Derecho al olvido: la Corte revocó un fallo de censura

El tribunal privilegió el derecho a la información en el caso Denegri, que había pedido quitar de internet notas y videos del caso Cóppola

EN TRIBUNALES. Natalia Denegri vino de EEUU para las audiencias. EN TRIBUNALES. Natalia Denegri vino de EEUU para las audiencias.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación revocó un fallo que favorecía a Natalia Ruth Denegri para que se quiten de los buscadores de internet las notas y videos que hacen referencia a su vinculación con el “Caso Cóppola”. Por unanimidad, los jueces Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti sostuvieron que el caso en cuestión “tuvo un gran interés público en la sociedad, por lo que eliminar dichos contenidos (de los buscadores de internet) afectaría a la libertad de expresión, y privaría a la sociedad de tener acceso a esa información”.

¿Qué es el derecho al olvido? Es el derecho de supresión, que hace referencia al derecho a impedir la difusión de información personal a través de internet cuando su publicación no cumple los requisitos de adecuación y pertinencia previstos en la normativa.

En su fallo, la Corte resaltó el derecho constitucional a la libertad de expresión y a la información, lo que incluye “el derecho de transmitir ideas, hechos y opiniones a través de internet y los motores de búsqueda, herramienta que se ha convertido en un gran foro público por las facilidades que brinda para acceder a la información y para expresar datos, ideas y opiniones”.

Al respecto, el máximo tribunal consideró que debe haber una “máxima restricción” ante planteos de censura previa la que solo puede configurarse ante “casos excepcionalísimos”.

Paso del tiempo

En cuanto al paso del tiempo de un hecho, la Corte no justifica su eliminación porque eso pone en riesgo “la historia como también el ejercicio de la memoria social que se nutre de los diferentes hechos de la cultura, aun cuando el pasado se nos refleje como inaceptable y ofensivo para los estándares de la actualidad”.

Así las cosas, los supremos ponderaron a la libertad de expresión por encima del derecho al honor que Denegri cree afectado a raíz de la difusión de contenidos que, insiste la Corte, son veraces. Consideraron que no se advierte que la difusión de la información cuestionada “importe una grave afectación de la privacidad” que lleve a confirmar la decisión favorable a la conductora. Denegri había pedido que Google no relacione su nombre a contenidos periodísticos en el marco del Caso Cóppola.

“Esto es una locura”

El caso Denegri se debatió durante dos audiencias públicas que la Corte realizó a mediados de marzo pasado. Ambas contaron con la presencia de ella, que viajó desde EEUU para participar de las jornadas y en una expresó su enojo con las posturas contrarias a su pedido.

“Yo no pedí ser famosa, yo quería ser abogada, pero lo fui porque me involucraron en algo que no quería y todos mis sueños se acabaron”, relató en ese entonces sobre su aparición en el Caso Cóppola.

Ayer, la empresaria calificó como “una locura” la decisión de la Corte, “es retroceder”, enfatizó en declaraciones radiales, y anticipó que apelará a la Corte Internacional de Derechos Humanos.

“Hoy es un día negro; volví a ser víctima de la Justicia argentina por segunda vez. Lo que me llama la atención es que lo que se decía: que iban a ser tres a uno (los votos) y a mi favor. Desde hace un mes empezaron a cambiar los rumores. No sé qué pudo haber pasado porque yo estoy luchando contra un gigante; puede pasar cualquier cosa, más en la Argentina”, remató.

Denegri busca que se la deje de relacionar con el raid mediático que protagonizó en los años 1996 y 1997, con sus apariciones televisivas en el programa farandulero de Mauro Viale, a partir de la causa penal contra Guillermo Cóppola.

La sentencia alude al caso en el que el entonces representante de Diego Maradona, fue detenido en la década del 90 cuando en su casa se encontró droga en un jarrón. Luego se determinó que se trató de un procedimiento armado por el entonces juez federal de Dolores, Hernán Bernasconi, y oficiales de la Policía Bonaerense.

La causa tuvo gran repercusión pública y Denegri y Samanta Farjat fueron conocidas como “las chicas Cóppola”. Iban a programas de televisión y protagonizaban escándalos sobre el caso. Años después, Denegri se fue a vivir a EEUU y reclamó en la Justicia que su nombre no figure vinculado al caso, por tratarse de un pasado que tenía derecho a olvidar. “Yo era menor de edad, era vulnerable, pasé cosas horribles, no entendía nada de la televisión; de producción, quedaron todos esos videos armados, con extorsiones, con amenazas. Hoy tengo una carrera”, reclamó.

Una decisión celebrada: afirman que el fallo es digno de elogios

Especialistas del derecho celebraron la decisión de la Corte Suprema en el caso Denegri. Carlos Laplacette, abogado de Adepa, señaló que “el fallo de la Corte tiene muchos aspectos en los cuales destaca la relevancia de la libertad de expresión en materia de asuntos de interés público y considera que cualquier restricción es contraria a la Constitución. Es un fallo digno de elogios para quienes defendemos la libertad de expresión”. Diego Morales, director del Cels, señaló que el fallo le parecía “sumamente saludable” en tanto resguarda y respeta el derecho a la libertad de expresión y sobre todo la importancia de la información publica y su relevancia para toda la sociedad.

Las “chicas Cóppola” sólo quieren olvido

El 9 de octubre de 1996 se halló 406 gramos de cocaína de bajísima pureza en un jarrón del departamento de Cóppola,

El entonces representante de Maradona estuvo 97 días en prisión. La investigación judicial resultó ser falsa,

En 1996 y 1997, Natalia Denegri y Samantha Farjat y otros personajes involucrados, circulaban por la TV de chimentos contando intimidades, acusando, peleándose entre ellos.

De todo este desenfreno y descaro mediático quieren ahora olvidarse Farjat y Denegri. Esta última pidió quitar su nombre de los buscadores de Google y de Youtube.

Comentarios