Australia es imparable

Ni los ruidos ni el encierro accidental de una jugadora pueden frenar a las "Hockeyroos".

28 Nov 2013
1

PURA POTENCIA. La australiana Casey Eastham, que marcó uno de los tantos, intenta eludir la marca de dos coreanas.

Pareció un chiste, pero no lo fue. Un inconveniente alteró la mañana de Anna Flanagan, una de las jugadoras australianas, cuando quedó encerrada en el vestuario de Natación y Gimnasia antes de que su equipo venciera a Corea del Sur por un categórico 4 a 0.

Después del juego, Anna contó por Twitter lo que le había sucedido: "No es lo ideal quedarse encerrada en el vestuario por mi culpa y perderme el calentamiento hasta que la fisioterapeuta me encontró! Lo mismo le ganamos a Corea 4 a 0)".

Y así fue. Las australianas, rivales de Las Leonas en el debut, no transpiraron demasiado para vencer a las coreanas. Los goles del triunfo fueron marcados por Emily Smith (2), Casey Eastham y Kirstin Johnson. Así las Hockeyroos terminaron invictas los amistosos que disputaron en estas tierras. Además de derrotar a las asiáticas, venciaron a Argentina (2 a 1) y a Inglaterra (4 a 3).

Más problemas
El ruido que producen los arreglos en el estadio fue otro de los comentarios. Si bien las chicas minimizaron esto porque para ellas lo más importante es el campo de juego, otras personas cercanas al equipo señalaron fue motivo de señas y miradas.

Pero este no fue el único obstáculo. Luego del partido, durante la recuperación, por lo general las jugadoras deben sumergirse en una bañera con hielo para aliviar cualquier inflamación. La sorpresa fue que no encontraban el tapón. Algo tan diminuto, pero vital obligó a que demoraran su regreso al hotel. Estaba previsto para antes de las 12, pero arribaron recién cerca de las 13.

Pese a esto las Hockeyroos no perdieron su simpatía y cuando bajaron del ómnibus se sacaron fotos con algunos curiosos. "Está todo bien, no hay ningún problema", se apresuraron en agregar las chicas del seleccionado de Oceanía.

Por suerte, el almuerzo ya las estaba esperando. Fueron soprendidas por el plato preparado por la cocinera del hotel donde se encuentran alojadas desde el sábado a la madrugada. El menú del día eran unas argentinísimas milanesas con soufflé de zapallo y ensalada de lentejas.
Comentarios