Cartas de lectores

11 Ago 2009
DIA DEL ARBOL
Es menester dejar sentado que Tucumán es una de las pocas provincias que tiene el privilegio de  contar con una ley sobre el árbol. Ni siquiera existe una norma nacional. De allí que esta fecha traiga mucha confusión y que tan grata e importante celebración caiga en esfuerzos dispersos. Fue tarea de muchos años de la Sociedad Amigos del Arbol lograr que la Legislatura la sancionara, hecho que finalmente se concretó el 14 de diciembre de 2000, promulgada como Ley Provincial Nº 7.100 y publicada en el Boletín Oficial del 15 de enero de 2001. En su artículo primero se instituye el último día viernes de setiembre de cada año como Día del Arbol y el segundo reza: "La difusión y celebración de la fiesta del árbol se incorporará al calendario escolar de la provincia. El Poder Ejecutivo, en el marco de la Ley N° 7.043, invitará a participar en la coordinación de los actos celebratorios que se establecen por la presente ley a las personas físicas o jurídicas con personería que tengan como objeto la protección, preservación, conservación, defensa y recuperación del árbol". A la fecha la Sociedad Amigos del Arbol siempre cumplió con lo normado y es de esperar que el viernes 25 de setiembre, tanto funcionarios provinciales, municipales, organizaciones civiles con incumbencia como población en general, nos aprestemos por primera vez a coordinar una celebración que llene el contenido expresado en la ley.

Raimundo Buiatti
Avda. Alem 775
S. M. de Tucumán

HOSPITALES

Una nueva crisis se sumó a las ya existentes: la falta de atención en los hospitales de toda la provincia, motivada por un justo reclamo de mejoras en los salarios de médicos y enfermeras. La solvencia profesional y la dedicación con que atienden a todos los pacientes que acuden para solicitar ayuda a sus problemas de salud es indiscutible. El Gobierno debe reflexionar y dar una respuesta a algo tan grave como es la salud y la recomposición salarial de quienes se consagran totalmente a sus pacientes. Su situación económica se ve afectada por los magros sueldos que perciben. Si bien es cierto que estamos en época de crisis, la salud no espera. Se deben arbitrar los medios necesarios para otorgar salarios dignos a quienes se consagran a los demás sin pensar en intereses personales. Se solicita una urgente medida para terminar con estos problemas y saldar esta deuda pendiente que mejore los haberes de estos profesionales.

Segundo Pacífico Albarracín
[email protected]

VILLA CHICLIGASTA

Siendo monumento histórico nacional y la iglesia más antigua de Tucumán, el templo de la Virgen de La Candelaria, situado en Villa Chicligasta, merece ser tratado como tal. Es decir que ante su gran deterioro, así como de cada obra de arte que en su interior se encuentra, las autoridades pertinentes deben preocuparse por su restauración y por la conservación de dichas reliquias, ya que su valor religioso, histórico  y cultural es incalculable. Este pueblo descuidado debería convertirse en uno de los destinos turísticos. Queridos lectores, desde ya quedan cordialmente invitados aquellos que puedan hacer algo por nuestra iglesia; autoridades políticas y eclesiásticas, restauradores, etcétera; para así poder entre todos preservar un poquito más nuestra historia. A tan sólo 80 kilómetros de nuestra capital encontramos uno de los legados más hermosos de nuestros antepasados.

Pablo Correa
[email protected]

PILAR RAHOLA

Hojeaba un libro de un muy culto sociólogo polaco, Zygmunt Bauman, quien al hablar del amor se refiere a "los diversos proyectos para deshumanizar a los refugiados, a los marginales, a los pobres". Me parece que hay que tener claro que Pilar Rahola es parte de esos proyectos. Porque reducir a los otros, a cualquier otro, a simple "barbarie", como ella lo hace, es dehumanizarlo, y como dice Bauman: "Quien busque la supervivencia asesinando la humanidad de otro ser humano sólo consigue sobrevivir a la muerte de su propia humanidad".

Marina Joaquina Caldelari
[email protected]


CENIZAS

De acuerdo con el lector Yscara sobre quema de la malhoja y "quién le da de comer al chancho" (carta del 7/8), deseo recordar que la legislación sobre este delito, está en vigencia. Pero como otros casos similares, las leyes resultan ser figuras abstractas cuando no se aplican, o son insuficientes. La reincidencia en incendios de cañaverales no se puede cargar tan sólo al cañero que cultiva su tierra, ya que los ingenios azucareros son, a la vez, dueños de las fábricas y de importantes fundos cañeros adyacentes a las rutas y en áreas de mayor concentración demográfica de la provincia. ¿La reincidencia no autorizaría a suponer que las multas son un "regalo" en relación con la "ganancia" que la quema genera? Además, decir que los incendios lo producen las colillas de cigarrillos que arrojan los turistas o los niños traviesos, es una ofensa a la imaginación y a la cultura de la gente. Acaso la legislación sea poco realista, porque este problema terminaría, si la reincidencia, desde la ley, tuviera efectos suspensivos sobre la molienda. Lo contrario es privilegiar el interés económico de un sector empresarial, por sobre la vida de las personas. El problema es del Estado porque agrede al conjunto de la población y rompe el equilibrio ecológico. Ningún interés económico, público o privado, justifica este desprecio por la vida.

Pedro César Ramos
[email protected]

DIONISIO PAZ

Las palabras suelen degradarse antes de llegar a la boca o a ser escritas cuando provienen del sentimiento y del corazón, con lo cual jamás esta carta podrá expresar tanta tristeza. El "Profe" Dionisio Paz, como profesor y director del Gymnasium Universitario, fue un referente de muchas generaciones de alumnos, de discípulos y, luego, de amigos. Cultivaba la libertad en la enseñanza y no el autoritarismo, la explicación al castigo, lo revelador a lo obvio. Entendía que su trabajo abonaba  el futuro, que su máxima aspiración (se trataba de un pedagogo de alma) consistía en que, en un momento, él mismo ya no fuera más necesario para sus alumnos de modo tal que estos pudieran volar con alas propias. Es que lograba trasmitir lo más hermoso a lo que una persona puede acceder: la libertad de decidir con capacidad crítica, por sí misma. Paz era una hombre de convicciones y padeció la injusticia de perder su trabajo con la dictadura y, cuando esa noche ominosa terminó, volvió a su trabajo con más alegría y tesón que antes. "Profe" Paz: otros enigmas ahora te esperan. El viento se llevará también las murallas y las soberbias del poder pero las cosas que dejaste en este, tu ex alumno y amigo, y en tantos otros: nuestros sueños resistirán los huracanes y vencerán al olvido. Sabemos que, pese a todo, un mundo mejor es nuestro deber y nuestra alegría construir. Esta es tu enseñanza.

Carlos María Alsina
[email protected]

PAVIMENTO Y BARRIDO

Cientos y cientos de vecinos vemos con sumo agrado la constante pavimentación de calles. Hacía décadas esperábamos ese adelanto que tanto mejora el aspecto de los barrios y la calidad de vida de sus habitantes. Pero a partir de esa pavimentación, se debe tener en cuenta que ahora a todas esas calles se les tiene que proveer del  servicio de barrido, que abonamos a la DRM. Parece que nadie ha previsto tal detalle, y con sólo caminar un poco por la ciudad nos encontramos con el espectáculo lamentable de zonas que ahora cuentan con calles con hermoso pavimento, pero con una suciedad increíble en sus calzadas. Sería muy bueno que los funcionarios pusieran empeño en cumplir con sus obligaciones, sin dejar inconcebibles fisuras en las obras realizadas.

Ana Mercedes Raffo
Félix de Olazábal 231 casa 6
S.M. de Tucumán


Las cartas para esta sección deben tener un máximo de 200 palabras, en caso contrario serán sintetizadas. Deberán ser entregadas en Mendoza 654 o en cualquiera de nuestras corresponsalías haciendo constar nombre y domicilio del remitente. El portador deberá concurrir con su documento de identidad. También podrán ser enviadas por e-mail a: [email protected],  consignando domicilio real y N° de teléfono y de documento de identidad. LA GACETA se reserva el derecho de publicación.

Comentarios