“La comunidad de Burruyacu me ha enseñado a ser cura”

Carlos Sánchez visitó el pueblo que lo conoció como párroco. Los preparativos del viernes.

11 Oct 2017

A días de asumir como arzobispo de Tucumán, Carlos Sánchez volvió el domingo a la parroquia de Burruyacu, que alguna vez lo tuvo como párroco. El padre Sánchez siente un afecto especial por esa comunidad y quiso acompañarla en su fiesta patronal. “Ellos me han enseñado a ser cura, con su sencillez, con su humildad”, reconoció. El sacerdote, que el viernes se ordenará arzobispo de la tierra que lo vio nacer, afirma: la “comunidad nos está pidiendo que seamos transparencia de Jesús. Ese es el desafío y la responsabilidad que tenemos hoy”. Así lo dijo durante una conferencia de prensa que dio junto al párroco de la Catedral, padre Marcelo Barrionuevo.

Monseñor Sánchez anunció que lo primero que hará cuando asuma como arzobispo será visitar todas las comunidades parroquiales de la capital y del interior para conocerlas bien. A mediados del año próximo, quizás junio o septiembre, podría viajar al Vaticano para visitar a Su Santidad.

El trabajo fuerte comenzará el año próximo: “necesitamos volver a recrear los consejos que son los organismos de comunión y participación de la arquidiócesis”. Esto significará reflotar la actividad de todos los consejos: presbiteral, pastoral arquidiocesana, pastoral parroquial, etcétera, proyectando una Asamblea de Pastoral para después de las fiestas patronales del 24 de Septiembre del año próximo, remarcó. Agregó que luego de rearmar esos consejos iniciará una tarea de discernimiento sobre cuales son “los gritos de la sociedad de hoy, a los que tenemos que dar respuesta como Iglesia”.

“Tenemos que ir pensando también lo que nos pide el papa Francisco: ser una Iglesia en salida, una Iglesia misionera, recibir la vida como viene, ser un hospital de campaña... pero también una Iglesia llena de ternura, con gestos de cercanía. Tenemos que recrear los vínculos que están demasiado rotos en nuestra sociedad”, remarcó.

Visitas a gente de la calle

Consultado sobre las visitas a los grupos marginales, entre ellos prostitutas y mendigos, que solía realizar el padre Sánchez junto con un grupo de laicos de la parroquia de La Victoria (La Merced), el sacerdote sonríe. “Últimamente no los he visitado, pero no los vamos a abandonar, vamos a seguir con esa tarea. Lo importante es no juzgar ni condenar, llevar cercanía y amistad, tener en claro que el otro es mi hermano”, remarcó sonriente.

Gastos de la celebración

Todo está preparado para la ceremonia que se realizará en el club Atlético el viernes por la noche (ver nota destacada). La organización movilizó a unas 1.000 personas. Se estima que participarán unos 20.000 fieles de la ceremonia, que contará con la presencia de unos 30 obispos y del nuncio apostólico, Emil Paul Tscherrig. El Gobierno de la Provincia colaboró con un subsidio “con cargo a oportuna rendición de cuentas” de $ 700.000 para hacer frente al pago de sonido, escenario, alojamiento de obispos, alquiler de hornos para empanadas, sistema de circuito cerrado, traslado de personas, alquiler de sillas, comida, folletería, publicidad y otros gastos.

El público tendrá acceso al estadio por dos puertas desde 25 de Mayo, otras dos por Chile, una por Laprida y otra por Bolivia. Luego de la ceremonia se realizará una empanadeada por calles 25 de Mayo entre Bolivia y Uruguay y por Chile, entre Laprida y Muñecas. El tránsito estará cortado en Uruguay y 25 de Mayo; Muñecas y Chile; 25 de Mayo y Bolivia; y Chile y Laprida.

Comentarios