustibles de la Argentina, indicó a LA GACETA que, según el relevamiento de la entidad, las operaciones han caído entre un 15% y un 18% interanual. “Los clientes, además, se inclinaron más a cargar por nafta súper y a prescindir el producto premium, que ha mostrado una caída del 30%”, puntualizó. Los cambios de hábitos en el consumo de combustibles también están relacionados con el instrumento de pago. Según los empresarios consultados por nuestro diario, cada vez más usuarios se inclinan a pagar con la tarjeta de crédito, a partir de la segunda quincena de cada mes, porque el sueldo no les alcanza. “Esto también es un problema importante para la actividad, ya que las emisoras de los plásticos se llevan un porcentaje importante de la rentabilidad”, reconoció Castellanos.

Mayores costos

La suba del combustible repercute en todos los ámbitos de la economía. Poner en marcha un vehículo para trasladar mercadería costó un 39% en lo que va de 2019, y 50% en los últimos 12 meses, en un contexto de alta inflación mayorista y minorista, advirtió hace pocos días la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas en su reporte de octubre.

Los transportistas locales, a su vez, observan que las asimetrías son tales que no pueden competir contra otros mercados más cercanos al puerto. “En algunos casos, la diferencia llega a ser de $ 6 por litro de gasoil”, comentó un referente de la actividad del transporte.

Las diferencias también son notorias en las pizarras. Castellanos, en ese sentido, indicó que, si bien se trabaja a precio libre, “hay una diferencia que resulta hasta irritante y que no tiene explicación por el lado de los costos: es la que se observa entre la Capital Federal y el interior del país”. En algunos casos, ejemplificó el empresario, esa diferencia llega a ser del 11%. “Son políticas que adoptan las compañías, que vienen desde hace años, y que, tal vez podrían ser compensadas a través de un acuerdo entre las petroleras y la Secretaría de Energía de la Nación”, completó.

Gargiulo, a su vez, puntualizó que, en general, las empresas petroleras regionalizan los valores, al estar las plantas distribuidas en distintas zonas de la Argentina. El titular de Capega prefirió no hablar de cupos, aunque algunos empresarios reconocen que les cuesta conseguir combustible adicional para abastecer el consumo. “Hay una cantidad determinada (que se les asignan a las estaciones de servicio) que está relacionada con el historial de las ventas de esos establecimientos. Así, se toman los índices interanuales y se respeta la disponibilidad”, explicó el titular de la cámara local.

Voceros de las tres principales petroleras que dominan el segmento minorista de combustibles coincidieron en señalar que el atraso de precios producto del congelamiento no se podrá recuperar inmediatamente, sino que se buscará alcanzar paulatinamente y en lo posible acercarse a una paridad de importación para cuando asuma el presidente Alberto Fernández, consignó la agencia Télam. La referencia al futuro Gobierno se debe a que las empresas anticipan que un eventual llamado a un acuerdo social que incluya una política de precios restrictiva, los encontraría con un atraso importante que no se registra en otros sectores de la economía que si aplicaron aumentos desde agosto. Así, no descartan que el primer aumento se disponga de inmediato tras el descongelamiento formal y al menos un segundo aumento a fines de este mes o comienzos de diciembre.

Comentarios