Especialistas alertan sobre el uso del lenguaje sexista

08 Jun 2015
La violencia de género, según explicaron especialistas, también está inserta en el lenguaje. Por este motivo es que desde distintos sectores se busca generar un cambio cultural que permita concientizar a la sociedad acerca del flagelo causado por algunas expresiones de uso habitual.

En este sentido, desde el Observatorio de la Mujer la especialista Verónica Figueroa explicó los mecanismos constructivos de la sociedad que hay dentro de una oración que suele utilizarse para educar. Esa frase es: “a las mujeres no se les pega por que es de...”.

En base a esta oración Figueroa explicó que, implícitamente, se reconoce que hay agresión. “Al decir que no se les pega a las mujeres se pone de manifiesto que hay violencia hacia un grupo social determinado. En realidad debería decirse que no hay que pegarle a nadie”, puntualizó.

Lenguaje agresivo
A su vez, la especialista también dejó en claro que en esa oración también se discrimina a otro sector de la sociedad que está constituido por los homosexuales. “Hay muchas expresiones del lenguaje que son agresivas. En especial hacia la mujer. Por eso en el Observatorio también trabajamos con grupos de jóvenes que están de novios para que aprendan a percibir y sacar las agresiones verbales que suelen tener hacia su pareja”, agregó Figueroa.

Las especialistas Soledad Deza y Laura Julieta Casas, que integran el equipo del Observatorio en Género y Diversidad creado recientemente en la Facultad de Derecho, coincidieron con esta opinión y resaltaron otros aspectos acerca de esta cuestión cultural. “Necesitamos desarraigar patrones culturales que están establecidos en la sociedad. Tenemos que trabajar para poder desectructurar esos comportamientos que deben ser soportados por la mujer. Pero como todo cambio cultural, sabemos que genera resistencia y que necesita tiempo”, puntualizó Deza.

Violencia simbólica
A su vez, Casas consideró que, además de hacerse presente en el lenguaje, la violencia simbólica está dentro de muchas otras estructuras sociales. Como suelen ser el trabajo y la profesión.

“Por ocupar un mismo puesto de trabajo, la mujer suele cobrar entre un 20% y un 30% menos de dinero sólo por una decisión que viene de una estructura patriarcal. En cuanto a la Justicia, hace unas semanas, la Corte Suprema de Justicia de la Nación difundió un informe sobre el acceso a la magistratura en el que se dice que se necesitan 70 años para equiparar la proporción de hombres y mujeres en el Poder Judicial. Eso demuestra el modelo cultural de la sociedad en la que vivimos”, concluyó.

Comentarios