Cartas de lectores

29 Ago 2012

LAS MUJERES DE ALBERDI

Se celebra hoy el Día del Abogado en homenaje al nacimiento del ilustre tucumano Juan Bautista Alberdi (debe ser uno de los pocos a los que se conmemora el día de su nacimiento y no de su muerte). Fue el autor de obras fundamentales para el país como "Bases y Punto de Partida para la Organización de la República Argentina", cimiento de la Constitución de 1853. Pero no sólo dedicó su vida a los temas jurídicos y políticos, sino también a otras disciplinas por las que tenía gran vocación: la música y la literatura. En estas dos facetas desarrolló una personalidad que lo catapultó como un seductor empedernido. Enamoraba a las mujeres y ellas lo adoraban sin desmayo, aunque las plantara. Al finalizar sus estudios en Buenos Aires, regresó a Tucumán y tuvo un romance con Julia Alurralde; estaban comprometidos y recibió ofertas de cargos públicos, retornó a Buenos Aires y desechó el compromiso. En la tertulia de Mariquita Sánchez de Mendeville, con su aire tristón y sus condiciones musicales, atraía a las niñas de la época. Mantuvo una relación con Petrona Abadía y Magna, con la que tuvo un hijo llamado Manuel. Alberdi no se casó y en 1838 marchó al exilio a Montevideo, para alejarse de la dictadura rosista. Cuando cayó Rosas, el tucumano prefirió permanecer en Chile y escribió "Las Bases". Mientras salía con Jesusa, Alberdi se sintió atraído por la hija de un amigo, Matilde Lamarca, quien se enamoró de este hombre maduro, romántico y talentoso. Estando en Londres, conoció en casa de Manuelita Rosas a una joven viuda argentina, Ignacia Gómez de Cánevas. Luego esta viajó a París, donde tuvo un romance con el diplomático. A pesar de que Mitre le quitó a Alberdi su cargo de embajador, este permaneció en París y no regresó a Argentina sino 18 años después. Durante sus tres décadas parisinas vivió con su ama de llaves Angelina Daugé, una mujer soltera y todos los veranos viajaba a un pueblito en Normandía francesa a casa de Angelina, donde escribió "El crimen de la guerra" y otros libros. Con el correr de los años la familia de Angelina pasó a ser casi su propia familia. En 1879 y después de 41 años de ausencia, volvió a Buenos Aires. Luego decidió retornar a París y durante el viaje por mar sufrió un ataque vascular. El 19 de junio de 1884 moría en una clínica privada. Al día siguiente de su fallecimiento Angelina Daugé se desmayaba de dolor ante el cadáver de su querido Alberdi, a quien la muerte atemperó como seductor de mujeres, pero no impidió que su ideas continuaran convenciendo a los amantes de la libertad.

César Ricardo Trejo
[email protected]


JUAN VILTE E ISAÍAS NOUGUÉS

En el Centro Cultural Rougès de la Fundación Lillo se acaba de inaugurar la muestra de dibujos de Isaías Nougués, titulada "El 24 de septiembre de Juan Vilte", que se suma a los actos de homenaje al Bicentenario de la Batalla del Campo de las Carreras. No puedo menos que felicitar al artista y entidad organizadora por lo original de la exposición, conformada por medio centenar de trabajos. Según Nougués, Vilte es una creación suya y viene a ser en un solitario testigo. Fue uno de entre tantos tucumanos que participó de las desordenadas cargas de caballería, hasta perderse en el monte, desconocedor del toque de retirada. En cada uno de sus dibujos, con su característico estilo, el artista recrea el momento en que Vilte, hijo de indio y criolla, ingresa a esta ciudad en vísperas de la lucha, vela sus armas en el Campo de las Carreras, sumándose a los Decididos de Tucumán. Vale decir que desde el arte, el plástico rinde homenaje, como tucumano, a todos aquellos hombres que lucharon por construir la patria.

Domingo Padilla
[email protected]


EL CRISTO SUFRIENTE

Durante un paseo por Tafí del Valle, se podía observar en la ochava de la comisaría, situada entre San Martín, Lamaison y ruta 307, una gran cruz con el Cristo Sufriente, que siempre fue objeto de veneración no sólo de los parroquianos, sino de veraneantes. Pero también simbolizaba la profunda raíz católica de nuestro pueblo, que se formó, independizó y creció desde los albores de nuestra patria, con innegable fe católica. De hecho, la fórmula de juramento de la Independencia, aprobada por el Congreso de Tucumán el 9 de julio de 1816, decía: "¿Juráis por Dios Nuestro Señor y esta señal de la cruz, promover y defender la libertad de las Provincias Unidas en Sud América, y su independencia del Rey de España, Fernando VII, sus sucesores y metrópoli?" La Cruz del Cristo sufriente fue removida de ese sitio y nunca vuelta a poner ¿A quién le molestó? ¿Por qué nadie protestó? Un pueblo que no reconoce sus raíces y que ha perdido el bien supremo de la fe en Dios, es un pueblo desamparado, fácil de someter, no sólo de los impíos interiores, sino de las invasiones exteriores de cualquier tipo. Pero qué paradoja, Tafí del Valle es conocido por el turismo religioso de la Pasión. ¿Una especie de comercio con lo religioso? Sí, el tiempo dirá muchas cosas, sobre todo, en las omisiones, en mirar a otro lado y entonces sentiremos la amargura de haber tenido conductas cobardes y calladas, en lo referente al pueblo de acervo católico.

Graciela Barros
[email protected]


ESQUINA PELIGROSA

Hace pocos días hubo un nuevo accidente en Bolívar y Chacabuco: una camioneta atropelló a una pareja que iba sin casco en moto. ¿Esperará la Municipalidad que haya una víctima mortal para instalar un semáforo?

Julián Quinteros
[email protected]


EL RELOJ DEL PARQUE

Tengo la costumbre de ir a trotar al parque 9 de julio desde hace varios años, lo que me permite poder hacerles llegar opinión sobre algunas falencias que no cambian nunca y que las autoridades correspondientes parecen no estar enteradas, por ejemplo, el tan famoso reloj floral que de floral no tiene ni una sola planta y de reloj lo único que tiene es un par de agujas que no marcan nada porque jamás funciona este artefacto. Para colmo de males, no hay quien dé una explicación razonable y digo esto porque hace un par de meses le pregunté al cuidador por qué no funcionaba, a lo que me respondió que saltó el fusible de la corriente que lo hace andar. Pasó un tiempo y seguía parado, volví a preguntar a otro cuidador, respondió que "se le jodió un piringundín chiquitito". En estos últimos días volví a preguntar a otro cuidador que estaba acompañado por un policía, y me dijo que había estado andando el reloj hasta "hace un rato" pero se había parado porque "cortaron la corriente". Si yo no concurriera a diario a hacer ejercicio en la zona, hubiera quedado satisfecho con algunas de estas explicaciones, pero en la forma que le responden a uno evidentemente son simples mentiras que atentan contra la inteligencia de quien se interese por este bien público. A mi escaso entender, resolver este asunto no es del interés de las autoridades municipales tal vez porque los tucumanos no merecemos ser tenidos en cuenta más que para las elecciones. Pero lo más lamentable de esta falencia es que el Ente de Turismo manda los ómnibus cargados de turistas que nos visitan para que vean nuestra mediocre realidad.

Ana María Robledo
Maipú 1.945
San Miguel de Tucumán


ARTES EN AGUILARES

Pocos conocen que la Facultad de Artes de la UNT posee una especie de colonia en Aguilares; ello ocurre desde hace 28 años. El Departamento de Artes Plásticas Aguilares (DAPA) se creó con la democracia porque también el sur era ¡digno de arte! Hasta la llegada de los 90, era parte del "polo cultural del sur". Con los recortes y achiques se congelaron los concursos, pero pronto comenzó a funcionar la válvula de la designación directa y más, cuando algún candidato tenía mayoría en el consejo directivo y podía asegurar un voto al decanato. Sin presupuesto propio, el DAPA fue luego despojado de sus puntos para cubrir vacantes en la Facultad central, por devoluciones políticas. Con esta metodología quedó el DAPA con la mitad de las cátedras acéfalas, cubiertas por extensión, cuando no por familiares de decanos. En más de una oportunidad se pensó blanquear la decadencia cerrándolo, pero ganó el ocultamiento. No es casual que jamás, en 28 años, ni por el honor, esa casa de altos estudios haya tenido como docente o ayudante a un egresado del sur ni considerando que la Municipalidad de Aguilares y sus vecinos pagan por convenio con la UNT, edificio, luz, boletos, modelos, etcétera. De allí que aún funcione en un galpón tinglado de alquiler como en sus inicios "democráticos". ¿O se tratará de concepciones artísticas que al decir de Borges, aún no terminamos de vislumbrar?

Rubén Pereyra
Avenida Sarmiento 110
Aguilares - Tucumán


LAS PARTES DE TUCUMÁN

Mi hijo mayor está en una etapa de escolaridad, en la que comienza a aprender que el análisis de las partes y el ejercicio de relacionarlas entre ellas, lo llevará a comprender un todo, un escenario completo. Trasladando esto a nuestro acontecer, una parte nos muestra indicadores alarmantes en la capacidad de nuestros jóvenes estudiantes, para comprender lo que leen. Otra parte muestra un Ministerio de Educación emitiendo circulares que solapadamente exigen aprobar a los alumnos con previas, sí o sí. Otra parte nos muestra a un funcionario de la DAU investigado por la Justicia, utilizando como único argumento de defensa una supuesta falta de cariño del Tribunal de Cuentas de la Provincia hacia su persona. Otra parte nos muestra a un ministro de Seguridad Ciudadana ausente y a un legislador oficialista, instalando sistemas de alarma barriales, ayudando a desvirtuar aún más la función de legislar, que tuvo su punto máximo de esta trágica comedia, con una legisladora repartiendo dinero en efectivo en el propio edificio legislativo. Otra parte nos muestra a un gobernador que hasta hace no mucho tiempo atrás, declamaba y suplicaba por un período más, para poder concluir su obra y que hoy no confía ni siquiera en su esposa para poder concluirla. Una última parte, nos muestra a dos legisladores oficialistas militando una nueva reforma a la Constitución, proclamándose soldados rasos del gobernador; y todos sabemos que los soldados rasos no actúan por iniciativa propia, sino por mandato de su superior. La unión de estas partes, nos lleva a un todo: "Reformar para que nada cambie".

Javier Ernesto Guardia Bosñak
[email protected]


Comentarios