Urgente Tucumán: Se encuentra en estado de coma inducido la mediación de conflictos...

14 Oct 2019
1

En coma

Triste noticia en Tucumán. Aun cuando la paciente gozaba de buena salud, la pusieron en coma inducida...

Una mujer llamaba "asesina" a la persona que atropelló a su hijo. Llegaron a la sala de mediación la conductora y la madre de la víctima. En tres encuentros cara a cara de tensión, nervios y diálogo se mostraron el corazón. El caso no terminó con acuerdo por cuestiones de montos de la cía. de seguros. Pero algo había sucedido con el tejido social.

El abogado de Sra. madre de la víctima me comentó meses después: "Mi cliente cambió mucho desde esas audiencias. Nunca más volvió a llamar "asesina" a la demandada"

Otro:

Llegan el deudor y el abogado de la parte contraria. Inicia el diálogo. El abogado dice: "Mi cliente quiere que le pague el 100% de la deuda" El deudor responde: "No puedo. Por favor necesito cuotas." El abogado responde: "Tengo instrucciones de cobrar todo. Lo siento" Estaban a punto de levantarse para continuar el juicio. El mediador expresa: "Vamos a llamar a una nueva audiencia atento que tienen que estar presentes las partes en conflicto"

A la semana siguiente. Llegan las partes, se miran a los ojos. El deudor expresa: "Por favor necesito algunas cuotas" "¿Cuántas?" -responde el acreedor-.

El deudor: "Cuatro" 

"De acuerdo..." -culmina el acreedor-

El caso se cerró en 20 minutos.

Otro:

Cuando recién comenzaba la mediación un abogado llegó al estudio y después de 20 minutos se llevaba un acuerdo en el que le pagaban muy buenos honorarios y cobraba todo su pacto de cuota litis. Al terminar expresó incrédulo:

"Che parece que está bueno esto de la mediación. Casi ni llego a terminar el café" 

Como estos ejemplos, miles de casos similares suceden todos los días en nuestra provincia gracias la mediación prejudicial obligatoria. No soy ingenuo, estoy seguro de que el servicio de mediación judicial es perfectible. Pero una cosa es buscar medios para mejorar su ya probada eficacia y otra es ponerlo en coma y luego sin más intentar matarlo.

En fecha 13/09/2019 se ha presentado en la legislatura de Tucumán el Anteproyecto de Código Procesal Civil y Comercial ante la Comisión Interpoderes. Surge del proyecto que están poniendo en estado de coma a los métodos alternativos de resolución de conflictos en Tucumán.

El anteproyecto (o mejor dicho el "anti-proyecto"):

1. No hace mención alguna respecto del título de procesos apropiados de resolución de conflictos, cuya característica esencial es la de ser más abreviados, económicos, con menor desgaste de recursos y mayor satisfacción a nivel individual y social.

2. Omite introducir la resolución consensuada de conflictos como principio rector de nuestro ordenamiento jurídico procesal, lo que acentúa el carácter contencioso del proceso, desincentivando la utilización de mecanismos pacíficos y colaborativos de resolución de conflictos.

3. Omite el requisito de mediación previa y obligatoria para la iniciación de juicio.

4. Atenta a tratados internacionales en la materia.

Me pregunto: ¿De dónde viene la idea? ¿Quién o quiénes la impulsan? ¿Por qué? ¿Para qué?

Sería excelente que los ideólogos de la exclusión puedan dialogar. Y si es que hay alguna disconformidad con el sistema puedan ver de mejorarlo entre todos. Pero no es una buena idea hacerlo con nocturnidad. Por favor sigan el ejemplo de los mediados y de los mediadores que siempre tienen que dar la cara.

Por favor miren las estadísticas del Centro Judicial de Mediación de Tucumán:

En la capital durante el año 2018 de un total de 5.141 casos terminaron en mediación 1.948 o sea el 38% . Es decir que las partes dieron por terminado el pleito, terminaron el asunto, descomprimieron tribunales, alivianaron sus vidas, terminaron temas de quién sabe cuánto tiempo, propiciaron la cultura del acuerdo, aprendieron sobre colaboración, contribuyeron a la consecución y sostenimiento de la paz social entre muchas otras maravillosas más.

No asistieron a las audiencias 887 casos o sea el 17% y no acordaron el 45% o sea 2.306 casos.

Pero aquí falta otra información importante. El de los ciudadanos que luego de ir a las audiencias, utilizar los servicios del mediador, dialogar, tomar café y comer caramelitos cerraron sin acuerdo en la sala de mediación y han ido a la esquina a cerrar el caso para no pagar honorarios de la mediación. Este porcentaje es también fundamental. Esto también ha sido analizado y se advierte que de los casos sin acuerdo un alto porcentaje deja de ser tramitado luego de la mediación. De 174 casos sin acuerdo examinados al azar el 67% dejó de tener movimiento luego de la audiencia de mediación.

En Concepción, para el mismo año (2018), se cerraron con acuerdo el 45% de los casos ingresados y sin acuerdo el 37% con el 18% de incomparecientes.

Obvio que hay destinatarios de los servicios disconformes, como los hay en un hospital o en una escuela. Pero a nadie se le ocurriría cerrarlos por eso.

¿Qué está sucediendo? ¿El tema es económico, es ideológico? ¿Qué es?

Con todas las críticas que Uds. quieran hacer al sistema, no duden que si existe un lugar que puede transformar nuestra cultura de litigio, que puede desarrollar investigación y avances en materia de conflictología, que puede influir en los ámbitos educativos y que puede, incluso, sanar traumas sociales ese es el Centro de Mediación Judicial de la Provincia. Allí confluyen los conflictos judicializados de la provincia. 

Ni hablar de que la eliminación de la mediación supondría la restricción del acceso a justicia de las personas en condición de vulnerabilidad que jamás podrían sostener un proceso judicial de años. Sé de lo que hablo. Hay familias que no pueden asistir o sostener ni un tratamiento psicológico gratuito por no tener para los pasajes.

¡Legisladores, legisladores! Por favor escuchen, atiendan y actúen...

Les aseguro que su cargo cesará algún día. Como todos cesaremos algún día. Pero antes del cese ¿qué tal si dejamos huella? Uds. pueden dejar huella en este caso respetando y sosteniendo la enorme y maravillosa huella que iniciamos los mediadores y mediadoras comprometidos de vocación con la cultura del diálogo y el amor al servicio en nuestra provincia.

Hay mucho para mejorar, pero para eso es necesario estar vivos...

Confío en Uds. Que Dios los bendiga en su corazón y en su entendimiento y que viva (siga viviendo) la mediación en Tucumán.

Muchas Gracias.

                                     Dr. Juan Pablo Albornoz Kokot.

Video con mensaje grabado: *Aclaración: En la actualidad me encuentro ejerciendo la mediación de manera privada y en ámbitos educativos y no estoy trabajando en el Centro de Mediación Judicial. Es por ello que la intención de mi expresión no está vinculada a intereses laborales. Me mueve la pasión y el profundo conocimiento de los efectos positivos que provoca la facilitación de diálogos que desempeño desde hace años con mucho amor.

¡Hasta la próxima!

Comentarios

Abogado, Escribano, Mediador y miembro activo del Centro Judicial de Mediación de la Provincia de Tucumán.