Tangazos de hoy y de siempre, folclore y una voz que atrapa

La porteña Josefina Rozenwasser canta en Tucumán por primera vez. Una figura para descubrir

03 May 2013
1

MUCHO QUE DECIR. Rozenwasser propone shows eclécticos y emotivos. LA GACETA / FOTO DE ANALÍA JARAMILLO

"En Tucumán somos demasiado tradicionales, artistas como Josefina le dan otro aire al tango", explica "Grillo" Córdoba a modo de introducción. "Nos van a tirar con sillas", bromea ella. Ella es Josefina Rozenwasser, lista -en su primer desembarco en la provincia- para soltar sus sentimientos con forma de canción. Emociones en forma de tango, pero también de folclore y de músicas (Josefina dixit) uruguayas. Ese repertorio, clásico y actual, abordará Josefina junto al guitarrista Matías Albamonte.

Cuando se habla de modernidad y de fusión de géneros ella apunta a un modo particular de interpretar. Josefina abreva en el espíritu de la canción. "No tiene que ver con la violencia -sí, dijo violencia- que se nota en las nuevas propuestas tangueras en Buenos Aires", explica. Por eso se propone endulzar los oídos tucumanos con un repertorio ecléctico. Habrá piezas de Homero Manzi, valses, zambas, tonadas, un remanso alimentado por el "Cuchi" Leguizamón, Yupanqui, Falú y Juan Quintero; y cruzando el charco, cosas de Daniel Viglietti y "El Príncipe" Pena.

A Josefina le brillan los ojazos azules y el piercing que le decora la nariz cuando habla de "Proyección", el disco que editó en 2011 y que trae bajo el brazo, decidida a cantarlo de punta a punta. "Iba a llamarse 'H', por los temas de Horacio Ferrer, Homero Manzi y Homero Expósito que habíamos elegido. Pero justo a Macri se le ocurrió usar esa letra para su campaña electoral... Mejor no quedar pegados, ¿no?", revela. Más risas. "Lo hicimos con arreglos y producción de Néstor Díaz -ilustra-. El sonido básico es de contrabajo, guitarra y cello. Por ahí suena un clarinete, un bandoneón... Hay clásicos y también tangos nuevos, cancionados".

La voz de Josefina es, por supuesto, la clave de "Proyección". "Es una voz con mucha personalidad -sostiene Albamonte-, muy sincera en su forma de decir las cosas. Atrapa y emociona".

¿Quién es esta chica?
Rozenwasser tiene 26 años, que parecen más si se computa su multiplicidad escénica. A saber: fundó el conjunto Vanguardia Vieja, cantó en el Alan Haksten Grupp e integra los dúos RozenCrom (con el guitarrista Patricio Crom) y Tajo y Tajo (con el pianista Juan Ignacio Esteguy). Todo en paralelo, al igual que su devenir solista. En Tucumán se dará el gusto de tocar algo de percusión. Y está también el costado creativo. Promete cantar "2978", una oda... a su casa. Puro tango, barrio y sentimiento, la ciudad y su esencia, a fin de cuentas. Que no vuelen sillas.

DOS SHOWS
• Hoy a las 22 en Nonino (Las Piedras 586) y mañana a las 22.30 en Casa Managua (San Juan 1.015).

Comentarios