Caso DAU: recordó al pasar su labor para Mariana Alperovich

Julio César Villafañe ratificó sus dichos del 2014.

09 May 2018
1

TESTIGO ANTE EL TRIBUNAL. El arquitecto Villafañe relata su experiencia como contratista de la DAU. “Necesito que se aclare todo esto”, pidió. la gaceta / foto de franco vera

El ex contratista de la Dirección de Arquitectura y Urbanismo (DAU), Julio César Villafañe, ratificó ayer ante el tribunal lo que le había dicho a LA GACETA en mayo de 2014.

Ante una pregunta de la Fiscalía de Cámara, el arquitecto declaró que hizo trabajos en la casa de Mariana Alperovich, hija del ex gobernador y hoy senador nacional, José Alperovich. “En aquel momento, el ingeniero (y ex titular de la DAU, Miguel Ángel) Brito y el arquitecto (y ex subdirector, Roberto) Bianchi me pidieron si podía terminar urgente la casa, por un problema de tiempo. Yo accedí, obviamente, porque era un trabajo más”, manifestó Villafañe.

Dos jóvenes eran proveedores de la DAU, pero recordaban poco

La presidenta del tribunal, Alicia Freidenberg, le preguntó luego si se trataba de una tarea particular, a través de su empresa. “Me pagó la hija del (ex) gobernador, sí, sí”, afirmó Villafañe.

A la salida de la audiencia, en una rueda de prensa, LA GACETA le consultó al testigo si había observado dentro de la propiedad a personal de la DAU. “Prefiero no hablar sobre eso en este momento”, se excusó Villafañe.

En la sala de juicios, la mayoría de las preguntas giraron en torno a la relación que tenía su contratista con la DAU.

El fiscal pidió que se investigue por posible falso testimonio al ex subdirector de la DAU

El arquitecto contó que una de las obras a su cargo fue la refacción del Juzgado de Paz de Monteros. Advirtió que finalizó la primera etapa del proyecto, y que abandonó la segunda porque la inversión no iba a continuar. El fiscal de Cámara, Carlos Saltor, hizo énfasis en que, según el expediente, ambas etapas figuran pagadas. “La segunda etapa nunca la cobré”, sostuvo el testigo.

También recordó que, debido a la falta de provisión de materiales por parte de la DAU, dejó en un 50% la construcción de una ciclovía en el Camino de Sirga. Incluso, aseveró que puso elementos de su bolsillo que nunca le fueron devueltos. Una situación similar, dijo, se produjo con la instalación de rampas para discapacitados. “Puse plata para terminarlas”, indicó.

Comentarios