El Gobierno tucumano podrá endeudarse por hasta $ 5.000 millones en 2018

Los legisladores avalaron el Presupuesto provincial y la suba en el gasto parlamentario.

15 Dic 2017
1

DEFENSA. Ruiz Olivares (PJ) observa los papeles que le exhibe Valdez (UCR). la gaceta / foto de franco vera

El oficialismo y un amplio sector de la oposición dieron su voto ayer para sancionar el proyecto del Presupuesto General de la Provincia para 2018, que contempla gastos y recursos por $ 67.500 millones para todo el Estado provincial.

En términos globales, el aumento interanual será del 23%. Además, registra una novedad con relación a las previsiones financieras de ejercicios anteriores, ya que en lugar de autorizar la toma de créditos por hasta $ 400 millones, como venía ocurriendo, se fijó el tope en 7,4% del total de los recursos provinciales; es decir, casi $ 5.000 millones. “Es una previsión. No se los ha ocupado (a esos dineros en los últimos años), y no queremos endeudarnos. Pero hay que ser previsores”, afirmó el oficialista Juan Antonio Ruiz Olivares, presidente de la comisión de Hacienda. Argumentó que se necesita de esa herramienta por la “gran incertidumbre de la situación nacional”. Y destacó la “enorme deuda” que adquirió el Gobierno nacional durante la gestión de Mauricio Macri.

En el recinto también se habló sobre los recursos del propio Poder Legislativo para 2018.

Ratificaron el Pacto Fiscal entre Tucumán y la Nación

La previsión financiera original de la Cámara en 2017 era de $ 2.000 millones, y la del ejercicio próximo alcanza los $ 2.650 millones. El incremento interanual es del 32%, pero Ruiz Olivares negó enfáticamente ese cálculo. “(En el cotejo de) los presupuestos se toman no (los valores) del inicio, sino del final”, indicó. Aludía a que, gracias a la ampliación presupuestaria de octubre pasado, la Cámara pasó de $ 2.000 millones a $ 2.400 millones en el ejercicio en curso. “(La suba) es el 9,5%”, aseveró.

Aprueban la ayuda financiera para la Quilmes

El radical Eudoro Aráoz, afín a Cambiemos, señaló que el presupuesto de la Legislatura “será uno de los más altos de la Argentina”. Y agregó: “nosotros también tenemos que hacer un esfuerzo y disminuir los costos de funcionamiento de la Legislatura”.

Suben impuestos a restaurantes, hoteles y salones para eventos

El vicepresidente 2° de la Cámara, Ariel García (UCR), fue el primero en salir al cruce de Aráoz. Elogió “la valiente decisión” del vicegobernador Osvaldo Jaldo de “eliminar” los gastos sociales (como se conocía a los subsidios discrecionales a personas) en 2016. “Queremos reivindicar el funcionamiento de la política. Quieren cerrar los concejos deliberantes, las legislaturas, porque dicen que ahí está el gasto de la política; atacan la política, pero no se fijan en otro tipo de gastos”, destacó García, que disiente con las políticas de Cambiemos. Y aseveró que “muchas veces” esos fondos son utilizados luego para “generar ‘carpetazos’ en la política”. “Están los organismos de inteligencia trabajando para ver cómo arman ‘carpetas’; ahí hay gasto discrecional”, dijo.

El subsidio a la Bancaria recibió pocos reparos

La peronista Stella Maris Córdoba, cercana a Jaldo, también destacó la eliminación de los gastos sociales y la bancarización de las cuentas legislativas. “La autonomía económica de la Legislatura implica un resguardo de la libertad política”, opinó.

Ruiz Olivares retomó el uso de la palabra e insistió con negar la suba del 32% en el presupuesto legislativo. “Miente, miente, que algo quedará”, añadió el ex secretario de la Cámara. Y, sin mencionar a otros legisladores, calificó las jubilaciones de privilegio como “un horror”.

El debate del Presupuesto 2018, que se extendió durante más de tres horas, incluyó diversos tópicos. El vicepresidente de Hacienda, Silvio Bellomío, cuestionó que el PE no informe cuántos empleados públicos hay en total en la Provincia, y que las comunas no eleven sus presupuestos. “No se prevén inversiones de envergadura (para 2018). En eso se transformó la política pública en estos años: en pagar sueldos”, señaló el peronista de Cambiemos.

La votación acabó 38 a cuatro.

Comentarios