Las valijas con efectivo dividen a los legisladores

Representantes de la oposición exigen el cambio del actual sistema de ayudas sociales por otro que garantice una mayor transparencia En el oficialismo sostienen que son recursos necesarios para atender solicitudes de vecinos, pero también piden cuentas claras.

03 Nov 2015
1

CUENTA OFICIAL. Entre el 11 y el 14 de agosto hubo ocho extracciones en efectivo. El total: $ 39,7 millones.

Todavía no se han visto cara a cara en el recinto para debatir proyectos de ley. Pero los nuevos legisladores ya afrontan una polémica que los encuentra divididos. Tras las notas de LA GACETA que revelaron el engorroso traslado de millones de pesos en efectivo y en valijas desde el Banco Tucumán-Grupo Macro hasta la sede de la Legislatura, un grupo de radicales anticipó que solicitará un cambio en el sistema de los gastos denominados “ayudas sociales a personas”.

El principal interrogante de los opositores es cómo se distribuyeron los $ 505,6 millones asignados a esa partida en el Presupuesto de la Cámara para este año. Según un informe de ejecución presupuestaria al que accedió este diario, para fines de septiembre quedaban en esa caja de uso discrecional $ 15,5 millones.

En paralelo, un representante del oficialismo consultado por este diario consideró que esos fondos son necesarios para responder a los pedidos de los vecinos. “Nosotros tenemos una responsabilidad institucional. Hay gente que pide desde pensiones hasta medicamentos oncológicos. No es que el legislador se atornilla al sillón y escribe proyectos, solamente. Entonces, es propio que exista un gasto discrecional. No debe ser irracional, y se tienen que dar informaciones claras y precisas”, indicó Enrique Orellana, quien resultó electo a través del acople peronista Tucumán Innovador.

Desde el sábado, LA GACETA publicó notas que dan cuenta de cómo se maneja parte del dinero que corresponde a la Legislatura.

A menudo, un empleado de Tesorería del cuerpo colegiado se presenta en la sede de calle San Martín al 700 del Banco Tucumán-Grupo Macro. Según registros a los que accedió este diario, en junio se extrajeron $ 47,8 millones de la cuenta número 20098043/8, denominada Honorable Legislatura de Tucumán. En julio fueron cobrados cheques por $ 53 millones. Y en agosto, mes de las Primarias nacionales y de los comicios provinciales, fueron retirados $ 91,7 millones.

Esa plata fue trasladada del banco a la Legislatura en una camioneta que está a registrada a nombre de la Cámara: una Toyota Hilux gris, dominio LWT-252.

Presupuesto ampliado

El presupuesto del cuerpo colegiado para este año fue fijado inicialmente en $ 959 millones. De esa plata, $ 741 millones correspondían a personal, $ 156 millones a los recursos de uso discrecional y el resto a solventar el funcionamiento del espejado edificio de Muñecas 951. El 9 de septiembre pasado, el oficialismo impulsó una ampliación presupuestaria. Con eso, la partida denominada “ayudas sociales a personas” se triplicó y llegó a los $ 505,6 millones, según el informe sobre la ejecución de fondos. Es el único pago que la Cámara hace en mano.

El radical Ariel García, vicepresidente segundo del cuerpo, expresó su postura a LA GACETA. “Hay que dejar en claro que el actual sistema debe cambiar por uno que le otorgue la mayor transparencia posible al manejo de los fondos que administra el Poder Legislativo”, sostuvo el líder de los “Boina Blanca”. Agregó que es el comienzo de un nuevo período, por lo cual “es la oportunidad propicia para dar respuestas a las demandas de la sociedad”. “Ahora que ocupamos la representación de la minoría en la conducción de la Cámara vamos a promover medidas que puedan garantizar la transparencia a la tarea legislativa”, remarcó el radical.

Eudoro Aráoz, José María Canelada y Adela Estofán, también de la UCR, están elaborando una batería de proyectos tendientes a clarificar el gasto público. “Además, estamos enviándole una carta documento al gobernador (Juan Manzur) para que rinda cuentas sobre cómo administró los más de $ 500 millones en gastos sociales de enero a noviembre de 2015”, indicaron los radicales en un texto conjunto.

Orellana es el único oficialista que hizo declaraciones ayer sobre el tema. Consideró que las ayudas sociales son “vitales para darle respuestas a la gente”, pero advirtió que las cuentas deben ser claras. “Los gastos sociales siempre estuvieron y van a estar. El legislador que venga dentro de 100 años también los recibirá”, planteó el dirigente de Famaillá.

Ayer hubo asueto en la Legislatura por el Día de los Fieles Difuntos. Los nuevos miembros aún no tienen despachos asignados ni comisiones. Sin embargo, el primer tema de debate ya se ha instalado.

Comentarios