Un triunfo cambiará todo

Cualquier alumno se bajonea cuando lo aplazan en un examen. Y si vuelve a desaprobar, tiene ganas de tirar todos los libros. Esa misma sensación pasa por la cabeza de los jugadores de Atlético. Como la victoria aún no llegó en el torneo, todos creen que son los peores, pero no es así.
Los jugadores, de a poco, se están recuperando de los últimos golpes anímicos que sufrieron por la falta de buenos resultados. Saben que tienen el potencial necesario para salir de esta delicada situación, pero alguien debe ayudarlos para que saquen toda esa fuerza que tienen escondida y con la que consiguieron resultados importantes en los últimos meses.
Mario Gómez es el responsable de cumplir esta tarea. Queda mucho camino hasta el 15 de mayo, fecha en la que terminará el campeonato. Ganarle a Godoy Cruz aportará una gran cuota de motivación, que necesitan los "decanos" para despegar de una vez por todas.

Comentarios