"Improvisar en el momento es siempre mejor que ensayar" - LA GACETA Tucumán

"Improvisar en el momento es siempre mejor que ensayar"

Llega por primera vez la banda de Julián Kartún, el actor de "Cualca!", con humor y letras locas.

03 May 2013
1

BALDAZO DE HUMOR. El Kuelgue nace en 2003 y es el resultado de varias sesiones entre amigos, que se juntaban a inventar letras y melodías.

Vos que pensabas y hacías de cuenta/ que el pasado trabajoso para otras personas barrenar/ y el mono que analiza la Mona Lisa grita ¡oooh!/ Ay, dele tiempo, y tucumanos hablando con Tomás...

No hay errores de transcripción en ese fragmento de "Dele tiempo" ni tampoco faltan palabras u oraciones que completen su sentido. Así, una lluvia de ideas sin pasar en blanco o algo muy parecido, son en general las letras de El Kuelgue, la banda porteña que lidera el cantante Julián Kartún (también actor del micro "Cualca!", con Malena Pichot) y que mañana llegará por primera vez a Tucumán.

Definido como un grupo que se anima a los más diversos estilos, quizás la palabra que mejor englobe su modo de ser es espontaneidad, al punto de que garantizan que ninguno de sus shows son iguales entre sí. ¿Y cómo lo logran? Gracias a la improvisación. Salir a la cancha con pocas previsiones y con un universo nuevo por generar es el modus operandi habitual de esta banda, no sólo en los shows sino también a la hora de componer. Ese procedimiento es lo que posibilita, además de letras un tanto colgadas, que los espectáculos ofrezcan tanta música como humor, señaló Kartún en una entrevista con LA GACETA.

- ¿Qué tienen preparado para el público tucumano?

- En principio, intentaremos que las letras se entiendan y se disfruten los arreglos musicales. En una segunda instancia, si el público lo permite, vamos a dejar los temas rockeros para el final y a terminar bailando.

- ¿Qué tiene de lindo la improvisación?

- Nos hace generar espacios nuevos que antes no existían y también aparece la potencia del error, de lo que no estaba destinado. Nosotros nos volcamos a ese proceso lúdico de improvisación tanto en la composición como en el vivo, por eso nunca un recital es igual a otro.

- ¿Y cuál es el riesgo de improvisar siempre?

- Que salga todo mal, pero eso genera otro universo que la gente muchas veces disfruta. Otra cosa que puede suceder es que lleguemos a un abismo en el que nadie sabe qué va a pasar en el segundo siguiente. Pero la improvisación es un entrenamiento y, en general, los músicos y yo estamos preparados para salvar el momento.

- O sea que a ser espontáneo se aprende...

- Sí, nosotros hemos aprendido a hacerlo como banda, pero también cada uno en sus actividades individuales: yo en el teatro y los chicos en la música. Uno sabe qué va a funcionar y qué no. Buscamos lo fresco; lo que sale en el momento siempre será más interesante que lo que está previamente ensayado.

- ¿En sus shows el humor es tan importante como la música?

- No, el humor aparece en medio de la improvisación, pero no es un objetivo hacer reír.

- ¿Por qué no habían venido antes a Tucumán?

- La verdad es que no viajamos mucho: sólo actuamos en Capital, Córdoba, Rosario y La Plata. Lentamente vamos llegando a diferentes ciudades y este trayecto es el más largo que hacemos como banda. Estamos muy ansiosos por llegar; viajar entre amigos, laburar y conocer nuevos lugares es encantador.

ACTÚA MAÑANA, EN EL NESTA

• Tocará con las tucumanas Civitas Dei y La Banda del Río Salí. Entradas a la venta en Córdoba 578 y Laprida 456.

Comentarios