Atlético puso en la mira a un Newell’s en crisis, pero al que nunca pudo vencer en Primera

Entre saldos y retazos, el "Decano" se reacomoda después de la hazaña de Medellín.

31 Ago 2018
1

MANOS A LA OBRA. Zielinski y su Atlético no tiene paz ni tiempo para descansar. la gaceta / foto de Analía Jaramillo (archivo)

En la libreta de las cuentas pendientes, de los saldos atrasados, apenas aparece un par de notas en ese cuadernito de espirales con tapa celeste y blanca. Entre los apartados, se lee claramente el nombre de Newell’s, uno de los caídos en desgracia en este inicio de la Superliga, pero que siempre, sin importar su momento, supo complicar a Atlético.

De hecho, en el recuerdo habita el 2-1 sufrido en Rosario en la última fecha del Torneo de Transición de la A, cuando Juan Azconzábal era el técnico, el 22 de mayo de 2016. De haber ganado ese encuentro, el “Decano” podía haberse asegurado un lugar en la Libertadores 2017, competencia que finalmente jugó gracias a la ampliación de un cupo de la Conmebol en esa edición. Lo que generó el “Decano” en la Copa en sus dos participaciones es brillante: quedó tercero de su grupo y jugó la Sudamericana, en 2017, y este año se medirá en cuartos de final con el campeón defensor, Gremio.

Pero volviendo a Newell’s, la “Lepra” siempre le ha costado a Atlético. De hecho, nunca pudo ganarle en la A, ni en 2009 y ni recientemente. Jugó cinco partidos, perdió tres, todos en Rosario, e igualó dos, en el Monumental. Sin embargo, si se toma el presente de ambos, Atlético lleva las de ganar. Las diferencias van más allá del juego: en 25 de Mayo y Chile mantuvieron la base de futbolistas que bañó de gloria la institución y continuó apostando por la dirección técnica de Ricardo Zielinski, en un proyecto que tendrá fin en un futuro, corto o lejano, dependiendo del entrenador. En Newell’s eso no pasa. Se dice que Omar De Felippe está contra las cuerdas, que de no ganar el lunes sus horas estarían contadas. El juego al buen DT “leproso” no le aparece, mientras sigue probando variantes en plena competencia. Sobre la marcha. En tres juegos, apenas logró un 2-2 milagroso en el “Coloso Marcelo Bielsa” contra Independiente.

Uno parecería estar medio a la deriva y el otro entonado y sabiendo hacia dónde debe ir. El asunto es que el premio del lunes vale más que tres puntos; podría decirse que vale seis, porque se trata de un choque entre rivales directos por la permanencia.

Atlético está cinco puntos por debajo de Newell’s en el promedio, justo en el inicio de una racha de tres finales consecutivas ante clubes complicados en la zona roja: Newell’s, Tigre y San Martín (SJ). Regresar a casa sin perder este lunes tendría para el grupo un sabor parecido al de la clasificación a los cuartos de final de la Copa porque, como aseguran en el grupo: “no hay nada más importante que la Superliga. Necesitamos puntos y olvidarnos rápidamente del tema del descenso”.

Fundidos, pero...

Atlético partió el miércoles (18.30) de Medellín a Lima y llegó ayer a las 5.30 de la madrugada a la provincia. Entre espera, conexiones de aviones y el aterrizaje en la provincia, el “Decano” invirtió casi 15 horas de viaje. No tuvo descanso, además: todos se entrenaron por la tarde.

Se fue Almirón

La eliminación sufrida a manos de Atlético fue la gota de rebasó el vaso en Atlético Nacional de Medellín: Jorge Almirón renunció ayer luego de que en el último tiempo tanto dirigentes como hinchas le reprocharan anteriores fracasos. La salida del DT se hizo de común acuerdo entre las partes.


Comentarios