Loable iniciativa de construir una ciclovía

22 Abr 2018 Por LA GACETA
La vida se ha vuelto más agitada en las ciudades, especialmente en aquellas en las que el tránsito es caótico y la contaminación ambiental va en aumento. Esta realidad cotidiana provoca perjuicios a la salud: puede aumentar la frecuencia cardíaca, causar arritmia y elevar la presión arterial. En los últimos años, se ha incentivado en todo el mundo la lucha contra enfermedades como las cardiovasculares, la diabetes, la obesidad, la osteoporosis , la depresión. La alimentación y la actividad física son algunas de las propuestas para combatirlas. 
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se pueden determinar cuáles son las fuentes principales de contaminación del aire en las ciudades y poner en práctica políticas que mejoren la calidad del aire, como son el fomento del uso del transporte público, ir a pie y andar en bicicleta, en vez de depender del automóvil particular. Aconsejó promocionar y favorecer el uso de la bicicleta como medio de transporte en las principales ciudades europeas, como Copenhague o Amsterdam, que permitiría crear al menos 76.000 puestos de trabajo y evitar unas 10.000 muertes anuales en Europa.
Ya en 1990, nació en Tucumán la inquietud por poner en práctica este consejo pero no prosperó, salvo un intento que no tuvo la continuidad esperada. Por esa razón, es destacable la iniciativa de la Municipalidad de Tafí Viejo de haber iniciado la construcción de una ciclovía por la calle Paysandú, que nace en la flamante hostería Atahualpa Yupanqui -un orgullo para los taficeños- y continuará luego por la avenida Alem. Un funcionario de ese municipio afirmó que si bien la iniciativa no es muy popular porque la gente está acostumbrada a estacionar donde quiere. Es una obra indispensable para mejorar la calidad de vida a largo plazo. Tafí Viejo tiene una tradición en el uso de bicicleta y veremos si ahora se masifica... lo que la ciudad tiene que ser, está por encima del capricho de la gente. Sabemos que la bici extiende la vida entre cuatro o cinco años entonces hay que apostar a eso”, aseveró. La ciclovía tendrá una extensión total de casi tres kilómetros. 
En San Miguel de Tucumán, la creación de una red de circulación para ciclistas sigue siendo una materia pendiente. En 2009, el Concejo Deliberante aprobó una iniciativa que contemplaba el diseño de ciclorredes, así como de estacionamientos gratuitos. Preveía circuitos y tramos seguros para ciclistas que comunicaran diferentes puntos de la ciudad. En diciembre de 2015, la Municipalidad inauguró la primera ciclovía, de casi dos kilómetros de extensión por la avenida América, desde avenida Belgrano hasta Isabel La Católica. Pero luego no se avanzó.
Varios de los numerosos estudios sobre el tránsito aconsejan disminuir el caudal de vehículos que ingresa al centro tucumano, cuyas calles son angostas y donde además se estaciona en lugares que no están permitidos. Sin embargo, la inacción o la implementación de medidas parciales han logrado que el tránsito sea cada vez más complicado. Desde la década del 90, expertos nacionales y extranjeros han analizado el tránsito de San Miguel de Tucumán y han formulado diversas propuestas. Da la impresión de que las autoridades municipales no se animan a contradecir a los automovilistas y tomar medidas que redundarían en mejorar la calidad de vida de los habitantes de una ciudad, donde el auto tiene más importancia que el peatón. “Si tenemos una política más dirigida a la persona que al vehículo tendremos una ciudad mucho más civilizada y más feliz”, nos dijo el especialista británico Nick Tyler.
La vida se ha vuelto más agitada en las ciudades, especialmente en aquellas en las que el tránsito es caótico y la contaminación ambiental va en aumento. Esta realidad cotidiana provoca perjuicios a la salud: puede aumentar la frecuencia cardíaca, causar arritmia y elevar la presión arterial. En los últimos años, se ha incentivado en todo el mundo la lucha contra enfermedades como las cardiovasculares, la diabetes, la obesidad, la osteoporosis , la depresión. La alimentación y la actividad física son algunas de las propuestas para combatirlas. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se pueden determinar cuáles son las fuentes principales de contaminación del aire en las ciudades y poner en práctica políticas que mejoren la calidad del aire, como son el fomento del uso del transporte público, ir a pie y andar en bicicleta, en vez de depender del automóvil particular. Aconsejó promocionar y favorecer el uso de la bicicleta como medio de transporte en las principales ciudades europeas, como Copenhague o Amsterdam, que permitiría crear al menos 76.000 puestos de trabajo y evitar unas 10.000 muertes anuales en Europa.

Ya en 1990, nació en Tucumán la inquietud por poner en práctica este consejo pero no prosperó, salvo un intento que no tuvo la continuidad esperada. Por esa razón, es destacable la iniciativa de la Municipalidad de Tafí Viejo de haber iniciado la construcción de una ciclovía por la calle Paysandú, que nace en la flamante hostería Atahualpa Yupanqui -un orgullo para los taficeños- y continuará luego por la avenida Alem. Un funcionario de ese municipio afirmó que si bien la iniciativa no es muy popular porque la gente está acostumbrada a estacionar donde quiere. Es una obra indispensable para mejorar la calidad de vida a largo plazo. Tafí Viejo tiene una tradición en el uso de bicicleta y veremos si ahora se masifica... lo que la ciudad tiene que ser, está por encima del capricho de la gente. Sabemos que la bici extiende la vida entre cuatro o cinco años entonces hay que apostar a eso”, aseveró. La ciclovía tendrá una extensión total de casi tres kilómetros. 

En San Miguel de Tucumán, la creación de una red de circulación para ciclistas sigue siendo una materia pendiente. En 2009, el Concejo Deliberante aprobó una iniciativa que contemplaba el diseño de ciclorredes, así como de estacionamientos gratuitos. Preveía circuitos y tramos seguros para ciclistas que comunicaran diferentes puntos de la ciudad. En diciembre de 2015, la Municipalidad inauguró la primera ciclovía, de casi dos kilómetros de extensión por la avenida América, desde avenida Belgrano hasta Isabel La Católica. Pero luego no se avanzó.

Varios de los numerosos estudios sobre el tránsito aconsejan disminuir el caudal de vehículos que ingresa al centro tucumano, cuyas calles son angostas y donde además se estaciona en lugares que no están permitidos. Sin embargo, la inacción o la implementación de medidas parciales han logrado que el tránsito sea cada vez más complicado. Desde la década del 90, expertos nacionales y extranjeros han analizado el tránsito de San Miguel de Tucumán y han formulado diversas propuestas. Da la impresión de que las autoridades municipales no se animan a contradecir a los automovilistas y tomar medidas que redundarían en mejorar la calidad de vida de los habitantes de una ciudad, donde el auto tiene más importancia que el peatón. “Si tenemos una política más dirigida a la persona que al vehículo tendremos una ciudad mucho más civilizada y más feliz”, nos dijo el especialista británico Nick Tyler.
Comentarios