El nuevo vocal de la Corte prevé llegar entre las 7 y las 7.30 de la mañana

Posse ayer acompañó a Leiva hasta su vocalía.

Daniel Leiva Daniel Leiva LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA
07 Febrero 2019

Todo había concluido en la zona del salón de actos y el pasillo del Palacio de Justicia lucía el caudal escaso propio de las 13.15 de una jornada hábil. Algunos se retiraban, y otros intercambiaban las últimas o penúltimas palabras sin percatarse que el protagonista del miércoles, Daniel Leiva, se aproximaba a su vocalía en compañía de su tocayo, el presidente de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, Daniel Posse. Empezaba así el período de Leiva en la vocalía que hasta el 29 de diciembre perteneció a Antonio Gandur.

Al igual que su antecesor en el cargo, el vocal Leiva tiene la intención de llegar a la oficina lo más temprano posible (no fue este miércoles por la tarde). En su entorno aseguraron que prevé estar allí entre las 7 y las 7.30, lo más cerca posible del horario de apertura de los Tribunales. A diferencia de los empleados y de casi todos los funcionarios judiciales, los jueces no están obligados a “marcar tarjeta” y no son pocos los que llegan más tarde que su personal. Leiva ya avisó que es de los madrugadores.

El vocal trabajará con cuatro de los relatores “históricos” de Gandur: Belén Japaze, José Sahián, Andrés Garmendia e Ignacio Neme Scheij. El quinto, Pablo Toledo, pasará posiblemente a desempeñarse en la vocalía de Antonio Estofán (Aníbal Yáñez, secretario privado de Gandur, se integró a la oficina de Posse). Leiva además refrendó una de las últimas decisiones que había tomado el juez fallecido y aceptó a Nicolás Di Lella, quien redactaba votos en la Cámara en lo Civil y Comercial. Todos ellos asistieron al acto de investidura de su nuevo jefe. El ex fiscal de Estado dispone aún de la posibilidad de nombrar a un sexto relator, cargo incluido en el presupuesto de 2019 para equiparar los equipos al del vocal decano René Goane. Esa designación recaería en alguno de los funcionarios que lo acompañaron durante la gestión de la Fiscalía de Estado.

Leiva deslizó que dedicará sus primeras semanas a familiarizarse con los expedientes y a conocer los temas institucionales. Ayer anticipó a la prensa que iba a guardar un perfil bajo. Su próxima aparición pública está prevista para el viernes, cuando la Corte tomará juramento a magistrados.

Comentarios