Qué hacer cuando la desmotivación nos atrapa

Un cambio de actitud a tiempo puede ayudar a vencer la batalla contra el desgano y a consolidar el programa de desarrollo profesional. Generalmente, es preciso abandonar la zona de confort para darse cuenta de que hay situaciones internas que pueden poner en peligro nuestro crecimiento personal.

31 Ago 2010
1

En algún momento de la vida laboral, a algunos se les habrá cruzado por la cabeza que no le agrada el rol que ocupa. También que no vislumbra una ruta de carrera en la que pueda crecer o desarrollarse, según su potencial o sus competencias. O que su superior desconfía profundamente de la tarea realizada, lo que causa una sensación de temor paralizante a perder el empleo. La desmotivación lleva al desgano a muchos trabajadores que se resisten, incluso, a salir de esa zona de confort, caracterizada por lo rutinario. "Depende de cada uno de nosotros reconocer y aceptar nuestra actual desmotivación e inconformismo y asumirlos como el cimiento para alentar una perspectiva positiva de cambio para nuestra vida", dice Octavio Ballesta, de la consultora Talaentia (www.talaentia.com).

Según el experto, "cabe preguntarse si antes de aceptar pasivamente que nuestro destino está predeterminado por la desmotivación, no aceptamos nuestra realidad como una señal o un estímulo que nos lleve a desarrollar nuestro propio proceso de cambio, disfrutando en el trayecto de nuevos retos y oportunidades de crecimiento". El primer paso para hacer un clic en la carrera labora, dice Ballesta, es preparar un plan de acción, que renueve metas ("Valoración..."). "Desafortunadamente, la mayoría de las organizaciones no toman conciencia de que un colaborador desmotivado afecta la productividad y el compromiso de quienes las integran", apunta el experto.

Comentarios