Este es el spot de campaña que complica a Brito, ex titular de la DAU

Un testigo aseguró que le pidieron que lo pagara a cambio de agilizarle unos trámites

03 May 2018

A casi siete años de haber sido emitida, una propaganda política podría volverse en contra de su principal protagonista: Miguel Ángel Brito, ex titular de la Dirección de Arquitectura y Urbanismo durante la gestión de José Alperovich como gobernador.

Un testigo del juicio que se le sigue a Brito aseguró que le pidieron que pague por el spot a cambio de agilizarle los pagos por los servicios que le prestaba a la DAU,

“Quiero explicar cómo fue todo este tema”, declaró ante el tribunal Christian Edgardo Jugo. Al igual que su esposa, María Cristina del Valle Cuezzo, el testigo era contratista de la DAU en la gestión de Brito. Ayer, confirmó que él en persona se encargó de llevar el disco con la grabación desde la sede de la Dirección de Arquitectura hasta las oficinas de Canal 10. Y, según dijo, no lo hizo por simpatía política. “Me sentí presionado”, aseveró Jugo.

Ante el tribunal, Jugo aseveró que tenía dificultades para obtener los pagos. Por ello, declaró, gestionó una audiencia con Brito (está acusado de presunto fraude al Estado y de supuestos negocios incompatibles con su cargo). “Me dijo que me despreocupara, que apoyara a la gestión y que me dirigiera directamente a (el empleado de la DAU, Alberto) Vidal, que este me iba a decir qué tenía que hacer. Yo salí contento de esa reunión; pensé que me iban a abonar lo que me adeudaban”, remarcó Jugo.

Añadió que poco después recibió un llamado telefónico desde la sede de la DAU. “Cuando atendí, era el señor Brito. Él me dijo que me comunicara con Vidal”, describió. “Vidal me dijo que él trabajaba con gente del poder, que me iba a dar una mano, pero que pagara el spot (de campaña). Según él, con eso me iban a acelerar los pagos y me iban a dar más trabajo”, manifestó el testigo.

El contratista explicó que una secretaria de la repartición le entregó un CD. “Era una cajita que decía ‘spot publicitario’. Tardé un par de días en llevarlo a Canal 10 porque no tenía el dinero para pagarla”, indicó Jugo. Recordó que el costo por ese espacio fue de $12.000 y que, por consejo de su contador, utilizó el nombre de su esposa en la factura. Así, luego de algunos trámites, abonó parte en efectivo y parte en un cheque, a nombre de su hermano. “Hasta el día de hoy no lo puedo terminar de pagar y tenemos un juicio por este tema”, expresó.

El proveedor manifestó que, pese a haber solventado la propaganda, no tuvo respuestas. “Ni me atendían el teléfono".


comentarios