Nada de fast food, toda la buena onda de las inglesas

Las jugadoras de Inglaterra disfrutaron del medio día libre y se armaron de paciencia a la hora de almorzar.

28 Nov 2013
Su agenda deportiva es apretada, por eso a la social la disfrutan al máximo. Ayer por ejemplo, cuando en su primer día de verdadero relax y distracción, las inglesas se subieron a un colectivo de línea y desde el Hotel Sheraton partieron hasta el Shopping El Portal, donde estuvieron hasta la siesta.

Fue toda una travesía. El paisaje desde el búnker hasta la zona de El Cristo ya era totalmente nuevo para ellas. Una vez dentro del Shopping, hubo mucha buena onda y no demasiadas compras. Aunque a los locales los recorrieron todos, con mucha más atención a los de indumentaria deportiva. Claro, ahí las chicas estaban en su salsa.

Por un lado caminaban Hannah Macleod y Alex Danson, casi sin movilizar a los pocos tucumanos que por esa hora visitaban El Portal. Por otra zona en cambio, un grupo de hockistas rubias y charlatanas sí que llamaban la atención. El cuerpo técnico también se movió por su cuenta para visitar cada una de las vidrieras, acompañado por el padrino de la delegación, Jorge Martínez Crippa.

Hasta que se hizo la hora de almorzar... Uf. Las chicas coparon el patio de comidas y deambularon un largo rato hasta elegir qué comer. "No nos esperábamos tantos lugares de comida rápida, sino restaurantes", explicó Sally Walton. Pero se adaptaron a lo que había sin dramas. Mientras unas pocas eligieron probar el asado de uno de los pequeños puestos de comida, otras eligieron pizzas. Y ahí se llevaron una sorpresa: el pedido tardó más de la cuenta en salir. Susannah Townsend era la que no lo podía creer cuando el vendedor le decía que faltaba media hora para que su plato esté listo.

Algunas eligieron un local de hamburguesas para calmar el hambre. ¡Pero no pidieron combos ni hamburguesas!... Fue a la arquera Maddie Hinch a quien LG Deportiva tuvo que socorrer para que la vendedora lograra entender que ella simplemente quería papas fritas. Una ayudita más a la hora de pagar y listo. Maddie agradeció la colaboración y se fue feliz con sus papas en la mano.

Un rato más tarde estuvieron listas las pizzas, y el aplauso no se hizo esperar en las chicas. Las cargadas menos (not really fastfood more like veryslowfood-no es tanto comida rápida, sino muy lenta) tuiteó el coach Craig Keegan (@cc_keegan) para alargar las cargadas. Por suerte la sobremesa estuvo mejor. "Es que el café llegó más rápido ja, ja", sonrió Nicola White.

Totalmente distendidas

En plena charla de café, las jugadoras contaron que lo que más compraron fueron comestibles y bebidas para llevar de nuevo al hotel, sobre todo Sam Quek, que alabó el Ades natural que encontró en una góndola. "Soy alérgica a la lactosa y por eso sólo puedo tomar esto", explicó. El dulce de leche tampoco faltó en sus bolsas y menos en la de Kirsty Mackay. A la arquera le encantó, y anunció que llevará un par de frascos a Inglaterra, de regalo para la familia.

Las chicas no paran de resaltar que la están pasando de 10 en su medio día libre. Pero no es sólo la estadía en el shopping lo que más les gusta. Ya se iban preparando para el mini viaje de vuelta al hotel. "¡Nos encanta la música que pone el conductor del colectivo!", dicen Sally y Susannah. Y al toque Nicola y Sam se ponen a cantar: "Johnny la gente está muy loca"... Y sonríen entre todas. ¿Algo de nacionales? "Es música muy diferente, y muy pegajosa ja", cuenta Sally, pero todavía no puede reconocer una banda en especial. "Tiempo", pide, y se roba un par de carcajadas.

En una especie de tercer tiempo, las chicas la pasaron de 10. Panza llena y corazón contento.
Comentarios