Demócratas y republicanos lanzan fuertes críticas a Trump

El presidente acusó al FBI de ocultar un “memorando clasificado”.

03 Feb 2018
1

DETALLES. El informe fue solicitado por el líder de la Comisión de Inteligencia. Reuters

WASHINGTON.- El presidente, Donald Trump, y los republicanos intensificaron una campaña contra las agencias judiciales estadounidenses, por su investigación sobre la presunta intromisión rusa en las elecciones, al hacer público un memorando clasificado que el FBI quería mantener en secreto.

El documento, elaborado por legisladores republicanos, acusa parcialidad del FBI y del Departamento de Justicia contra Trump, en la investigación federal sobre la posible “colusión” entre la campaña presidencial del magnate y Rusia en 2016, y sobre si el jefe Estado ha intentado obstruir la investigación. (Colusión: acuerdo entre dos o más partes para limitar la competencia. Esto lo hacen de manera secreta o ilegal, engañando a otros sobre sus derechos legales, para obtener un objetivo).

Trump ignoró advertencias del FBI de esta semana y liberó el documento de cuatro páginas, profundizando las diferencias entre el Presidente y las agencias encargadas de hacer cumplir la ley.

Durante la campaña presidencial de 2016, la organización Wikileaks publicó email privados del equipo de la candidata Hillary Clinton y de la cúpula demócrata, que profundizó la crisis de representatividad en ese partido, a meses de los comicios, que devino en una investigación federal sobre la intromisión rusa en los comicios.

El documento ha sido un punto de disputa entre republicanos y demócratas sobre la investigación criminal dirigida por el fiscal especial Robert Mueller, quien indaga la posible colusión entre la campaña de Trump y Rusia para influir en las elecciones presidenciales realizadas hace dos años.

Líderes demócratas dijeron que el documento escoge extractos de información secreta y que es un intento de socavar la investigación de Mueller y encontrar una razón para despedirlo y al fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, quien supervisa su trabajo. Cuando los periodistas le preguntaron a Trump si confiaba en Rosenstein, respondió: “Se van a dar cuenta de eso”.

Echarlo probablemente desencadenaría una tormenta política, como ocurrió el año pasado cuando despidió al jefe del FBI, James Comey. “Mucha gente debería estar avergonzada”, dijo Trump.

El mandatario se ha quejado en repetidas ocasiones de la investigación de Mueller, que ha opacado su primer año en el cargo y a la que califica de una “caza de brujas”. Trump ha negado cualquier colusión u obstrucción a la justicia.

Entre los republicanos, el senador John McCain criticó duramente a Trump por atacar al FBI y el Departamento de Justicia.

“Los funcionarios electos, incluido el Presidente, deben dejar de mirar esta investigación a través de la lente deformada de la política y la fabricación de espectáculos partidistas. Si continuamos socavando nuestro propio estado de derecho, estamos haciendo el trabajo de su amigo Vladimir Putin para él”, dijo McCain.

“Despedir a Rosenstein, al líder del Departamento de Justicia o a Mueller podría provocar una crisis constitucional como no se ha visto desde ‘la masacre del sábado por la noche’”, escribieron los demócratas, en referencia al escándalo por el despido del fiscal especial de Watergate por parte del presidente, Richard Nixon (1970).

El memorando, encargado por el presidente republicano de la Comisión de Inteligencia de la Cámara, Devin Nunes, sostiene que el FBI usó una fuente parcial para justificar la vigilancia de Carter Page, un asesor de campaña de Trump.

Alega que un documento sobre contactos de Trump con Rusia, compilado por el ex espía británico Christopher Steele y financiado en parte por los demócratas, formó una “parte esencial” en las solicitudes para la vigilancia electrónica de Page, desde octubre de 2016.

La líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, criticó al mandatario por renunciar “a su responsabilidad constitucional como Comandante en Jefe autorizando la difusión del memo clasificado. Su decisión, dijo Pelosi, “mina nuestra seguridad nacional y es un ramo de flores para el presidente ruso”. (Reuters/Télam)

Comentarios