Imágenes de una reacción vergonzosa e injustificada

29 Ago 2010

Mariano Franco dirigía el partido entre Fudep y Eudoro Avellaneda, en la cancha de Amalia, por la Primera "B" Liguista. A los 15' del complemento, con el marcador 1 a 1, el árbitro le sacó la segunda amarilla a Luis Alderetes (9), de Eudoro Avellaneda. El jugador sancionado y sus compañeros atacaron a Franco y lo agredieron. Rodrigo Sánchez (8), Sebastián Vera (10) y Juan Carrizo (13) fueron demorados durante dos horas y debieron declarar en la comisaría Novena, donde fueron denunciados por Franco. También fue agredido el asistente Néstor Martínez. Las imágenes son elocuentes: esta vez no fueron los hinchas, fueron los jugadores. Una vergüenza. Además, Argentinos-Lastenia no se jugó porque asistieron hinchas visitantes y estaba prohibido.

Comentarios