Argentina no puede fallar

La Selección recibe a Venezuela con la obligación de rehabilitarse y acomodarse en la tabla.

05 Sep 2017
1

SIN PELOS EN LA LENGUA. “Estamos navegando en una sociedad que una mentira contada 1.000 veces se convierte en verdad”, dijo Sampaoli, saliendo al cruce de una versión sobre un conflicto entre él y Messi. TELAM

BUENOS AIRES.- La llave para que Argentina pueda abrir el “cofre de la felicidad” -como aquel de “Feliz Domingo para la Juventud”, el programa televisivo de culto conducido por Silvio Soldán en la década de los 80- pasa por derrotar hoy sí o sí a Venezuela.

En este caso, el premio no es un viaje a Bariloche, sino pasajes con estadía en Rusia 2018. Para disfrutar de un “Feliz Martes”, el seleccionado de Jorge Sampaoli debe cumplir una prenda: generar juego y traducirlo en goles. En otras palabras, pagar su propia deuda interna, esa que la tiene penando en zona de repechaje.

“Todos al ataque” parece ser la consigna del entrenador “albiceleste” para esta noche en el estadio Monumental. El ex técnico del Sevilla mantendrá su esquema preferido: línea de tres atrás (con el regreso de Javier Mascherano como stopper o líbero, en lugar del suspendido Gabriel Mercado, más Federico Fazio o Nicolás Pareja junto a Nicolás Otamendi) y dos carrileros con el arco rival entre ceja y ceja (Lautaro Acosta por derecha tras el experimento fallido de Marcos Acuña en Montevideo y el cuestionado Ángel Di María por izquierda).

En la línea media, habrá otro cambio en relación a la formación titular que empató en cero frente a Uruguay: afuera Lucas Biglia, adentro Éver Banega, con pretensión de sociedad con Lionel Messi. A ellos se sumará en la obligación creativa Paulo Dybala. Y Mauro Icardi tendrá su primera experiencia en una cancha de nuestro país, con la camiseta “albiceleste”.

El fixture le tiró una soga a Sampaoli. Porque qué mejor que enfrentar a la colista Venezuela en Buenos Aires a solo tres fechas del cierre de las reñidas eliminatorias sudamericanas. La “Vinotinto”, que solo sacó un punto de visitante en toda la competencia, hace tiempo que apunta a Qatar 2022.

El equipo de Rafael Dudamel, ante tanta desigualdad de jerarquía individual con respecto al anfitrión, lleva todas las de perder. Para colmo no podrá contar el suspendido Tomás Rincón, su experimentado capitán.

A su favor: no tiene nada que perder en Núñez y viene de hacer un decoroso papel frente a Colombia (0-0), en Pueblo Nuevo, el jueves. Esa tarde fue figura su arquero, el juvenil Wuilker Faríñez, a quien muchos le pronostican un pronto futuro europeo. Además, otros dos jugadores del Sub 20 flamante subcampeón mundial en Corea del Sur pisarán el Monumental: los mediocampistas Yangel Herrera y Sergio Córdova. El deseo de Dudamel para esta noche es que Venezuela sea un equipo corto y maneje bien las salidas. Y habrá de encomendarse a algún dios que lo proteja de un Messi en estado de gracia.

La mesa parece estar servida para que Argentina gane, guste y golee. Pero como el sendero de esta eliminatoria ha estado sembrado de espinas, nadie puede garantizar que las rosas florezcan en este inicio del mes de la primavera.

Se espera que Messi se muestre tan enchufado e incluso más decisivo que en el Centenario. Que Dybala -y también Banega como primer pase sean socios reales -y no fantasmagóricos- del astro del Barcelona. Que Di María termine bien las jugadas. Que Icardi entre en juego mucho y emboque alguna. Que Acosta sea puro desequilibrio, como aquel con la camiseta “Granate” de la final ante San Lorenzo en el mismo escenario. Y que los pocos que tendrán exclusiva responsabilidad defensivas estén atentos y no se vean superados por la probable desfachatez de los ignotos portadores de la casaca “vinotinto”.

Prueba de fuego para todos en Argentina, empezando por Sampaoli en su debut en casa como seleccionador. No hay más margen para dejar puntos en el camino. Ni para extender la anemia goleadora (solo 15 goles en 15 partidos, apenas Bolivia marcó menos), sobre todo cuando en una eliminatoria tan cerrada la diferencia de gol puede ser la diferencia entre un viaje directo a Moscú o una travesía intermedia de pesadilla a algún lugar de Oceanía.

Además, en estas horas previas, la calle ya se pronunció: “Si no le ganamos a Venezuela, no merecemos ir a Rusia”.

El DT despejó las dudas

BUENOS AIRES.- Jorge Sampaoli aseguró que es difícil sacarle la “Messi-dependencia” a un equipo integrado por el astro. “Es el mejor jugador del mundo y es nuestra obligación como cuerpo técnico que le lleguen más balones que al resto, porque es el que puede definir una jugada y hay que encontrarlo en el momento en que pueda desarrollar su mejor juego”, sostuvo el entrenador.

El DT salió al cruce de una versión en torno a un conflicto entre él y la “Pulga”. “Si me pregunta sobre rumores, un rumor está vinculado con la mala intención. Hoy estamos navegando en una sociedad que una mentira contada 1.000 veces se convierte en verdad. Estamos dándole valor a una intención de que Argentina esté fuera del Mundial”, dijo el técnico.

“Tenemos al mejor jugador del mundo totalmente involucrado para que Argentina juegue el Mundial y así será hasta último momento”, concluyó. (Especial-DyN-Télam)

A las 20.30
Árbitro: Roberto Tobar (Chile). Estadio: River. Por TV: TyC Sports, Canal 10 y TV Pública.



Comentarios