El desafío mayor es hacer un trabajo de gran calidad

Según Gabriel Carreras, no hay personajes chicos ni grandes. "Nunca me sentí ridículo ni disminuido por hacer un papel menor", señaló el intérprete.

19 Jul 2009
1

POSTURA. Gabriel Carreras dice que es importante vivir todas las experiencias. LA GACETA / ARCHIVO

"No hay personajes chicos y grandes hay grandes actores y actores que no lo son tanto" decía mi maestro Raúl Reyes. Nunca me sentí ridículo, ni disminuido por hacer un personaje secundario. Creo que el desafío es más grande al tener que demostrar tu calidad actora en pocas apariciones, o quizás en pocos segundos en una aparición". Así opina el actor Gabriel Carreras, que por la obra "Medio pueblo" fue reconocido en la Fiesta Provincial del Teatro.
Carreras cita dos ejemplos: "en una obra escrita y dirigida por Guillermo Montilla Santillán "Elena Federovna", hacía de Bapú, un sirviente hindú (más allá de que a nivel textual había remates y gags que hacían que este personaje se luzca). Recuerdo en particular una escena en la que Bapú no tenía líneas pero captaba la atención del público con gestos y pequeñísimas acciones. Hay quien todavía me cruza y se acuerda de ese pequeño gran personaje. O también haciendo el Radio Teatro "Babilonia" dirigido por Leonardo Goloboff, donde interpretaba a "Cacerola" el ayudante de cocina del gran Pedro Sánchez, en un elenco de grandes actores (la mayoría del Teatro Estable).

-¿Tuviste un valor constitutivo transitar por esta experiencia?
- Creo que es importante transitar todas las experiencias, y en este caso particular creo que sí, que es como parte del camino. Como ir subiendo escalones e ir asumiendo cada vez más responsabilidad. No haber hecho roles secundarios o menores sería como querer hacer la facultad sin haber terminado la primaria. Tengo la alegría de haber hecho muchos de estos caminos, hice personajes pequeños, medianos y grandes; pude dirigir, y hasta hacer un unipersonal (escrito y dirigido por Martín Giner). Si me das a elegir, me encanta protagonizar, pero si una propuesta me interesa, no dudaría en decir sí a un personaje secundario o más chico.

- ¿En los roles secundarios, uno se puede lucir sin tener tanta responsabilidad?.
- Me parece que el lucimiento también depende de la responsabilidad con la que tomés tu trabajo. No siempre sucede, pero yo soy de los que prefieren el trabajo en equipo. Si la obra o el producto se luce, vos te lucís con él.  

 

Comentarios