Los choferes tucumanos, atentos a lo que defina UTA nacional

Un nuevo paro podría afectar el servicio de ómnibus, a partir de mañana y hasta el viernes.

23 Jul 2019
1

COLECTIVOS EN LAS CALLES. Ayer se prestó el servicio de transporte con normalidad, y algo que se mantendrá hoy, a la espera de confirmaciones de UTA. la gaceta / foto de diego aráoz

Con una mezcla de preocupación y esperanza, los referentes locales de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) permanecerán atentos a lo que suceda hoy en la sede central del gremio, en Buenos Aires. Allí, la conducción gremial dará a conocer si finalmente se resuelve un paro de 72 horas entre los choferes de colectivo, en reclamo por la paritaria acordada entre empresarios y el Estado nacional.

La medida de fuerza, que comenzaría mañana a la 0 hora y se extendería hasta el viernes a las 24, podría tener impacto en esta provincia, tal como ocurrió la semana pasada. La adhesión al reclamo nacional en esta provincia depende en parte de que los empresarios acepten de manera formal la recomposición salarial homologada por el Ministerio de Trabajo de la Nación, consistente en una suba del 20% en los sueldos (retroactiva a junio) y en una suma fija de $16.000 en tres pagos. “Estimamos que con un esfuerzo por parte de los empresarios y del poder concedente se podrá evitar (el paro en este distrito)”, señaló el secretario general de UTA-Tucumán, César González, a LA GACETA.

La paritaria entre UTA central y la Federación Argentina de Transportadores de Automotor de Pasajeros (Fatap) fue confirmada por el Ministerio de Trabajo de la Nación, y una decena de delegaciones provinciales aceptaron el acuerdo salarial. Según explicó González, en la sede central del gremio realizarán un relevamiento sobre el estado de situación general, para dar a conocer hoy, en un comunicado de prensa, si se concreta un nuevo paro -ya hubo una huelga de 48 horas la semana pasada, el jueves y el viernes- y en qué provincias se tomarán medidas de fuerza. Tucumán está entre los distritos en los que aún no se ratificó el acuerdo.

Según González, la recomposición salarial del 20% es retroactiva a los haberes de junio, al igual que el pago de la primera cuota, de tres, de las sumas fijas ($ 4.000 por junio, $ 4.000 por julio y $ 4.000 por agosto).

Si bien el referente sindical confía en que el conflicto se podría destrabar, las próximas horas serán clave. González detalló que, en caso de acuerdo, se debería firmar un acta entre UTA local y la conducción de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat), para luego enviar las copias digitales a Buenos Aires, adjuntando la documentación relativa a la paritaria.

De todos modos, no parece sencillo que los propietarios de las líneas que explotan el servicio urbano e interurbano de pasajeros en la provincia asuman el costo que demandaría una suba salarial para cerca de 4.000 empleados. “No estamos en condiciones de afrontar esos incrementos. No podemos ratificar el acuerdo”, aseveraron fuentes de la mesa chica de Aetat.

La suba, en trámite

Los empresarios, a través del vicepresidente de la entidad, Jorge Berretta, están tramitando un pedido de ajuste en la tarifa urbana ante el Concejo Deliberante de la Capital. La comisión de Transporte, que preside el peronista Dante Loza, está a la espera de que la Subsecretaría de Tránsito de la Intendencia capitalina, a cargo de Juan Giovanniello, remita el estudio de costos formulado por los asesores del municipio. Según los empresarios, el boleto urbano debería tener un costo de $ 38,75 (desde marzo está fijado en $ 19,30). Desde el cuerpo vecinal anticiparon que no otorgarán tal suba, aunque sí existiría la decisión de avanzar con un ajuste en la tarifa. Según fuentes del municipio, el número definitivo se acercará a lo que proponga el área de Tránsito.

El presidente del bloque Tucumán Crece en el Concejo, el peronista David Mizrahi, aseveró que su espacio debatirá la situación, con el objetivo de ver “cómo se hace para garantizar el servicio para la comunidad”. “Si bien el servicio viene siendo defectuoso hace mucho tiempo, ofrecía una constancia que estaba basada en el conocimiento de las reglas. El Gobierno nacional, por decisión de Mauricio Macri, cambió esas reglas, al modificar el sistema de subsidios que sostenía el costo del pasaje, algo que beneficiaba al usuario”, señaló el concejal, en una entrevista con LG Central, el noticiero de LG Play. Aseveró que, con el anterior mecanismo, “los empresarios tenían cierta previsibilidad” y los gremios “no registraban inconvenientes para el cobro de salarios”. “La quita de subsidios, sumada al aumento en el gasoil, llevó a que el incremento en los costos (para el sector) sea alto”, advirtió Mizrahi. En ese sentido, manifestó que los representantes del oficialismo se encuentran ante un conflicto con dos caminos indeseados. “Ningún concejal quiere votar la suba del transporte público de pasajeros. Y eso es algo que se va a analizar oportunamente en el bloque (que presido). Es complicado lo que se plantea, porque a la vez hay usuarios que nos piden que hagamos todo el esfuerzo necesario para que se restablezca el servicio”, detalló Mizrahi a LA GACETA.

Comentarios