Otra vez el Sarmiento, otra vez Once, otra vez los frenos

El Gobierno dice que el motorman de la formación que chocó a la madrugada robó el disco rígido de la cámara, pero el gremio lo desmiente. La estación de Once fue escenario nuevamente de un accidente ferroviario. Un tren impactó contra el fondo del andén y la colisión dejó un saldo de 99 heridos. Desde el Poder Ejecutivo nacional sostienen que la formación llevaba exceso de velocidad. El maquinista fue golpeado y está detenido, acusado de intentar destruir pruebas. La oposición fustigó al oficialismo

EN NINGÚN MOMENTO FRENÓ. Según César Rojas, testigo del accidente, de casualidad no había gente en el andén cuando se estrelló la formación.  "EN NINGÚN MOMENTO FRENÓ". Según César Rojas, testigo del accidente, "de casualidad" no había gente en el andén cuando se estrelló la formación.
19 Octubre 2013
BUENOS AIRES.- Son 99 las personas que sufrieron heridas ayer al chocar un tren de la línea Sarmiento en la estación de Once, en el mismo andén donde el 22 de febrero de 2012 colisionó la formación que provocó 51 muertes.

El choque ocurrió a las 7.25, cuando la formación Chapa 5, que había partido con pasajeros de la estación de Moreno, impactó contra el fondo del andén. Luego, un grupo de pasajeros increpó al grito de "asesino" al motorman, Julio Benitez, que fue golpeado fuertemente. Quedó internado en un hospital, en la condición de detenido e incomunicado.

El ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, confirmó que la formación iba a una velocidad superior al promedio. "No descarto nada", admitió con respecto a las causas del accidente.

"A 900 metros (de la estación), donde la velocidad promedio es de 37,7 km/h, la formación de chapa 05 pasó a 48 km/h. A 600 metros, donde el promedio es de 35,5 km/h, pasó a 50. A 300 metros, donde la velocidad promedio es de 25 km/h, pasó a 36. Y dentro del andén, donde debe ingresar a 12 km/h, lo hizo a 22", resaltó.

La Unidad de Gestión Operativa de las líneas Mitre-Sarmiento confirmó que el tren "impactó contra los paragolpes del andén dos" y que "no se produjeron acaballamientos entre coches" del servicio.

La investigación quedó a cargo del juez Ariel Lijo, quien dispuso el arresto del maquinista (lo indagará en breve) y ordenó el secuestro de las cámaras de seguridad ubicadas en esa terminal ferroviaria para avanzar en las pesquisas del accidente. Fuentes informadas afirmaron que el magistrado, por ahora, "no tiene ninguna hipótesis ni se quiere aventurar nada".

Acusaciones
El magistrado, según aseguró Randazzo, confirmó a la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) que "el maquinista robó el disco rígido de la cámara instalada en la cabina", el cual habría tratado de destruir, pero que fue recuperado por la Policía.

Sin embargo, el secretario de prensa de La Fraternidad, Horacio Caminos, y el delegado de la línea Sarmiento, Gustavo "Pollo" Sobrero, rechazaron que el maquinista haya robado el disco rígido. "El compañero se encontraba inconsciente (tras el accidente). Es muy curioso que alguien que quiera robarse algo lo ponga en su mochila, sabiendo que luego tendrá que ir a declarar ante la justicia", señaló el vocero del sindicato.

Randazzo también explicó que "en la noche del 18 de octubre se probó el alistamiento de la unidad (siniestrada hoy) y dicho alistamiento fue firmado por el supervisor Gustavo Paulina, en el que se verificó el correcto funcionamiento de los frenos".

Se informó, también, que en la administración iniciaron "investigaciones del siniestro, para conocer las causas. La formación salió al servicio a las 4.53 desde Castelar, y nunca reportó falla alguna".

Los servicios de emergencias de la ciudad de Buenos Aires se pusieron en plena acción para asistir a los heridos del choque del tren en la estación ferroviaria de Once, donde se desplegaron más de 80 ambulancias, dos helicópteros, diversas dotaciones de bomberos y unidades de rescates especiales.

Testimonios
Pasajeros del tren sostuvieron que el accidente ocurrió porque la formación "se quedó sin frenos", pero también responsabilizaron del siniestro al motorman.

Numerosos usuarios afirmaron a la agencia de noticias DyN que la formación, "dos estaciones antes" de Once, "venía frenando mal".

"En Flores y Caballito tenía problemas para frenar, parecía que se pasaba de los andenes", contó un hombre que se identificó como Jorge, quien se había subido al tren en Moreno.

Cuando el tren llegó a Once "se subió directamente al andén", y al menos tres de los pasajeros que viajaban en el tercer, cuarto y segundo vagón apuntaron que "pasaba muy rápido" por las estaciones, en especial en la de Caballito.

Pero Jorge, que iba en el segundo vagón, también dice que el conductor "se quedó dormido". César Rojas, quien con su celular filmó el momento del accidente, describió que todo "era un infierno. Fue un estruendo fuerte, parecía un tren fantasma. En ningún momento frenó", recalcó.

Rojas confirmó que un grupo de pasajeros golpeó al motorman tras el choque. Según precisó, el conductor del tren quedó "atrapado" en el habitáculo de los comandos y algunos pasajeros impedían que lo rescataran. "Hasta le pegaron a un policía que quería ayudar al motorman y poner orden, ya que todo era un caos", expresó el testigo.

Por la fuerza del choque, "la barrera de contención se trasladó al medio del hall" de la estación, según narró otra persona que viajó en el tren siniestrado. "De casualidad no murió gente que caminaba en el lugar, porque no había nadie. El tren siguió de largo", señaló.

Actualmente, la Justicia investiga las causas del fatídico accidente de 2012. En ese marco, analiza la supuesta malversación de los multimillonarios subsidios estatales al transporte ferroviario.

Tras aquella tragedia, el gobierno quitó la concesión de esta línea al grupo Trenes de Buenos Aires y reforzó las políticas de transporte para mejorar el servicio ferroviario. (DyN, Télam y DPA)

Comentarios