Víctor Elías, el ciudadano ilustre que quedó en el bronce

Con la presencia de destacados economistas, el profesor tucumano fue homenajeado por la UNT y por la Municipalidad capitalina

10 Ago 2017

Víctor Jorge Elías ha quedado en el bronce. Literalmente: su nombre quedó en la placa del aula 15 de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), como un tributo a los 80 años de este profesor emérito que aún sigue generando discípulos que se insertaron en los principales organismos internacionales y en unidades académicas de los países desarrollados.

Y no fue un acto más. Al lado del doctor en Economía por la Universidad de Chicago estaba su director de tesis, Arnold Harberger que, con sus 93 años, llegó desde Estados Unidos para participar de la Conferencia sobre Desarrollo Económico que se realizó en honor a Elías.

“Los homenajes hay que hacerlos en vida. Elías es un formador de discípulos que triunfaron en el mundo y no sólo desde el punto de vista técnico, sino también humano”, destacó el decano de Ciencias Económicas, José Luis Jiménez, luego del descubrimiento de la placa en la universidad.

La emotividad de la ceremonia fue interrumpida por el propio Elías. “Ahora para entrar al aula tendré que cobrar derecho”, dijo con su característica ironía. Las lágrimas de emoción de los asistentes trocó hacia las risas; casi automáticamente.

Así es Elías dentro y fuera de la unidad académica. Tal como lo destacó también Ana María Cerro en el Teatro Rosita Ávila, donde se desarrolló la conferencia durante la tarde de ayer. Según la economista, el doctor es “un aliado a la afabilidad, con plena disposición a escuchar y a brindar sus conocimientos sin retaceos, sin esperar nada a cambio”. Y aprovechó la oportunidad para resaltar que la UNT, con el tributo, “viene a pagar la inmensa deuda que tenemos con él”.

Sus discípulos reconocen que, tanto en su casa como en la unidad académica donde dirige la maestría, Elías ha instalado “una oficina de producción de ideas”.

Ni Messi ni Maradona

La economía corre por sus venas. En todo momento, como lo destacó Ricardo Arriazu en tiempos estudiantiles. “Puedo decir que Elías no era ni Messi ni Maradona, claramente, jugando al fútbol, pero en medio de un partido era capaz de explicar, con conceptos de Economía, por qué tenía determinada trayectoria la pelota durante un tiro libre, como lo hizo también con Héctor Ávila (otro economista)”, relató antes de iniciar su exposición.

Miguel Ángel Broda, por su parte, tuvo cálidas palabras hacia Elías. “Retribuir a un santo en sus 80 años es algo que uno hace con extrema satisfacción”, dijo antes de exponer su trabajo.

Un embajador

Al promediar el encuentro, el intendente Germán Alfaro calificó a Elías como un “embajador de Tucumán en el mundo”. “Es un hombre que jerarquizó la UNT y de enorme proyección en el mundo. Mucha gente destacada conoció nuestra provincia gracias a don Víctor”, sentenció el funcionario antes de entregar al economista tucumano la distinción de “ciudadano ilustre de San Miguel de Tucumán”.

Más tarde, el mismo Elías devolvió los saludos y, antes de exponer su trabajo sobre “Las fuentes del crecimiento económico en los desequilibrios”, agradeció a su familia, a los ex alumnos que prepararon el foro, a los funcionarios, a sus colegas y al público en general por los cálidos conceptos.

“La experiencia enriquece el saber, lástima que hay que esperar”, fue la frase que utilizó Elías para abrir su exposición, haciendo gala de su impecable sentido del humor.

Durante su charla, Elías habló del capital humano y las innovaciones en materia educativa como los grandes competidores en materia de crecimiento económico.

“Mucha gente se fija en el porcentaje de deserción que se producen en el nivel universitario. Pero hay estudios detallados que han podido demostrar que gran parte de esa deserción universitaria se debe a la baja calidad educativa. Es decir, las personas no son tontas. Si van a clases y no aprenden nada, no tienen porqué concurrir a la universidad. Eso es obvio. La clave, entonces, está en darles a los estudiantes los argumentos y las herramientas necesarias para que ellos mismos encuentren sentido a eso que están aprendiendo”, declaró.

¡Hasta los 90!

Al final de la exposición -en la que también analizó los aportes de diferentes expertos al tema del desequilibrio económico- Elías volvió a recurrir a su buen humor. “Eso es todo. Muchas gracias y... ¡hasta los 90!”, se despidió casi a media voz mientras el público lo aplaudía de pie. Entre ellos estaba también uno de sus nietos.

En el Salón Blanco

Al cierre del encuentro, la comisión organizadora, integrada por los economistas Ana María Cerro, Julio Elías, Osvaldo Meloni, Juan Pablo Nicolini y Silvana Tenreyro, subieron al escenario del teatro para poder fotografiarse con el homenajeado y, de paso, hacerle un singular regalo en nombre de todos los ex alumnos: una pintura del plástico Juan Carlos Castañeda.

Anoche, al cierre de esta edición, en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, se ofrecía una recepción en la que participaron Elías junto con los economistas invitados, los organizadores del encuentro, el gobernador Juan Manzur y miembros de su gabinete.

Comentarios