Tucumán Rugby cortó la racha de Huirapuca y va por la corona

Yerba Buenísima.

RECUPERACIÓN. Máximo Rodríguez trata de prevalecer en el uno a uno contra un forward de Huirapuca. Los de Yerba Buena devolvieron el primer golpe con tres tries. RECUPERACIÓN. Máximo Rodríguez trata de prevalecer en el uno a uno contra un forward de Huirapuca. Los de Yerba Buena devolvieron el primer golpe con tres tries.
Ironía es que el mismo rival que te permitió cobrar altura sea el que poco tiempo después te haga precipitarte al suelo. El que volaba: Huirapuca. El que le cortó las alas: Tucumán Rugby. Siete fechas después de representar el primer eslabón de esa cadena de triunfos que rescató del abismo a los de Concepción, el “verdinegro” regresó para tomarse revancha y despojarlos de la corona que conquistaron el año pasado junto a Cardenales. Poco pudo hacer el viento sur frente al 15 de Yerba Buena, que echó raíces en el patio de los “benjamines” y lo derrotó con claridad, 35-13, con lo que se aseguró un mano a mano final contra Lawn Tennis por la Copa de Oro LA GACETA, sin terceros en discordia.

El primer tiempo se abrió con una exageración y se cerró con otra. La primera: Huirapuca llegó al try cuando el cronómetro marcaba apenas 20 segundos: tapón de Gaetano Faccioli a un kick desde el fondo y a cobrar. La segunda: cuando llegó el descanso, Tucumán Rugby prácticamente le había bajado la persiana al partido. No tanto desde el tablero (24-8), sino desde el juego. Con un dominio casi monopólico de la pelota (propiciado en parte por los dislates de su rival en el control y en las fuentes de obtención), no le hizo falta ser brillante para lastimar a un “huira” que en nada se parecía al que había dejado un tendal de víctimas en el camino, incluido al propio Lawn Tennis. Con tries de Juan Novillo (lesionado, llegó al ingoal saltando en una pierna), Gonzalo Manso y Jorge Domínguez, sumado al que Agustín Posse apoyó en el inicio del segundo tiempo, tuvo el bonus que lo hubiera consagrado campeón anticipadamente en caso de una derrota de los “benjamines”. Sólo le duró un rato: empujados por su gente y por la del “tennis”, los “gauchos” lograron el try del honor por medio de Nicolás López.

A Huirapuca sólo le queda definir el tercer puesto frente a la “U”, ya con miras al Torneo del Interior A. Tucumán Rugby y Lawn Tennis, por su parte, ya están clasificados al Nacional de Clubes. Al margen de ganadores y perdedores, de primeros y segundos, lo positivo es que este año, el campeón será uno solo. Como tiene que ser.

Comentarios