Caso DAU: “me dijeron que me iban a dar una mano, pero que pagara el spot”

Jugo, cuya esposa también era proveedora de la DAU, afirmó que se sintió “presionado”.

03 May 2018

Antes de las elecciones provinciales de 2011, un spot de campaña invitaba a votar por el Frente Provincial, un “acople” del PJ. “Logramos mejorar la calidad de vida de los tucumanos. Sigamos juntos. José Alperovich, gobernador; ingeniero Miguel Brito, legislador”, decía la voz en off. En los 17 segundos de video, se observa al actual senador oficialista y al ex titular de la Dirección de Arquitectura y Urbanismo (DAU) recorriendo e inaugurando obras por los barrios.

A casi siete años de haber sido emitida, aquella propaganda política podría volverse en contra de su principal protagonista: Brito.

“Quiero explicar cómo fue todo este tema”, declaró ante el tribunal Christian Edgardo Jugo. Al igual que su esposa, María Cristina del Valle Cuezzo, el testigo era contratista de la DAU en la gestión de Brito. Ayer, confirmó que él en persona se encargó de llevar el disco con la grabación desde la sede de la Dirección de Arquitectura hasta las oficinas de Canal 10. Y, según dijo, no lo hizo por simpatía política. “Me sentí presionado”, aseveró Jugo, cuya versión es cuestionada por la defensa del ex funcionario alperovichista.

El testigo era titular de Provenor, y su esposa, de Val-Match. En su relato, Jugo expresó que tuvo una mala experiencia como proveedor de materiales y servicios en la gestión de Brito, al punto que hoy es chofer de un camión de reparto.

Ante las juezas de la Sala VI de la Cámara Penal, Alicia Freidenberg (presidenta), Stella Maris Arce y María Elisa Molina, aseveró que estaba teniendo dificultades para obtener los pagos. Por ello, declaró, gestionó una audiencia con Brito (está acusado de presunto fraude al Estado y de supuestos negocios incompatibles con su cargo). “Me dijo que me despreocupara, que apoyara a la gestión y que me dirigiera directamente a (el empleado de la DAU, Alberto) Vidal, que este me iba a decir qué tenía que hacer. Yo salí contento de esa reunión; pensé que me iban a abonar lo que me adeudaban”, remarcó Jugo.

Añadió que poco después, entre julio y agosto de 2011, recibió un llamado telefónico desde la sede de la DAU. “Cuando atendí, era el señor Brito. Él me dijo que me comunicara con Vidal”, describió. Jugo sostuvo que siguió las instrucciones al pie de la letra. “Vidal me dijo que él trabajaba con gente del poder, que me iba a dar una mano, pero que pagara el spot (de campaña). Según él, con eso me iban a acelerar los pagos y me iban a dar más trabajo”, manifestó el testigo. Ante una consulta de la abogada Fernanda Battig, codefensora junto a Arnaldo Ahumada, Jugo aseveró que no le constaba si el ex titular de la DAU estaba al tanto de todo. “Sólo sabía que tenía que hacer lo que me dijera Vidal”, añadió.

El contratista explicó que una secretaria de la repartición le entregó un CD. “Era una cajita que decía ‘spot publicitario’. Tardé un par de días en llevarlo a Canal 10 porque no tenía el dinero para pagarla”, indicó Jugo. Recordó que el costo por ese espacio fue de $12.000 y que, por consejo de su contador, utilizó el nombre de su esposa en la factura. Así, luego de algunos trámites, abonó parte en efectivo y parte en un cheque, a nombre de su hermano. “Hasta el día de hoy no lo puedo terminar de pagar y tenemos un juicio por este tema”, expresó.

El proveedor manifestó que, pese a haber solventado la propaganda, no tuvo respuestas. “Ni me atendían el teléfono. Y un tiempo después (en agosto de 2012), el señor Brito renunció”, sostuvo. Y reveló que, con posterioridad, tuvo inconvenientes con Julio René Lezana, del Departamento de Asesoría Letrada de la DAU (también está citado como testigo). “Este señor intentó coimearme, me pidió el 20% de lo que yo estaba reclamando. Yo lo grabé, pero no tenía dinero y ya no le creía absolutamente nada a nadie. Tuve mucho miedo al poder político, porque volvieron a ganar. Entonces desistí de todo. Al día de hoy me deben plata”, afirmó Jugo.

“Quedan descalificados”

Brito afirmó al inicio del juicio que, tras su dimisión, Cuezzo había intentado cobrar trabajos a la DAU con una factura falsificada. Ayer, su defensor sostuvo los cuestionamientos hacia el matrimonio de proveedores. “La declaración de Jugo es ‘rara’. Dice que vio a Brito una sola vez, que no tiene su celular”, indicó Ahumada. Y aludió al spot de la polémica. “¿Por qué hizo una propaganda a favor (de mi cliente)? Dice que alguien se lo sugirió. Pero él y su esposa iniciaron un reclamo a la DAU por una supuesta provisión de materiales con posterioridad a la renuncia de Brito. Entonces, sus dichos respecto a esta cuestión quedan descalificados. Además, un informe de Servicios Jurídicos de la DAU es muy duro con la empresa”, agregó. Y sembró dudas respecto de los titulares de Provenor y Val-Match. “Si esto se hubiera investigado en tiempo y forma, lejos de presentarse como testigos, deberían haber concurrido a otro juicio y como imputados”, dijo Ahumada.

Comentarios