Mundial de Qatar 2022 y la pasión for export: les presento a los argentinos de corazón

Desde Qatar, el periodista de LA GACETA te ofrece una mirada diferente. Una particular radiografía de la pasión.

Fanátcos de Argentina Fanátcos de Argentina

El calor se viste de hombre araña. Trepa las paredes y se asoma por cada ventana qatarí intentando romper los interiores aggiornados en un clima cercano a los 20°C. A los locales les gusta mantener el aire acondicionado a pleno, no sufren la falta de energía eléctrica ni los llamados de atención o de precaución que en Tucumán suelen sucederse unos a otros cuando apenas la primavera acusa su mediodía. Tampoco existen los cortes de luz. En fin.

Lo que sí es idéntico a nuestros pagos es aquella sensación calor/frío culpa de entrar y salir al fuego de la calle. A los extranjeros, los mocos se les caen como lluvia de verano. Un éxito la venta de pañuelitos descartables.

Otro éxito, que nada tiene que ver con el comienzo de esta nota, es lo importante en realidad. Así como vimos argentinos expatriados por las calles de Doha, también nos topamos en cada esquina con esos hinchas for export, aquellos que en el pasado se cruzaron con un partido de la Selección y sin dudarlo les ofrecieron su corazón a cambio de nada.

Fanátcos de Argentina Fanátcos de Argentina

India, con cerca de 1.400 millones de habitantes, es el país que más aporta a la fanaticada extranjera argentina. Sreejaya y Niji Gosh dan fe. Estuvieron en la histórica derrota con Arabia Saudita y también estuvieron frente a una TV cuando Diego los deleitaba en el Napoli. “Ahora es Messi, siempre Messi”, dice Sreejaya con una sonrisa que hace lucir sus bigotes salpicados por canas de la vida. Su esposa deja a la vista su dentadura blanca como los Thube espléndidos que suele verse en el outfit masculino local.

Algún día (o nota) me sacaré la duda de cómo, en pleno desierto y arena, sus trajes brillan como el sol. Ni un suspiro de manchas. Niji está contenta de sumarse a la ola argentina. “Desde hace años me fanatizo por la Argentina. Maradona me hizo así. Y después de Diego, por supuesto, Leo Messi”. Quién más que él para sumar fans a lo largo y ancho del planeta.

Fanátcos de Argentina Fanátcos de Argentina

Los Gosh se fueron masticando bronca por el 2-1 de Arabia Saudita, sin embargo, aseguran que se trató de un partido que quizás debió estar mezclado entre los 36 del invicto que perdió el equipo este martes. “Podía pasar, preocupó la forma, pero no tenemos dudas de que van a llegar a la final, posiblemente contra Francia”, apuesta Sreejaya. Niji quizás va a la segura. “¿Puede ser contra Brasil?”, si amiga. Querría decir que, si avanzamos a octavos de final sería como segundos. “Tranquilos, Messi es rock & roll, no tienen de qué preocuparse”.

Houyam lleva el nombre de su tío. Houyam apenas si habla en su idioma, sin embargo no duda y se anima al español. “Vamos Messi”, levanta el pulgar el peque ante la mirada de su tío y de su permiso para tomarle una fotografía. No importa si sos local o extranjeros, no podés tomar una foto sin permiso. Es robarle su alma. Incluso de los locales de venta comercial. ¿Les parece bien?

Después de la arenga a Leo, Houyam intenta sacarle la ficha al enviado especial de LA GACETA. Tiene ganas de hablarme, de consultarme algo, quizás sobre cómo formará la Selección el sábado en esa final de finales con México. Es ganar o casi seguro hacer las valijas. Amiguito, no puedo ayudarte.

Los revoltosos que hasta se pintaron la barba de celeste y blanco, no hablan, gritan. Entre las escasas frases que entiendo en un inglés precario culpa de su propia emoción, se oye el infaltable y mundialmente famoso Messi. La sorpresa, para bien, obvio, es que el barbado con tintura nos tira “Beti”. Perdón, ¿qué dice, amigo? “Bati, Bati”, ahhhhhh. Ahora sí. “Batistuta”. “Yeaaaaaaahhhhhhhhhhh”, tranquilo, tranquilo. Paz, paz. Y se vino el abrazo nomás, madrecita. Ese abrazo en estado de compota generado por la exposición al lucero de sol qatarí que nos derrite. La conjunción de aromas se impregna en mis vestiduras. Qué le vamos a hacer. Gajes del oficio, pero sobre todo de esta pasión for export que tanto conquistó la Selección gracias a Diego y a Leo.

Fanátcas de Argentina Fanátcas de Argentina

Si no hubiera intercambiado palabras con Amanda, hubiera creído que su hija, la pequeña Bella, nació cerca del Gigante de Arroyito y que desde la cuna es fanática de Central. Bella nació en Los Ángeles y mamá Amanda es mitad estadounidense y mitad argentina. Papá Miguel Loveo le trasladó su amor por el “Canalla” a su nieta, no así a su hija. “Naaaaa, yo soy hincha de Boca. Para toda la vidaaaaaa”, grita Amanda y nos deja también un mensaje alentador. “Argentina llega a la final”. Ojalá, ojalá.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios