Los uruguayos del plantel hacen que Atlético no se siente tan lejos de casa

La concentración estuvo rodeada de visitantes y buena onda.

04 Abr 2018
1

VIEJOS AMIGOS. De izquierda de derecha, Blanes, Depaoli y Barone se ponen al día. Los tres fueron parte del proceso que llevó a Atlético a Primera hace algunos años. la gaceta / foto de nicolás iriarte (enviado especial)

Atlético está en suelo uruguayo para jugar contra Peñarol, un equipo uruguayo. El hotel donde se aloja es atendido por uruguayos que ven como los jugadores y miembros del cuerpo técnico uruguayo de Atlético reciben a sus amigos y parientes uruguayos. Cabe ofrecer las disculpas del caso: las palabras “uruguayo” y “Atlético” se repiten demasiado, pero a esta altura es imposible no hacerlo. Casi que hasta se transforman en sinónimos, por estas horas.

Rafael García, Gonzalo Freitas y Mauricio Affonso, más el preparador físico Alfonso Meoni, son los que más cómodos se sintieron con los casi cuatro días de estadía en la capital uruguaya. A ellos se les podría haber sumado el defensor Andrés Lamas, pero no viajó por lesión. Aún así, con el contingente reducido, los uruguayos transformaron el lobby del hotel en un lugar donde todos se sentían locales. “Están en su país, los veo contentos a todos”, advirtió Guillermo Acosta sobre sus compañeros en los primeros días de convivencia. “Uno cuando está fuera del país extraña mucho los afectos y que te vengan a visitar es una satisfacción para cualquiera”, dijo Ricardo Zielinski, que notó lo mismo para su compañero de cuerpo técnico, Meoni.

“Vinieron amigos y parientes”, confesó Affonso. Lo mismo corrió para Freitas. “Volver al país por unos días es lo mejor que nos puede pasar”, acotó el volante que estará en el banco, pero que se une en la nostalgia con el resto de sus coterráneos. “Lo que más extrañamos es a los seres queridos”, explicó Affonso, que al mediodía recibió en el lobby a Ángel Cayetano y Nicolás Olivera, dos entrañables amigos. Hoy se reencontrará con su papá. Por la noche, Freitas hizo lo propio con su hermano y su sobrina.

La particularidad de los uruguayos “decanos” presentes en Montevideo es que nacieron en localidades tan diferentes como los roles que ocupan en el equipo. El defensor central García es de Maldonado; el volante Freitas, de Montevideo; el delantero Affonso, de Melo, y el “profe” Meoni, de La Paloma.

Lamas, que se quedó en Tucumán, es montevideano. “Es una pena que no haya podido venir. En la cancha de Defensor Sporting todos preguntaron por él”, contó Zielinski. Y como si con este escenario no bastara como para dejar de relacionar Atlético con Uruguay, a la siesta arribaron dos ex jugadores del “Decano” nacidos en... ¡por supuesto! Uruguay: Deivis Barone y Jonathan Blanes. “Los técnicos argentinos siempre quieren jugadores de mi país. Tienen garra y hacen muchas amistades. Eso dentro de un grupo es importante”, explica Blanes, que jugó en Atlético entre 2009 y 2010 y se retiró hace un año.

“Gracias a Dios Atlético está jugando una Copa internacional. Eso nos da la chance de volver a juntarnos”, agradece Deivis, que no solo hizo el primer gol de Atlético en Primera (aquel 1-1 parcial con San Lorenzo en 2009) en la era moderna, sino que se trata del defensor más goleador de su historia, con 12. “Mantengo el contacto con la mayoría de las personas que conocí en Atletico”, revela “Animal”.

Mario Leito, presidente de ambos en sus respectivos ciclos; Diego Erroz, ahora manager y ex compañero, y Luis Rodríguez, también ex compañero, bajaron a recibirlos. Barone y Blanes los esperaban con el mate que, a esta altura, se ha transformado en la bebida oficial del equipo. “Obviamente es algo muy tradicional para nosotros y como se ve, no nos despegamos de él”, cuenta Affonso, un uruguayo que juega en Atlético.

Dos palabras, Atlético y uruguayo, bien repetidas, pueden terminar siendo lo mismo.

Comentarios