Pinna, de vender pollos a ser acusado de un robo y de un homicidio

La Justicia tucumana había pedido su detención horas antes de que se registrara el crimen. Su relación con el clan Caro.

EN LA FIESTA. Juan José Pinna y su novia Romina Ulloa Igor se tomaron una foto con el cumpleañero antes de que se registrara el crimen.  EN LA FIESTA. Juan José Pinna y su novia Romina Ulloa Igor se tomaron una foto con el cumpleañero antes de que se registrara el crimen.

En menos de 24 horas, se emitieron dos órdenes de detención en contra de Juan José Piero Pinna (34). La primera, fue dictada el sábado por la mañana por estar acusado de un robo que habría perpetrado en esta ciudad el viernes a la madrugada. El domingo, una fiscala de Mar del Plata pidió su detención por ser sindicado como el autor del crimen de un empresario durante una fiesta. Terminó entregándose en su provincia natal.

Pinna empezó desde muy abajo. Sus amigos lo recordaron como un joven que comenzó repartiendo pollos en un auto que siempre le generaba problemas para ganarse la vida. El ex jugador de Lince Rugby Club fue creciendo hasta que logró instalar una cadena de negocios dedicada a la venta de productos avícolas a la que bautizó con el nombre de “El Faraón del Pollo”. Pero todo se acabó en septiembre pasado, cuando decidió separarse de su mujer.

El ex rugbier logró la sentencia de divorcio en febrero. Llegó a un acuerdo con la ex pareja. Ella se quedaría con todas las pollerías y él se haría cargo de los camiones que utilizaba para traer y distribuir la mercadería. “Nos pareció sumamente extraño que haya acordado eso. Era el fruto de su esfuerzo de años y no se entiende cómo le dio todo”, explicó J.M.N, uno de los amigos que aseguró haber perdido contacto con él luego que se fuera de la provincia. En septiembre dejó su casa para radicarse en Buenos Aires. Sus allegados recordaron que lo volvieron a ver en diciembre, cuando regresó a la provincia para pasar las fiestas de fin de año.

Pero Pinna realizó un relámpago viaje a Tucumán. Esa estadía muy breve habría sido utilizada para cometer el ilícito del que está acusado. El viernes, a las 2.30, el comerciante junto a por lo menos otras tres personas, después de amenazar con armas de fuego al sereno, ingresó a la casa central de “El Faraón del Pollo” para apoderarse de heladeras exhibidoras, freezers, televisores y computadoras. Los ladrones cargaron el botín en un camión y huyeron del local. “Lo más increíble del caso es que el lugar estaba lleno de cámaras de seguridad que él mismo hizo colocar y, obviamente, quedaron registrados él y sus cómplices”, aseguró una persona cercana a la investigación.

PRUEBA. Pinna aparece en una reunión con Walter “Kuky” Caro. PRUEBA. Pinna aparece en una reunión con Walter “Kuky” Caro.

La ex mujer, cuyo nombre se mantiene en reserva, denunció el caso. El fiscal Pedro Gallo ordenó que se allanaran los domicilios varias propiedades para tratar de encontrar los bienes sustraídos. Como no lograron ubicarlo, el investigador solicitó su detención, planteo que fue aceptado por un magistrado. Al no haber sido encontrado, también dispuso una protección especial para la mujer que lo demandó por el robo.

En Mar del Plata

Pinna se habría marchado de Tucumán el mismo viernes. Viajó a Buenos Aires porque al día siguiente debía concurrir a una fiesta en Mar del Plata. Se celebraban los 51 años del empresario Mauricio Ríos, cuyo nombre apareció varias veces en los medios nacionales por su relación con Rudy Ulloa Igor, el ex chofer de Néstor Kirchner que es investigado por enriquecimiento ilícito y por haber tenido problemas legales. 

LA ESCENA. La fiesta se realizó en balneario de Punta Mogotes. LA ESCENA. La fiesta se realizó en balneario de Punta Mogotes.

El comerciante no concurrió al festejo por haber sido invitado, sino por la relación que mantiene con Romina Ulloa Igor, la hija del procesado por la Justicia. Según confiaron fuentes judiciales, ella tenía una estrecha relación sentimental con el empresario que organizó la fiesta en Horizonte Club de Playa, que está ubicado en Punta Mogotes.

Por razones que aún no están claras, Pinna comenzó a pelearse con Ariel Núñez, a quien le fracturó el tobillo por los golpes que recibió. Maximiliano Rihl (44), empresario de la localidad bonaerense de Quilmes, intentó poner paños fríos e increpó a Pinna por haber mantenido esa reyerta. El tucumano lo escuchó, se subió a su Toyota Corolla blanco, sacó una pistola nueve milímetros y la gatilló nueve veces. Cuatro proyectiles impactaron en el cuerpo de la víctima que murió cuando estaba siendo atendido por los médicos de un hospital de la zona. El comerciante huyó con su novia a bordo del vehículo con rumbo desconocido.

La fiscala Florencia Salas indicó que Rihl recibió los disparos en un tobillo, en una rodilla, en una muñeca y uno en la zona lumbar. “Atacó a una persona que sólo pretendía calmar los ánimos y que no había participado de la pelea ni estaba armada”, explicó la investigadora. Todo indicaría que Pina sería imputado por homicidio doblemente agravado por haber utilizado un arma de fuego y por alevosía. Si es encontrado culpable de estos delitos, recibirá perpetua de condena.

PRUEBA II. Los productos que repartían los Caros y el negocio de Pinna. PRUEBA II. Los productos que repartían los Caros y el negocio de Pinna.

Vínculos

El ex rugbier, hasta el viernes, no tenía procesos penales abiertos, pero sí apareció mencionado en varios expedientes. Uno de ellos fue por la estrecha relación que mantuvo con el clan Caro, cuyos miembros se encuentran detenidos por la causa conocida como “La industria del escruche”, una banda que cometió varios robos en viviendas sin moradores del Gran San Miguel de Tucumán. Ayer, por problemas de conectividad, el juez Alejandro Tomas suspendió la audiencia en la que deberían haberse agravado la acusación en contra de los imputados por delitos contra la propiedad.

El fiscal Diego López Ávila también investigó a los Caro por enriquecimiento ilícito. Al investigar los robos que habrían cometido, no sólo descubrió que tenían un importante patrimonio, sino que además en los días festivos, como las fiestas de fin de año, los días del Padre y de la Madre, regalaban presentes y alimentos a los vecinos. Pinna entregaba los pollos que repartían los miembros del clan.

El diputado nacional José Cano (PRO) había pedido que se investigara a los “nuevos ricos” de Tucumán que exhibían ostentosamente su patrimonio en las redes sociales sin justificar el origen de los fondos que utilizaron para adquirirlos. Aunque no lo dijo públicamente, el ex rugbier habría estado en esa lista.

Su nombre también aparece en causas narcos, aunque nunca llegaron a formalizar una acusación en su contra. Habría estado vinculado a personas que fueron investigadas por enviar grandes cantidades de cocaína a los puertos de Mar del Plata y Rosario para que sea trasladada al exterior.

El ex rugbier, según contaron sus allegados, se habría dedicado en los últimos tiempos al negocio de alquiler de contenedores especialmente diseñados para trasladar a distintos países productos alimenticios. Durante toda la jornada de ayer se rumoreó que estaba decidido entregarse en su provincia, paso que terminó dando.

Comentarios