Maradona, el malestar por los goles recibidos y su gran "dolor en el alma"

En conferencia de prensa, el Diez lamentó no haber podido igualar, aunque sea, con Racing en su debut. Les faltó el tiro del final.

15 Sep 2019
1

DE LOCOS. Fiel a su costumbre, Maradona vivió el partido con Racing con toda su intensidad emocional. REUTERS

Un dolor en "el alma", eso dice haber sentido Diego Armando Maradona debido a la forma en la cual su equipo no pudo alcanzar el merecido empate ante Racing  (2-1).

La presencia del Diez, que una semana atrás fue presentado en el estadio frente a una multitud, generó un impulso que mejoró al equipo con respecto a encuentros anteriores, aunque no alcanzó para superar al campeón del fútbol argentino.

"Me quedó la amargura de no poder haber empatado al final. No terminamos de gritar el gol del empate que ya estábamos perdiendo 2-1. No me duele la cabeza, me duele al alma, porque no creo que el campeón haya sido más que nosotros", analizó " el técnico de 58 años en la conferencia de prensa en el estadio del “Lobo” platense.

Maradona, quien vivió el encuentro con intensidad y cuestionó el arbitraje, no consideró que la derrota haya sido un "paso atrás" y dijo que seguirá trabajando duro para sacar a Gimnasia del último puesto de la tabla de posiciones, tras cinco derrotas y un empate en seis fechas.

"Puede no gustarme el fútbol de Racing pero fue práctico. Nos ganaron con dos goles sucios", declaró el astro apenas terminado el juego en diálogo con la transmisión oficial de Fox Sports Premium.

Diego lamentó, además, que los tantos conseguidos por el rival hayan derivado de un claro error del arquero Alexis Martín Arias, tras un cabezazo de Diego González en el primer tiempo y con un rebote que favoreció Matías Zaracho para el segundo, dos minutos después de conseguido el empate en el segundo tiempo.

"A mi equipo lo vi bien, hay que seguir trabajando. ¿Qué fue lo que más me gustó? Haberle podido hacer a Racing un gol limpio", dijo antes de retirarse del campo de juego del estadio del Bosque platense. (Reuters-Télam)

Comentarios