Del Caribe a Broadway, a bordo de Colectivo Danza

"El Fiestón" se puede ver en la sala Gloriosa hoy y mañana, a las 22. Bailan 70 artistas

DANZA Y MAS. Una propuesta en la que el arte se celebra con un trago.  DANZA Y MAS. Una propuesta en la que el arte se celebra con un trago.
01 Noviembre 2013
La segunda edición de Colectivo Danza comienza en el Caribe. Una barra con tragos, cuatro bailarines y un copetín para convidar a los comensales. Ese es el primer cuadro que las directoras Yamina Leiva y Cecilia Cáceres pensaron para abrir esta muestra interdisciplinaria que pondrá a 70 bailarines en escena.

El año pasado, la temática de la muestra giró en torno a la idea de un viaje en el que se mostraban diferentes paisajes. Pero, en esta edición, la música será la responsable de llevar a los espectadores por distintos estilos de fiestas, hasta armar El Fiestón. "Encaramos la muestra desde el lado de la diversión. Empezamos en el Caribe y terminamos en Broadway habiendo pasado por el flamenco y el tango. Por eso, la obra tendrá un grupo de actores que serán los 'colectiveros' que guiarán a los espectadores a través del espectáculo", explicaron.

La idea de hacer este tipo de muestra les surgió cuando cursaban la carrera de Danza Contemporánea en la UNT. Así fue como en 2006 presentaron Fusión Arte que también incluía una presentación de acrobacias en tela. "Siempre trabajamos bajo un formato de obra para poder unir cada uso de los cuadros de danza que montamos. Es complejo hacer estos espectáculos por la cantidad de intérpretes que trabajan. El año pasado, cuando lo hicimos por primera vez, eran 50 bailarines. En ese momento dijimos que no íbamos a volver a trabajar con tanta gente. Pero disfrutamos de ver a tantas personas en el escenario que este año son más", dijeron.

También habrá artistas plásticos que expondrán pinturas, fotografías y dibujos. Otro invitado a la fiesta será el grupo de músicos Nonino que sonará con fusiones de tango y flamenco. Las funciones se harán en la sala La Gloriosa (San Luis 836) el hoy y mañana, a las 22.

Comentarios