Los sonidos se adueñarán de los Valles Calchaquíes

La Beriso y Miss Bolivia protagonizan el I Festival 7 Vacas Rock+Folk, en Colalao del Valle; mientras que Abel Pintos abre la temporada de verano en El Mollar.

05 Ene 2019

Los seguidores de Abel Pintos saben y sienten que seis meses sin tener contacto con él es una eternidad. Por este motivo, esta noche llenarán el club El Mollar, donde el cantante (uno de los más convocantes y queridos del país) dejará oficialmente inaugurada la temporada de verano, como ya lo hizo otros años con un resonante éxito.

Su última visita a Tucumán fue para abrir el XXIII Festival Atahualpa, en Central Córdoba. Entonces le dijo a LA GACETA: “considero la música como un idioma muy sensible y capaz de sensibilizarnos de una manera maravillosa y profunda. Aprendí a utilizar ese idioma para decir mis cosas: es mi forma más certera de hablar y agradezco profundamente haber podido aprender a hacerlo de esa manera”.

Esta vez estará a más de 2.000 metros de altitud, a los pies del Cerro Ñuñorco, donde lo precederán artistas de la región: en primer turno (a partir de las 21) actuará Noralía Villafañe (LA GACETA charló con la folclorista para saber cómo se siente compartir escenario con Pintos y qué le depara 2019, ver “La expectativa de los teloneros”), acompañada por Matías Manzur Banda; y luego el grupo jujeño La Cantada.

Una ruta mítica

La Ruta 40 obliga a atravesar Colalao del Valle para unir Amaicha del Valle y las Ruinas de Quilmes con Cafayate. El folclore y el rock alternativos llegarán hoy al kilómetro 4.313 de esa mítica ruta, en la primera edición del Festival 7 Vacas que tendrá lugar en la ciudad ubicada a 1.815 metros de altitud, que crece a orillas del río Santa María muy cerca del límite con Salta y a 196 kilómetros de San Miguel de Tucumán.

La propuesta de 7 Vacas Rock+Folk combina vino de altura y música en vivo con el fondo del impactante paisaje árido de la bodega Las Arcas de Tolombón, que vibrará con el sonido de dos bandas reconocidas a nivel nacional e internacional.

La Beriso y Miss Bolivia serán los números centrales, junto a artistas tucumanos, jujeños y salteños, que van del folclore al metal, pasando por la electrónica. Ellos son Leandro Robín, Las 4 Cuerdas, Priztnik (con los tres exponentes de los sonidos locales se comunicó LA GACETA), Tunay, Ey Paisano, Mauricio Tiberi, y el Dj Fede Flores.

Desde 2016, La Beriso es visitante frecuente de los escenarios tucumanos; vino por lo menos una vez al año y fue necesitando estadios cada vez más amplios para albergar a un público creciente desde las primeras presentaciones: pasó del club Estudiantes en 2015, a Villa Luján en 2016 y 2017, cuando presentó “Pecado capital”; y llegó a Central Córdoba el 8 de agosto del año pasado, en el último recital-ritual de la banda de Avellaneda, en el marco de la gira nacional por su cumpleaños número 20.

“Hablo de las cosas que me han pasado a mí y la gente se identifica con eso, porque quizá no se habló en otros grupos de los temas que abordo”, le dijo entonces el vocalista Rolo Sartorio a LA GACETA, acerca de la popularidad de la banda que lidera y que comparte con Emiliano Mansilla en guitarra, Ezequiel Bolli en bajo y Javier Pandolfi en batería.

Otra visitante frecuente a la provincia, desde 2014, es Miss Bolivia, con su fusión de cumbia, dancehall, hip hop, bass, funk, moomba y house. Para su segundo show en el Centro Cultural Leticia (ya desaparecido), en 2016, declaró a LA GACETA: “no milito en ningún partido; lo hago cuando hay causas que me preocupan, pero no me caso con ningún partido, me abstengo de eso porque creo que sin partido puedo ayudar más. Miss Bolivia es un proyecto contracultural, de resistencia. Mi público es muy plural; hay gente grande y niños, chetos y cabezas. Me interesa trascender socialmente, eso que quede claro”.

En julio de 2017 actuó gratis convocada por el Ministerio de Educación en el Festival de la Identidad. Y el 22 de septiembre de 2018 formó parte de la cartelera del Limón Rock, en el Club Villa Mitre de Tafí Viejo. “Las canciones tibias no son para mí. La canción es de empoderamiento y una herramienta de transformación social”, dijo entonces.

Temas

Abel Pintos
Comentarios