Patronato se llevó “la grande” gracias a las fallas de Atlético en defensa: fue 2-1

23 Sep 2017
1

CARRERA. Villagra, que otra vez se quedó corto a la hora de llegar al área rival, intenta superar en velocidad a Guzmán. foto de javier escobar (especial para la gaceta)

Marcelo Androetto - Especial para LG Deportiva

Un “Decano” sin piernas y sin ideas, fue una sombra en Paraná, pese al amor propio que lo puso a orillas del empate sobre el final. Un sorprendente Patronato, líder provisorio de la Superliga, allá arriba nada menos que junto a Boca y River, derrotó 2-1 a un Atlético al que se le acabó la gasolina tras su gran victoria de entre semana por Copa Argentina ante Independiente.

La conexión uruguaya del “Patrón”, los delanteros Sebastián Ribas y Adrián Balboa, fueron letales para Atlético, al que a todas luces le pasó factura el trajín de sus cinco partidos en 14 días. O al menos eso pareció.

Todo mal le salió al equipo de Ricardo Zielinski en el estadio “Presbítero Bartolomé Grella”, casi desde el comienzo mismo. El entrenador había sorprendido al dejar en el banco a Ismael Blanco y decantarse por sumar a Dardo Miloc a un mediocampo superpoblado, pero sin generación de juego. Hasta Rodrigo Aliendro no se pareció a sí mismo a orillas del Paraná. No jugó donde más le gusta. En fin...

Y las dos “torres” de ataque del local provocaron descalabros entre los zagueros del “Decano” cada vez que se lo propusieron. Ribas se la bajó a Balboa para que este definiera de zurda después que entre Yonathan Cabral se enredara en su intento frenarlo, y eso que dispuso de tiempo de sobra para hacerlo.

Iban apenas ocho minutos. La efectividad que encontraba Patronato, brillaba por su ausencia en Atlético. David Barbona defeccionó dos veces frente al arco, Gervasio Núñez no pudo en otra en un primer tiempo en el que Cristian Lucchetti evitó males mayores.

Ya se había ido lesionado Luis Rodríguez e Ismael Blanco lo reemplazó haciéndole honor a su apellido, cerca del arco rival pero lejos del gol. Y las malas noticias continuaron para el equipo tucumano en los albores del complemento. Cuando la zaga -flojo también Rafael García- todavía se estaba acomodando por el ingreso de Gabriel Risso Patrón en lugar de Cristian Villagra, Ribas rompió por el centro del área y definió con certeza al minuto 54. Definió tan bien Ribas que comenzó su obra con un caño genial a García.

Dos a cero y quedaba mucho por jugar. Por un rato, Patronato se floreó y hubo olor a goleada, pero la lesión de Martín Rivero, que manejaba los hilos del juego del anfitrión, le tiró una soga al conjunto de Zielinski. Apenas dos minutos después, llegó otro gol uruguayo, pero en la vereda opuesta, tras el cabezazo de Gonzalo Freitas a la salida de un córner que revivió al “Decano” y lo lleno de dudas al “Patrón”.

Bértoli le sacó un pelotazo tremendo a Barbona. Aliendro ya estaba en una pierna, pero Atlético ya había agotado los cambios con el ingreso de Hernán Hechalar, sujeto de un penal -un rival se llevó puesta su canilla- obviado por Silvio Trucco. Podría haber sido el 1-2.

El último cuarto de hora fue trepidante: el paraguayo Blas Cáceres se comió el tercero en una contra furibunda, ni hablar Rodrigo Migone en el último suspiro, cuando Lucchetti había subido para cabecear un córner.

El “Decano” también tuvo lo suyo, casi se lleva un punto con un remate de media distancia de Romat en tiempo de descuento.

En definitiva, sin resto físico y arriesgando atrás, pero con mucha entereza, Atlético fue y fue hasta el pitazo final de un partido entretenido que no pudo evitar terminar de manera idéntica a como lo empezó, con el pie izquierdo. Ahora, a descansar.

Comentarios