Tafí del Valle, la "entrada espléndida" a los valles calchaquíes

El corazón del turismo tucumano, destino ineludible de quienes visiten la provincia, es apenas el comienzo de un recorrido apasionante.

07 Jul 2018
1

“Pueblo de entrada espléndida”. Ese fue el nombre que los diaguitas reservaron para Tafí del Valle. Y cuando la ruta 307 deja de ser una sucesión de curvas y contracurvas, aparece esa entrada maravillosa que refresca el espíritu en un segundo. Es un portal verde hecho de montañas y el cielo más celeste que se refleja en el lago La Angostura. Imposible no enamorarse de Tafí del Valle, con sus colores, sus callecitas perdidas entre los cerros, el río y el aire más puro.

A sólo 107 kilómetros de la capital, Tafí es un valle que se emplaza a 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar. El clima soleado y ventoso durante el día, más húmedo y a veces lluvioso por la tarde y frío durante la noche es un paseo por todas las estaciones y permite visitarlo en cualquier época del año.

Desde San Miguel de Tucumán, el visitante llega a Tafí por la ruta nacional 38 o de la ruta provincial 301 para tomar luego, en la localidad de Acheral, la ruta 307. Desde allí, se recorren aproximadamente 60 kilómetros de montaña para llegar finalmente a uno de los sitios favoritos de la provincia.

Tafí es el destino con mayor cantidad de servicios turísticos de la provincia. Ha crecido muchísimo en los últimos años y se convirtió en el destino por excelencia de argentinos y extranjeros durante todo del año; sin embargo, todavía encierra entre sus cerros el misterio de su cultura aborigen. En Tafí del Valle, el turista encontrará muchísimas opciones: caminar o cabalgar entre sus cerros, practicar kayak o canotaje en el dique La Angostura, hacer mountain bike por sus senderos de tierra, conocer sus productos artesanales, degustar sus comidas típicas o simplemente recorrer sus calles empapadas de historia y tradición.

Pero además de todo esto, Tafí también es una puerta de entrada espléndida para todo el Valle Calchaquí: siguiendo por la ruta 307 se atraviesa El Infiernillo, el punto más alto del trayecto, para llegar luego a Amaicha del Valle. A muy pocos kilómetros, toda la vida cambia: el suelo es más árido, el sol parte la tierra y el valle de Amaicha presume de tener menos 360 días sin lluvia todos los años. Más adelante en la ruta se llega hasta la Ciudad Sagrada de Quilmes, donde el suelo es arenoso y donde se puede vivistar un centro de interpretación que permite navegar el pasado de estos magníficos valles.

Actividades en los valles para las vacaciones

Paseos en pony y a caballo.- A partir del 9 de julio, todos los días habrá actividades de campo para los chicos en la Villa Rural San Miguel de la Loma. Los niños y niñas de 2 a 10 años podrán merendar y dar un paseo en pony, mientras que los más grandes harán paseos a caballo acompañados por un guía especializado. Las actividades comienzan a las 15 y terminan a las 18.

Amaicha: visitas a artesanos.- Visita a talleres de artesanos con experiencia vivencial de su labor. Los turistas podrán compartir y realizar el trabajo que hacen los artesanos para la elaboración de los productos en su lugar de trabajo. La actividad será los sábados 14 y 21 de julio a las 15, con las temáticas joyería y teñido, respectivamente. La actividad es gratuita, pero hay que inscribirse con tiempo en la oficina de información turística, frente a la plaza de Amaicha.

Fiesta de la mistela.- El vino patero y la mistela son los sabores característicos de Amaicha del Valle. Productores de toda la zona lo producen de manera artesanal y desde hace 19 años tienen su propia fiesta. Este año dura dos días. Comienza el sábado 21, al mediodía, con la apertura de feria de productores de vinos patero y de artesanos, además de los stands de comidas regionales. Se extenderá toda la tarde, habrá música y micrófono abierto para alguno que quiera tocar o expresar su arte musical. A partir de las 21 inicia un festival folclórico hasta la medianoche. El domingo 22 serán los actos centrales, a partir de las 13, con una ceremonia a la Pachamama, desfile gaucho y festival folclórico. Luego habrá un concurso de vinos pateros certificado por enólogos. Culmina a las 20.

Peñas en san pedro.- Todos los sábados de julio habrá peñas itinerantes en San Pedro de Colalao. Diferentes artistas se presentarán en bares y restaurantes de la villa turística para animar las veladas con música típica.

Centro de interpretación Quilmes.- En la Ciudad Sagrada de Quilmes se puede disfrutar del Centro de Interpretación para conocer los misterios de esta civilización que habitó durante siglos los Valles.

Comentarios