La Sociedad de Beneficencia abrió un nuevo hogar de día

La tradicional institución celebra hoy sus 160 años y lo hace sumando una obra más. El hogar funciona de 9 a 14 con diferentes talleres. Mixto.

02 Jun 2018
2

MODERNO EDIFICIO. Centro de día San Roque, abierto a la comunidad, de avenida Ejército del Norte 1980. LA GACETA / FOTO DE ANALÍA JARAMILLO.

Tucumán cuenta con un nuevo y moderno centro de día para los adultos mayores. Se trata de la última adquisición de la Sociedad de Beneficencia que hoy celebra sus 160 años con la apertura del hogar de día “San Roque”, ubicado al lado del hogar San Roque, en avenida Ejército del Norte 1.980. Este es el cuarto hogar de la institución fundada por decreto el 2 de junio de 1858. Pero es el primero que funcionará sólo de día y que incluirá varones. Fue creado con una concepción de integración del adulto mayor a la sociedad y a la familia y de recuperación y potenciación de sus capacidades físicas y cognitivas.

Ayer el arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Alberto Sánchez, bendijo las instalaciones en un acto colmado de invitados, entre ellos autoridades, integrantes de la comisión, voluntarias, profesionales, benefactores y beneficiarios. Antes de celebrar la consagración, monseñor saludó afectuosamente a la madrina de casamiento de sus padres, María Teresa de Martínez, que reside en el hogar San Roque.

La presidenta de la Sociedad de Beneficencia, María de la Paz Terán de Wagner, agradeció a la hermana Mónica, de la congregación de las Hermanas del Huerto por haber acompañado al hogar durante 143 años. También reconoció la contribución anónima de un benefactor privado que permitió la construcción del edificio y de la fundación Jesús y Francisca Silvia que aportó el equipamiento.

A su turno, la doctora Verónica Vivacqua, flamante directora del hogar, contó que la institución está abierta de lunes a viernes, de 9 a 14. Es atendido por un equipo multidisciplinario de profesionales y se trabaja integralmente, con un fuerte componente lúdico. “Nuestro abordaje está centrado en la persona. Partimos de sus necesidades pero también de sus gustos particulares. Tenemos seis talleres de actividad física y estimulación cognitiva”, detalló. Además destacó que el equipo siempre estará abierto a aprender de las personas mayores y viceversa.

Cómo funciona

Por ahora, el hogar tiene una capacidad para 30 personas. Los aspirantes deben tener 65 años en adelante. Pueden cubrir sus servicios con obras sociales. “La idea es que aquí pasen el día, compartan con sus pares, se estimulen, disfruten y la pasen bien”, explica la directora, que es médica especialista en endocrinología y clínica médica, con más de 10 años de experiencia en los hogares Anselmo Rojo y La Merced, también de la Sociedad de Beneficencia.

La forma en que se realiza el ingreso al hogar es muy importante. De allí que la primera visita debe realizarse con el interesado para que conozca el lugar. “El adulto mayor tiene miedo a ser institucionalizado y piensa que va a quedar internado. Por eso les sugiero a los familiares que traigan a la persona para que conozca y se formen una idea de lo que es esto”, recomienda. Las visitas al hogar se realizan los lunes, miércoles y viernes de 9 a 13. También se le realiza una entrevista al candidato y se le piden estudios médicos y un informe a su médico de cabecera.

El hogar cuenta con un lugar de esparcimiento y de actividad dinámica, con sillones donde las personas puedan descansar. Hay otro sector para desayunar o almorzar y un espacio de oficinas, recepción y salita para el trabajo en equipo (de trabajadora social, psicóloga, médica, profesoras de educación física, música, manualidades y socias). Cada sector cuenta con baños. Todo el edificio está rodeado de parque donde se realizan tareas de jardinería y actividades al aire libre.

Comentarios