Jaime, en vez de controlarlos, recibía dádivas de empresarios

El ex funcionario kirchnerista fue procesado por el juez Oyarbide, pero seguirá libre. Gabriel Ackerman y Daniel Preiti, directivos de TEBA, también fueron procesados por haber firmado las garantías.

ALQUILER POR EXPLOTACIÓN COMERCIAL. Jaime beneficio al grupo TEBA, que le pagaba su departamento. DYN ALQUILER POR EXPLOTACIÓN COMERCIAL. Jaime beneficio al grupo TEBA, que le pagaba su departamento. DYN
04 Diciembre 2010
BUENOS AIRES.- El ex secretario de Transporte Ricardo Jaime fue procesado, sin prisión preventiva, por el delito de dádivas, a raíz de que empresarios privados a los que debía controlar le pagaban el alquiler de dos departamentos.

La decisión fue tomada por el juez federal Norberto Oyarbide, quien a su vez procesó al presidente de la firma TEBA, Néstor Otero, sospechado por haber abonado el alquiler de los departamentos en los que se alojaban Jaime y su pareja Silvia Reyss, que fue sobreseída.

En la misma resolución, de más de un centenar de carillas, Oyarbide procesó también a Gabriel Ackerman y Daniel Preiti, dos directivos de TEBA, quienes firmaron como garantes de los contratos de alquiler a favor de Jaime.

La causa por dádivas surgió como un desprendimiento de la investigación principal que lleva adelante el magistrado por supuesto enriquecimiento ilícito contra el ex funcionario, jaqueado por las varias acusaciones en su contra en distintos expedientes que se siguen en Comodoro Py 2002.

El delito que se le imputa tiene que ver con que los directivos de la firma TEBA, a quienes Jaime durante su cargo benefició con la extensión de la licitación hasta 2015 de la explotación comercial de la terminal de ómnibus de Retiro, se hacían cargo del alquiler mensual de dos departamentos que habitaba Jaime.

Dos departamentos


Se trata de un departamento ubicado en Avenida del Libertador 654, que tenía un costo mensual de U$S 1.400 dólares, y de otro en Cerrito 1.518, ambos en Capital Federal.

Los dos departamentos eran propiedad de Frans Bell, de los hermanos Leonardo Javier y Fernando Redondo (este último ex futbolista), y según consta en la causa, un cobrador de dicha firma recaudaba los alquileres en la sede de TEBA, en Retiro. Al ser indagado, Jaime dijo que el dinero salía de su propio bolsillo y justificó que el los sub-alquilaba, pagándole a los de TEBA, y estos a su vez a los propietarios de ambos departamentos, versión que fue rechazada por Oyarbide. La pareja de Jaime, Reyss, también tuvo que presentarse a declarar en Comodoro Py 2.002, donde Oyarbide tiene su juzgado. En su breve declaración, la mujer del ex secretario de Transporte negó las acusaciones y alegó que en 2003, cuando se hizo el contrato por el departamento de Cerrito, ella no tenía ningún vínculo con el entonces funcionario.

Oyarbide también tiene pendiente resolver un pedido del fiscal federal Carlos Rívolo para que cite a Jaime por dádivas, pero por otros hechos.

En ese marco, el fiscal sospecha que el lujoso avión Lear Jet, valuado en U$S 4 millones, era utilizado por el entonces funcionario de manera personal. (NA)

Comentarios