Cuidado con los excesos al ver los partidos del Mundial

Ante cualquier emoción extrema se genera una descarga de sustancias que producen aumento de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca.

09 Jun 2018
1

REGULAR EL ENTUSIASMO. La pasión en exceso durante el Mundial puede causar problemas de salud.

El jueves comienza el encuentro deportivo más importante del mundo. Seguramente ya estás armando todo para cada partido: reacomodando tu agenda y organizando con quién te vas a juntar a ver el debut de la Selección Argentina y las otras contiendas. Hay un detalle del que no te podés olvidar: tu salud. Los médicos y especialistas advierten que la ansiedad, el estrés y los excesos forman un combo perjudicial para nuestro cuerpo. Por eso, para que no pongas a prueba tu corazón, tu estómago y tus sentimientos, tomá nota de los consejos que dan en esta nota.

Es difícil no involucrarse con el Mundial de Fútbol, reconocen los expertos. Sin embargo, proponen medidas como, por ejemplo, quitarle un poco de dramatismo y de ingredientes extras a cada partido: alcohol y grandes comilonas, especialmente.

¿Es un mito que hay partidos para el infarto?, le preguntamos al cardiólogo Juan Palavecino, subdirector de Emergencias. “Para nada”, responde con seguridad. La pasión con la que se mira un partido de la Copa Mundial puede llevar a que las personas con antecedentes de enfermedad cardíaca desarrollen infartos o arritmias, asegura.

Los riesgos aumentan mientras avanza la competencia. En octavos o cuartos de final, una definición por penales, puede generar mucha ansiedad. ¡Ni hablar de una final! “Puntualmente los que tienen como antecedentes enfermedad coronaria, arritmias e hipertensión arterial severa deben tratar de prepararse mentalmente para estas situaciones y evitar los excesos”, sugiere.

“Ante una situación de estrés, el cuerpo reacciona -entre otras cosas- eliminando algunas sustancias como la adrenalina, que produce una repuesta en el mismo organismo, sobre todo a nivel cardiovascular, y genera un aumento de la presión arterial”, advierte.

“También se puede producir un aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión.

En pacientes que tienen como antecedente una arritmia, situaciones de alto estrés pueden desencadenarle una nueva arritmia. Si sufre de insuficiencia cardíaca, le puede producir un paro. En el caso de las personas con hipertensión, el estrés puede provocarle un mayor aumento de la presión arterial y volverse incontrolable, al punto de causarle secuelas neurológicas o una hemorragia cerebral”, describe.

Que no duela la panza

Dolor de estómago, de cabeza y otros malestares pueden aparecer después de haber comido mucho mientras vemos un partido. Sucede que, como tenemos la cabeza concentrada en la pantalla, perdemos conciencia de lo que ingerimos. “No comemos por hambre, sino más bien por glotonería”, sostiene Eliana María Rodríguez, licenciada en nutrición.

Teniendo en cuenta que muchos partidos de la selección se juegan a las 10, a las 11 o las 15, estos horarios incluyen seguro dos comidas: picada y asado o viceversa. Y seguramente bastante alcohol, en la previa o después de los 90 minutos que dura cada enfrentamiento.

El primer consejo es tratar de no hacer las dos comidas; o sea, elegir picada o asado. Lo mismo con la bebida: elegir un momento para tomar alcohol, antes, durante o después.

Rodríguez sostiene que la mejor opción es hacer picadas moderadas. Total, el alimento no es el centro de atención. “Cuanto más variadas sean las picadas más vamos a ingerir. Inconscientemente queremos probar todo. Por eso hay que ser muy cuidadosos cuando se las arma. Podemos agregar opciones saludables, que no sean hipercalóricas”, sugiere. Y da algunos tips:

• reemplazar el queso duro por cuartirolo o port salud

• poner rollitos de jamón (tienen menos calorías que el salame o la mortadela)

• elegir las aceitunas en salmuera (no las que vienen en aceite o las que están rellenas)

• reemplazar las mayonesas con quesos untables (se los puede saborizar con mostaza o ajo)

• en vez de pan, preparar triángulos con masa de empanada hechas al horno. O elegir el pan árabe antes que el francés.

• agregar verduras: se pueden hacer tomates secos, cebollitas rehogada y berenjenas.

Emociones

Las alegrías y las tristezas suelen verse potenciadas en estas situaciones. Sin dudas, el nivel de adhesión que tiene el Mundial de Fútbol es muy grande y eso lleva a que impacte con fuerza en las emociones de la gente, sostiene el psicólogo Arturo Gómez López.

En las personas a las que les importa más el resultado la carga emocional es mayor: sufren más ansiedad, estrés e incluso insomnio, detalla. Es normal que se descarguen tensiones y no sólo las relacionadas al partido, sino de otras cuestiones.

“Quienes manifiestan un fanatismo exagerado pueden verse afectados a nivel físico y psíquico”, advierte. Recomienda ver los partidos en grupo, aunque aclara que esto tiene sus pro y sus contra: por un lado es un momento agradable en el que comparten cosas; pero también se potencian las descargas de emociones por una cuestión de identificación.

“Resumiendo, para que los partidos no nos generen problemas de salud, no hay que caer en la pasión en su versión peligrosa o autodestructiva. O sea, evitar los excesos de ira, de consumo de alcohol y comida. Si nos va bien, disfrutar de ese momento de alegría. Y si nos va mal, hay que quitarle dramatismo a la cuestión”, concluye.

Comentarios