Escasa participación de gente representativa de Tucumán

Por Elena Rojas Mayer - Decana de la Fac. de Filosofía y Letras.

20 Oct 2008
1

El II Congreso Argentino de Cultura tuvo cosas muy buenas y otras muy malas. Una de ellas, que noté con mucha sorpresa, fue la escasa participación de la gente representativa de Tucumán. Sólo fuimos tres los disertantes de la provincia, además de la ministra de Educación. Me pareció triste, porque aquí hay mucha gente valiosa.
La mayoría de los disertantes eran de Buenos Aires y, aparentemente, gente que está en cargos políticos. Pueden ser personas vinculadas a la cultura pero también son funcionarios. No sé si fue una falla de organización, porque no conozco cuál fue el criterio para armar el programa, pero tendría que haber habido más tucumanos. Además, muchos de los que participaron parecían ser los mismos que estuvieron en el I Congreso que se hizo en Mar del Plata.
Esto provocó que no me sintiera del todo inserta. Pese a que se realizó en mi provincia y a que entre los asistentes encontré tucumanos, se pareció más a un congreso de afuera, de Buenos Aires. Lo sentí muy frío. Tampoco me gustó que se politizara en algunas conferencias. En algunas mesas redondas había ideas que estaban más orientadas a la política que al patrimonio y a la cultura. No fueron todas, claro, hubo varias que fueron brillantes.
Lo que sí rescato son los espacios de reflexión y discusión que se generaron a partir del congreso, porque fueron muy buenos. También fue maravillosa la organización de otros espacios con actividades culturales, como los paneles que se instalaron en la plaza o la biblioteca móvil. El acondicionamiento de cada uno de los espacios que se usaron me pareció muy bueno.

Comentarios